eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Alquiler de coches 'low cost': la caja de las sorpresas

En plena temporada alta se anuncian coches de alquiler por 86 céntimos de euro al día, pero el precio real aparece cuando se está ante el mostrador de recogida.

- PUBLICIDAD -
foto: D.Helber

foto: D.Helber

" Málaga desde 0,86 € / día - Precios Claros. Sin costes ocultos". Es un anuncio patrocinado en Google, que aparece cuando buscamos "alquiler coches low cost malaga". Es decir, que aseguran que pueden conseguirte un coche de alquiler a un precio diario inferior a un euro al día, en Málaga y en temporada alta. Un precio tan imbatible como engañoso pero que seduce a cientos de miles de turistas que viajan a España, Grecia, Italia o el sur de Francia en sus vacaciones. Un precio 'low cost'.

Conquistar el mediterráneo desde Alicante

"El 'rent a car low cost' comenzó en la provincia de Alicante a partir de los años noventa ante la gran demanda de coches de alquiler baratos por parte de los turistas extranjeros", explica Fernando Almenara, fundador del comparador de ofertas MyTripCar, una 'startup' radicada precisamente en Alicante. Desde entonces se ha ido extendiendo por las zonas más turísticas del sur de Europa, donde la afluencia turística es masiva en los meses punta. 

Muchas de las principales empresas que operan en toda la costa mediterránea tienen o bien su sede o bien sus orígenes en la Comunidad Valenciana, desde donde se han expandido. Tal es el caso de Goldcar o Centauro. Su modelo de negocio, copiado años después por compañías de otras zonas, como Pepecar, consiste en ofrecer el mínimo precio de base, para luego, cuando el cliente está ante el mostrador, desnudar la realidad de la oferta con numerosos costes, algunos justificados y otros no tanto.

"Las 'low cost' te meten todo tipo de costes añadidos cuando llegas a recoger el coche, por eso en los foros de quejas sobre estas compañías verás siempre que se describen largas colas en el mostrador de recogida: es la gente que protesta ante el engaño", explica el gerente de una empresa del ramo de la Comunidad Valenciana, que no quiere dar ni su nombre ni el de su compañía "porque me siento en los consejos de administración de muchas de esas empresas". 

El 'rent a car low cost' comenzó en la provincia de Alicante a partir de los años noventa ante la gran demanda de coches de alquiler baratos por parte de los turistas extranjeros.

Para este ejecutivo hay dos modelos: "el clásico, donde también hay unos sobrecostes, como el valor del depósito lleno o los bloqueos temporales de dinero para cubrir posibles daños, y luego el deshonesto, donde no te informan de nada y luego de clavan de todo". En este "de todo" se puede incluir, por ejemplo, que de los 0,86 euros al día de la oferta inicial, pagaríamos ante mostrador por el depósito lleno a un valor del litro de gasolina estipulado por la compañía y muy por encima del precio de mercado. 

Foto: ConsumoClaro

Foto: ConsumoClaro

Encerrona en el mostrador

En los foros de quejas de TripAdvisor o Losviajeros.com, se habla de hasta 20 euros de más sobre el precio del depósito lleno. Cuando el viajero pide explicaciones el personal del mostrador le replica que son los costes por ir a llenar el coche. "Pero es que además, si tu viaje es corto y no gastas todo el depósito, no te devolverán el importe por la gasolina no gastada, que ellos sí aprovechan para el siguiente cliente", explica Fernando Almenara de MyTripCar. Este excedente es otra fuente de beneficio para la empresa.

Otra estrategia que el ejecutivo antes citado denuncia es la de los extras: "realmente su oferta apenas cubre el coche sin nada, pero ese coche hipotético no existe, así que si el coche tiene aire acondicionado, te lo cobran, si tiene GPS te lo cobran, si tiene elevalunas eléctrico te lo cobran; así con todo, de modo que al final terminas pagando mucho más que lo que anunciaba la oferta que contrataste".

"Tu no puedes escoger si lo tomas o lo dejas, porque te muestran el contrato con la letra pequeña, que tu no habías leído, donde figuran muchas cláusulas que justifican los extras; además estás en una oficina que normalmente está alejada del aeropuerto y, si te niegas te quedas sin alternativa", añade. Lo normal es que el turista acabe por conformarse, pero con amargura.

O pagas o te bloquean 1000 euros

A los pluses hay que sumar el bloqueo de en torno a 1000 euros en las tarjetas de crédito, que las compañías hacen para protegerse en caso de accidentes o daños serios en el coche. "Todos los coches están asegurados", explica Almenara, "pero todos tienen franquicias por las que en caso de daños, los primeros 500 o 1000 euros los paga el cliente: por eso se hace el bloqueo".

Pero hay una forma de evitarlo que es muy lucrativa para las empresas de alquiler 'low cost': los seguros sobre la franquicia: "pagando una cantidad, normalmente entre 60 y 70 euros, sorteas el bloqueo de dinero y en caso de daños se ocupa la compañía", dice el CEO de MyTripCar, que añade que lógicamente es un negocio redondo, porque no suelen producirse daños con alta frecuencia. 

Foto: ConsumoClaro

Foto: ConsumoClaro

De hecho, advierte que el personal de recogida de vehículos cobra incentivos por vender estos seguros, de modo que se vuelven comercialmente muy agresivos si no los contratas: te explican que una antena ya vale más que el seguro, que a veces los peritos de recogida no contemplan todos los desperfectos existentes en el coche y te los pueden cargar en la entrega y otras tácticas para infundir temor.

En manos de los comparadores de internet

Cuándo se le pregunta a Almenara por cómo se han llegado a anunciar coches a menos de un euro al día, responde que actualmente existe una guerra de precios brutal en las zonas turísticas, entre las 'low cost' y las tradicionales como Avis, Hertz, Europcar, etc. "No digo que los grandes sean honestos", añade, "ya conocemos todos sus trucos, pero al menos contemplan en sus precios los extras ocultos que las 'low cost' esconden".

Sin embargo, no pueden competir, por su infraestructura, con estas compañías tan agresivas y que optimizan sus costes. Como resultado, nunca aparecen en los primeros puestos de los comparadores de internet, donde se busca la mejor oferta. "Esto nos está haciendo bastante daño", reconoce el ejecutivo que se mantiene en el anonimato, "ya que el 80% de los clientes provienen de estos comparadores". Estamos hablando de un negocio que en España genera 1.500 millones de euros al año.

Tanto el ejecutivo como Almenara no dudan en culpar a los comparadores de tener una actitud muy favorable a las 'low cost' ya que, según ellos, no computan ni los extras ni las cláusulas engañosas a la hora de dar el precio de la oferta. De este modo, las empresas de alquiler 'low cost' solo necesitan poner un precio lo bastante bajo para aparecer en los primeros resultados del comparador. 

Foto: Consumoclaro

Foto: Consumoclaro

Un negocio a base de seguros

Fernando Almenara -que no niega que su negocio también es un comparador, aunque insiste en que es la némesis de los dos grandes del sector, Rentalcars y Trawler-, asegura que los comparadores viven de vender seguros que cubren los costes de franquicia a los clientes, "el mismo tipo de seguro que te intenta colocar el personal de las 'empresas de alquiler".

De hecho, cuando el cliente llega con ese seguro contratado al comparador a la recogida, el personal no se lo reconoce y le obliga a contratar también el suyo bajo la amenaza de realizarle el bloqueo cercano a los 1000 euros en la tarjeta de crédito. "Hay una guerra soterrada entre comparadores y empresas de alquiler por el negocio de los seguros, pero a la vez se necesitan porque hoy internet ya es casi la única fuente de captación de clientes", apostilla. 

Explica también que es casi imposible escapar de Rentalcars y Trawler, porque prestan su tecnología y modelo de negocio al resto de comparadores en acuerdos B2B, de modo que siempre se acabará tentado por las ofertas 'low cost' y los seguros de cobertura total. Termina asegurando que MyTripCar busca ser el opuesto a estos comparadores, "mostrando todos los extras y cláusulas posibles, los requisitos de tarjeta, edad o carné de conducir, así como los montos de los bloqueos".

"Queremos ser un comparador honesto, actualizado y completo, que dé no solo el precio real al cliente que va a alquilar un coche, sino también las condiciones", concluye Almenara. Pero lo cierto es que MyTripCar también vende seguros como modelo de negocio, si bien no son propios sino los de la empresa de alquiler, con la que llegan a un acuerdo. También los de las 'low cost'. 

Por otro lado, a requerimiento de este medio, Javier Díaz-Laviad -el  director general de Hertz, una de las cuatro grandes clásicas del sector junto a Sixt, Avis y Europcar- declara que "Hertz se encuentra en una posición consolidada en el mercado del rent a car desde hace décadas, y la irrupción en el sector de las compañías 'low cost' no ha supuesto una amenaza".

Díaz-Laviad reconoce que "hay comparadores que arrojan a estas opciones en los primeros resultados", pero matiza que "nuestra amplia presencia física, a través de más de sesenta oficinas en todos los puntos del territorio nacional, sumada a que la marca Hertz es conocida por la mayoría de los viajeros, hacen que nuestra compañía no haya visto mermado el número de clientes a pesar de los cambios en el mercado". 

Lo que no explica este ejecutivo es porqué Hertz compró en 2009 la marca  Advantage Rent-a-Car, una subsidiaria 'low cost' que competía en los principales mercados turísticos de Estados Unidos y que a partir de entonces siguió haciéndolo para Hertz. En 2012 la multinacional vendió Advantadge para comprar Dollar Thrifty y lanzar Dollar Rent-a-car, la marca 'low cost' con la que opera actualmente en España y ofrece coches en plena temporada alta a 18 euros el día

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,   suscríbete al boletín de ConsumoClaro

Además te recomendamos: 

Foto: Pexels

Las diez mentiras más extendidas sobre el vino rosado

- PUBLICIDAD -