eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La comisión de investigación sobre Villa se adelanta una semana tras el desplante del exsindicalista

"Con la corrupción como principal problema, hay que ser eficaces para no seguir deslizándonos por la desafección", dice el diputado de UPyD Ignacio Prendes

El tripartito (PSOE, IU y UPyD) hacen valer sus parlamentarios para calmar la tensión provocada por el PP y Foro ante la no asistencia de José Ángel Fernández Villa en la Comisión de Economía

La no comparecencia del histórico dirigente minero será contemplada como delito

- PUBLICIDAD -
El Parlamento asturiano agiliza la comisión de investigación del caso Villa

El 'caso Villa' tensiona los ánimos del PP, que acusa al PSOE de obstaculizar la investigación

La comisión de investigación sobre la fortuna oculta del histórico dirigente minero José Ángel Fernández Villa se adelanta una semana, tras el desplante del exsindicalista de no comparecer en la Comisión de Economía del Parlamento asturiano alegando motivos de salud. Con este giro en los acontecimientos, la comisión comenzará su trabajo a finales de esta semana o a principios de la próxima, una vez se establezca el calendario.

La urgencia de esta medida se adopta tras la tensión y la bronca que protagonizaron el PP y Foro en la citada comisión, después de que el presidente socialista de la misma levantara la sesión e impediese que se votara la propuesta del PP de remitir a Fernández Villa preguntas por escrito. Tampoco se pudo ver la de Foro.

"Parece que como no aceptamos sus propuestas tenemos una connivencia con la corrupción. No podemos permitir propuestas extravagantes para que Fernández Villa se ría de este parlamente", dice el diputado de UPyD, Ignacio Prendes, que salió en defensa de la posición del PSOE.

Con el reglamento en la mano, el presidente de la comisión dio cabida nada más a la propuesta de IU de solicitar más informes médicos, para conocer si el exsindicalista "no puede o no quiere comparecer". Esto provocó que la derecha parlamentaria asturiana levantara la voz, acusando al PSOE de obstaculizar la investigación. "Esto es una vergüenza; están mareando la perdiz para tapar a quien hay que tapar", llegó a decir el portavoz de los populares en la comisión.

La reacción fue acelerar la constitución de la comisión de investigación, que tiene carácter coercitivo a la hora de pedir la comparecencia de Fernández Villa; en el caso de no comparecer se enfrentaría a un delito de desobediencia, contemplado en el Código Penal.

El exsindicalista alegó un "cuadro confusional" para no acudir a la cámara autonómica a dar explicaciones. Izquierda Unida no está conforme con ese argumento. "En la documentación hay una parte que pone informe de alta, pero no aparece explicación alguna. Lo mejor es que aporte el alta hospitalaria y aclare el alcance de ese síndrome confusional", señala el portavoz de IU.

El tripartito (PSOE, IU y UPyD) han hecho valer sus diputados para constituir en 24 horas la comisión de investigación, calmar la tensión y "no dar el lamentable espectáculo". Lo importante para el único representante del partido magenta es que "con la corrupción, como principal problema, hay que ser eficaces para no seguir deslizándonos más por la desafección".

Además de esclarecer la procedencia de la fortuna personal de 1,4 millones de euros, que Fernández Villa regularizó en la amnistía fiscal de 2012, la comisión de investigación trabajará sobre los proyectos de los Fondos Mineros relacionados con el exsindicalista y los posibles colaboradores que haya tenido para amasar ese dinero.

Una de las posibles ramificaciones es la mutua minera Montepío. El asesor de la institución mutualista fue quien tramitó la regularización del dinero oculto a Hacienda por parte de Fernández Villa y del que fue el anterior director del Montepío, José Antonio Postigo, hombre de confianza del exsindicalista, que aprovechó la amnistía para regularizar 360.000 euros.

La nueva dirección ha despedido "de forma fulminante" al asesor y ahora le ha tocado el turno a la hija de Postigo, que también regularizó 50.000 euros. Su labor era de administrativa, con un sueldo de 40.000 euros al año. También gozaba de uno de los contratos blindados, realizados por la entidad, junto con el del hijo de Fernández Villa, que ha recurrido su destitución ante la justicia asturiana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha