eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Los españoles tendremos que volver a pagar para poder ver la TDT

La liberación del segundo dividendo digital obligará a ceder las actuales frecuencias que usa la televisión digital terrestre para usos de telefonía 4G y 5G.

La resintonización a las nuevas frecuencias implicará presumiblemente modificaciones similares en las antenas comunitarias a las que ya se realizaron en 2014.

Dichas modificaciones costaron de media entre 20 y 25 euros por propietario en los edificios comunitarios. 

- PUBLICIDAD -
Gobierno central destina 16 millones de euros para que las comunidades de vecinos vascas adapten sus antenas de TDT

Por voz de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se ha sabido que el ministerio de Industria está preparando un nuevo Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias (CNAF) que responda a los actuales requerimientos de la Unión Europea, que contemplan un desplazamiento de la televisión digital terrestre (TDT) a nuevas frecuencias en lo que se ha venido a llamar la liberación del segundo dividendo digital.

La liberación del primer dividendo digital tuvo lugar entre 2012 y enero de 2015, fecha límite de su aplicación, y generó como consecuencia la reorientación de la mayor parte de las antenas de TDT de España hacia a frecuencia de los 700 Megaherzios (MHz) desde los 800 MHz originarios. Con este desplazamiento se liberó la llamada 'banda de los 800' para el desarrollo pleno de la telefonía 4G. 

La nueva reordenación tiene como objetivo reforzar el despliegue del protocolo 4G, pero también propiciar la instalación de antenas capaces permitir las comunicaciones en el siguiente salto tecnológico, el 5G, que ofrece más ancho de banda para datos móviles. Pero implica ocupar el espectro de los 700 MHz, entre otros, que actualmente usa la TDT, que deberá mudarse a un nuevo rango de frecuencias.

Estas están aún por determinar, pero seguramente procederían de la cesión de una parte del espectro en la actualidad en posesión del ministerio de Defensa, que lo destina para sus comunicaciones pero que en realidad está infrautilizado.

La CNMC da el visto bueno

En concreto, un documento de la CNMC revelaba un informe técnico que daba el visto bueno a la propuesta de Industria y por tanto emitía el dictamen de que será la TDT la que tendrá que hacerse a un lado con una fecha límite que aún está por determinar -se maneja junio de 2020 como la más probable-, pero que con este dictamen comienza su cuenta atrás.

Las implicaciones de este níhil óbstat del organismo regulador las sufrirán principalmente los propietarios de pisos en edificios donde la antena sea comunitaria, ya que la sintonización a las nuevas frecuencias puede implicar algún tipo de manipulaciones por parte de empresas antenistas, con costes a cargo de los vecinos, como sucedió con el primer dividendo digital.

La cifra media del coste de la resintonización,  la calculó en aquella ocasión Fenitel -la Federación Española de Instaladores de Telecomunicaciones, es decir la patronal de los antenistas- entre 400 y 600 euros, unos 20 a 25 euros por propietario, para un edificio modelo con 20 pisos. FACUA rechazó la cifra por inexacta y aseguró que el coste podía ser mayor en algunos lugares debido a la orografía o la cercanía al mar.

Finalmente, y según cálculos del ministerio de Industria, la liberación de ese primer dividendo digital afectó a cerca de 1,2 millones de edificios y viviendas, lo que implicó un desembolso monetario para ocho millones de hogares. El coste total para los usuarios españoles fue, por tanto, de entre 160 y 200 millones de euros -si bien algunas fuentes aumentan esta cifra-, aunque un  plan de ayudas del Gobierno palió de media una cuarta parte de la inversión, unos 5 euros por usuario.

Nuevo gasto, pero de monto desconocido

La nueva reorientación supondrá en algunos casos nuevas inversiones, aunque fuentes profesionales del sector antenista aseguran que el desembolso descenderá respecto al de 2014 "porque en aquella ocasión se aprovechó para modernizar muchos equipos". Dichas fuentes explican que "las antenas más modernas cuentan con resintonizadores digitales que se pueden manejar a distancia y ya no implican tener que subirse a los tejados, con lo que se abarata considerablemente el coste de la mano de obra".

En algunos casos, "las antenas se resintonizan automáticamente en cuanto las televisiones cambian la frecuencia de emisión", con lo que el coste es cero. En otros, sin embargo, se hizo un cambio físico de módulos y ahora habrá que volver a hacerlo, "con el consiguiente cargo, sobre todo si el tejado es de difícil acceso". Todavía no se sabe sí el Gobierno lanzará un plan de ayudas a los usuarios para esta nueva resintonización forzada.

A nivel de la patronal de antenistas, Miguel Ángel García Argüelles, director gerente de Fenitel, ha declarado a ConsumoClaro que "es prematuro aún aseverar un gran número de cuestiones respecto a la liberación del segundo dividendo digital, ya que están condicionadas a la hoja de ruta que el Gobierno de España deberá presentar ante la Unión Europea antes de julio de 2018".

Sin embargo, Fenitel ha reconocido que tras conocer dicha hoja de ruta "sí podremos identificar con qué alcance se deberán de adaptar las antenas colectivas y por tanto identificar costes aproximados de dichos cambios". A este respecto, Fenitel ha advertido que "puede haber alguna zona de España donde no se tengan que realizar [las modificaciones ] y en otras donde sí y con diferentes alcances además".

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha