eldiario.es

Menú

La misión de un maestro de capilla de la Catedral Primada en el siglo XXI

Hablamos con Jaime León, el maestro de capilla de la Catedral de Toledo. Se encarga de elaborar la música que se interpreta en las ceremonias religiosas de la Catedral y aboga por que la educación musical en España tenga el espacio que en otros países europeos.

- PUBLICIDAD -
La misión de un maestro de capilla de la Catedral Primada en el siglo XXI

La misión de un maestro de capilla de la Catedral Primada en el siglo XXI

Jaime León se siente sacerdote siendo músico y músico siendo sacerdote. Es el maestro de capilla de la Catedral de Toledo y su labor sigue siendo la misma que en siglos atrás: compone nuevas obras, estrena al menos una al año y dirige el coro y las celebraciones. Y todo ello, con la misión de evangelizar.

Coincidiendo con el día de Santa Cecilia, patrona de la música, el maestro de capilla de la Catedral Primada ha explicado a Efe en una entrevista cuál es su cometido y algunos momentos interesantes de su trayectoria, como el viaje a Roma en 1992 junto al coro de seminaristas para dirigir la misa en rito hispano mozárabe que presidió el papa Juan Pablo II.

La figura de maestro de capilla se mantiene en las catedrales aunque puede darse la circunstancia de que la plaza no esté ocupada o que no la ocupe un sacerdote, sino un laico porque, según explica León, "ahora, músicos sacerdotes hay pocos".

León defiende que este puesto lo ejerza un sacerdote, "porque la vivencia de una liturgia no es la misma en un laico, que puede ser buenísima, que en un sacerdote. La vivencia de la misa es completamente distinta y yo creo que esa vivencia es importante para después componer", asevera.

Como responsable de la música en la Catedral, es el encargado de que las celebraciones litúrgicas tengan "la dignidad musical" necesaria y, como tal, compone música nueva, no sólo para las grandes celebraciones, como Semana Santa, Navidad o el Corpus Christi, sino en cualquier momento del año.

Jaime León asegura que él "jamás" se compromete a trabajar con fechas "porque, si vas con esa presión, lo que puede ocurrir es que te dediques a hacer fórmulas ya hechas en música, una obra de escuela, y te quedas tan a gusto".

Por eso, para hacer "una obra más original, más personal", lo que hace es ir trabajando y cuando lo tiene, estrena.

La última que estrenó fue una composición para el concierto de vísperas del pasado Corpus y ahora trabaja, por una parte, en un proyecto sobre los cinco evangelios de los domingos de Cuaresma, que en su opinión son "los más expresivos" y, por otra, pretende musicalizar los salmos para enviarlos a las parroquias y que esta parte de la liturgia sea cantada.

Este salmantino de 59 años, que llegó a Toledo en 1976 y ha estudiado música en Roma y París, explica que él quiere evangelizar.

"Habrá mucha gente que vaya a conciertos que no va nunca a misa. Si oye unas vísperas como las del Corpus y le cala, aunque sea un mínimo en su interior, o la estética de la música le llega al corazón, con eso me conformo y está bien empleado todo el tiempo que se dedica a la música", indica.

Es crítico con la enseñanza musical "nula" que hay en España, pese al gran patrimonio musical del país, y lamenta que en los planes de estudio la música esté "para pasar el rato", en contra de lo que sucede en países como Francia, Alemania y Holanda en los que un joven termina Bachillerato y sabe leer "perfectamente" una partitura.

En este sentido, asegura que la música se sigue considerando "un objeto de lujo", de modo que "el que quiera, que se la pague".

Dentro de su trabajo también está rescatar libros antiguos para interpretarlos, aunque es complicado -explica- porque las partes de la liturgia han cambiado y algunas antiguas ya no existen hoy.

León siempre prefiere integrar la música en la liturgia y no ofrecer solamente un concierto, y es lo que hace desde hace tres años en las vísperas de Navidad, en las que ha unido el canto y la danza de la Sibila -homilía- y el oficio de los pastores -salmos-.

También forma parte de su actividad acudir al importante y extenso fondo musical de la Catedral Primada, dentro del cual destacan los más de 200 cantorales en pergamino que pueden ser utilizados o estudiados por los investigadores.

La Catedral vigila el estado de estos cantorales y de forma continuada -según su economía se lo permite- los envía a restaurar a las religiosas del Monasterio de San Pelayo, en Oviedo, que "lo hacen primorosísimamente", subraya el maestro de capilla de la Primada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha