eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

VÍDEO

'Libertad de impresión', un documental sobre censura que mira a los ojos a la Ley Mordaza

Fernando Muñoz y Fede Carrillo dirigen un documental sobre la sátira y el humor en España con secuencias animadas por Juan Pajares

"Necesitamos que más gente alce la voz, que se haga una labor pedagógica y se deje de ver a la sátira como terrorista", Fede Carrillo

- PUBLICIDAD -

A continuación puedes ver el documental completo estrenado online por eldiario.es en colaboración con La Inspiración producciones cinematográficas.

Ha llovido mucho desde que el 13 de noviembre de 2007 cuando, tras haber secuestrado la portada del semanario El Jueves, el juez central de lo Penal de la Audiencia Nacional impuso una multa de 3.000 euros a Guillermo Torres y Manel Fontdevila por ser "responsables de un delito de injurias al heredero de la Corona". Una década después, el panorama respecto a la libertad creativa y de expresión sigue siendo sujeto de debate en nuestro país.

En 2015, y con los únicos votos a favor del PP, se aprobó la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, también conocida como Ley Mordaza. Una ley que, por poner unos pocos ejemplos, multa a treinta personas al día por "faltas de respeto" a los agentes de policía, a quien pulse 'like' en un vídeo viral o personas que lleven bolsos con las siglas A.C.A.B. y el mensaje All Cats Are Beautiful.

La presión y el escrutinio de la libertad de expresión se extiende en todas direcciones y de forma constante. El mismo año, Guillermo Zapata  dimitió como edil de Cultura del ayuntamiento de Madrid por el "dolor generado" por unos tuits en los que reproducía chistes sobre judíos o Irene Villa. En enero de 2017, César Strawberry es condenado por el Tribunal Supremo a un año de cárcel por sus mensajes en la red social. Otro año le cayó a Cassandra Vera, también por unos mensajes en la red del pájaro azul en los que bromeaba sobre Carrero Blanco. Y así hasta hoy: hace escasas semanas otro juez imputaba a El Jueves por un presunto delito de injurias relacionado con unos chistes en los que insinuaba que los policías antidisturbios desplazados a Catalunya consumían cocaína.

En nuestro país el humor vive, más que amordazado, amenazado de serlo."En una democracia sana es síntoma preocupante que viñetas, tuits, gags o artículos satíricos indignen con tanta facilidad al poder, resultando muy llamativo que se tome la broma tan en serio", escribía el manifiesto #HumorAmenazado firmado por más de 100 artistas gráficos de toda España contra la Ley Mordaza. Así lo deja claro Libertad de impresión, contundente documental que se estrena este lunes que narra cómo la censura -y la autocensura- forma parte de la realidad de nuestro país. Película de ritmo vertiginoso que nos enfrenta ante las fronteras naturales de la opinión en la cultura democrática española: la monarquía y la religión.

El Jueves, Mongolia y saber de qué te puedes reír

Para los creadores de Libertad de impresión, todo empezó en 2007 con el dibujo de Manel Fontdevila que puso patas arriba el debate sobre de qué se podía hacer chistes y de qué no. "Ese suceso me impactó", dice a eldiario.es Fernando Muñoz, codirector del documental. "Yo tenía 17 años y era lector militante de la revista. Mi pasión adolescente me forzaba a proyectar que, en algún momento, habría que señalar sabotajes a la libertad de expresión como aquél. Pero realmente, este proyecto se define en 2014 cuando (…) el rey Juan Carlos I abdica y el grupo editorial RBA decide tumbar la portada con la que El Jueves buscaba hacer eco de la noticia", un trayecto de siete años que marca dos antes y dos después. "Fue ahí cuando Fede me dijo 'es el momento de hacer ese documental'".

"Con la abdicación de Juan Carlos nos vinimos arriba, había que hacerlo, así que en unos meses empezamos con los contactos con la gente que se había ido de El jueves y los viajes de preproducción", cuenta Fede Carrilo, también codirector de Libertad de Impresión.

Entonces empezó el largo proceso de reunir en un mismo corpus narrativo a Darío Adanti, Manel Fontevila, Leo Bassi, Albert Monteys, Eugenio Merino o Mayte Quílez entre muchos otros para reflexionar sobre lo que había pasado entre una portada y otra. También, para poner de relieve cómo el camino recorrido entre un hecho y otro, afectaba a la realidad a través de veredas insospechadas, como el escándalo del cartel de Mongolia en la que aparecía la virgen de la Caridad con la cara de Donald Trump.

Según Carrillo, los casos de Mongolia El Jueves "son dos chistes sobre lo que parece ser intocable en este país: la monarquía y la iglesia. Con el agravante de que el chiste de El jueves sobre la monarquía termina con el secuestro de la publicación, un juicio, y una condena", recuerda el realizador.

Cartel promocional de Mongolia el Musical 2.0 en Cartagena

Cartel promocional de Mongolia el Musical 2.0 en Cartagena

"Ambos son casos en los que alguien decide de qué te puedes reír y de qué no", resume Fernando. "Con la portada de los príncipes aprendemos que la Constitución (…) garantiza el derecho al honor; eso está muy bien pero dejemos que el que se ha sentido deshonrado opine, ¿no? No fueron los príncipes los que públicamente dijeron 'Oye, que éstos nos están poniendo a caer de un burro y me deshonra', sino que un órgano estatal como la Fiscalía General decide que no, que con la Familia Real cuidadito".

Y detrás de la monarquía, otra línea roja del humor patrio: la religión. Según Fernando Muñoz, " el caso del cartel de Mongolia es de clamor popular", porque "Esta gente hace gira con su espectáculo y lo que pasó fue que un grupo de católicos, que evidentemente no son público potencial del espectáculo ni el colectivo para el que está hecho el cartel, se ofende porque esta gente ha usado la imagen de la patrona. Tal es el nivel de surrealismo que organizaron una misa de desagravio para que la Virgen dejara de sentirse ofendida, la pobre", cuenta Fernando Muñoz.

Aunque esta vez no interceda la justicia "en este caso vemos como un colectivo que nada tenía que ver ni con el espectáculo ni con su público, decide armar un escrache en la puerta del teatro para increpar a la gente que iba a verlo. Es decir, como tú vas a un espectáculo de una gente que ha usado a mi ídolo de una forma que a mí no me gusta, te digo que eres un hijo de puta; y tengo autoridad para decirlo porque mi Dios nos está viendo y juzgando, a ti y a mí".

Un documental de hoy por un mañana sin mordazas

Para ambos realizadores ni el uno ni el otro son ejemplos baladí. El humor en nuestro país vive atascado por miedo a meterse en pantanos que le puedan ocasionar escarches en el mejor de los casos... y problemas con la justicia en el peor. "Tenemos una maravillosa Ley Mordaza con la que es tan fácil verte en problemas como llevar un bolso con la leyenda ‘ACAB (All Cats Are Beautiful)’", reflexiona Fede Carrillo. "Es algo tan estúpido como preocupante, pero se ven como 'casos aislados'. Así que si me preguntas si es necesario  un documental como este… pues te diría que sí, que este y muchos más. Necesitamos que más gente alce la voz, que se haga una labor pedagógica y se deje de ver a la sátira como terrorista".

"Seamos razonables, no estamos en una dictadura, pero si es cierto que parece que haya una campaña para demostrar que con el Gobierno/monarquía/iglesia/toreros... no se puede meter nadie", opina Juan Pajares, editor y animador del documental. "Es una situación muy triste, pero dista mucho de las dictaduras reales. Por ejemplo, en Guinea Ecuatorial  está preso el dibujante Ramón Esono sin que esté muy claro su delito y por supuesto sin juicio. Por lo visto, a Obiang no le hacen gracia sus caricaturas".

Aunque según Fernando Muñoz, la libertad de expresión "está amordaza hasta el punto en el que puedes pisar la cárcel por escribir un tuit; por manifestar públicamente que te hace gracia, por ejemplo, la muerte de un gobernante de la dictadura franquista", como fue el caso de Cassadra Vera. "Puede parecerte de mal gusto, puedes decirle que es un desgraciado por reírse de una muerte (aunque sea la de un asesino) pero ¿llevarlo a la cárcel? ¿Al sitio donde llevarías, precisamente, al asesino o al violador?", reflexiona el codirector de Libertad de Impresión.

Son tantos los ejemplos que este documental, además de hacer reflexionar, pretende señalar una urgencia inmediata: si hoy la justicia persigue esto, mañana perseguirá aquello. Y la principal perjudicada será la libertad de expresión. "Creo que es necesaria la aparición de un documental que hable de esta circunstancia porque la lucha por nuestros derechos fundamentales no debería descansar jamás; y si los medios de comunicación te hablan a su manera de estos casos, pues ahí estamos los independientes para decir qué pasa y por qué", explica Fernando sobre las razones que le han llevado a filmar el documental.

Malos tiempos para el humor

Más allá de la Ley Mordaza y sus vericuetos, existe otra amenaza a la libertad de expresión más palpable y real, una que no acecha solo a España: la economía. El viernes 1 de diciembre, Orgullo y Satisfacción, la publicación que surgió en 2014 tras la salida de humoristas gráficos de El Jueves por ver limitada -precisamente- su libertad de opinión, se despedía debido a la falta de rentabilidad. En una sociedad mercantilista el chiste es un producto más así que los límites del humor podrían ser vistos como los de cualquier producto, o lo vendes o no.

"Bueno, inicialmente parece que fue rentable, luego se apagó el ímpetu y la gente dejó de comprar. Orgullo y Satisfacción no era un proyecto fácil: sin publicidad, sólo en internet y mantenido con lo que aportaban los lectores. No creo que sea cuestión de si el humor es rentable", opina Fede Carrillo.

"A Orgullo y Satisfacción les ha tocado pagar la novatada", opina por su parte su compañero Fernando Muñoz. "Esta gente se largó de El Jueves y querían seguir trabajando en el humor gráfico, pero no tenían infraestructura para montárselo en papel, así que apostaron por el digital, un formato al que quizás no estamos acostumbrados".

"Otra cosa sería hablar ya no de Orgullo y Satisfacción sino de su humor. Es un humor crítico, como el de Mongolia o El Jueves y tiene su público concreto por desgracia, minoritario frente al humor de masas blanco tipo Los Morancos", opina el codirector de la película. 

"Además cierran sin denuncias", bromea Juan Pajares. "No, en serio, todo lo que es cultura está complicado desde comienzos de la crisis. Lógicamente, las personas prefieren comer que leer revistas satíricas. Si a esto le sumamos que desde el Gobierno no se ayuda especialmente al mundo de la cultura… pues cada vez quedan menos productos culturales y los que hay se mantienen por puro milagro y muchísimo esfuerzo de los autores", opina el animador y editor del documental.

Por eso productos culturales como Libertad de Impresión son tan necesarios como urgentes. Films, revistas, publicaciones que nos hagan pensar, que nos recuerden que nadie debería decirnos de qué nos podemos reír. "Darío Adanti en  su libro Disparen al humorista dice que la sátira es como los canarios en las minas", reflexiona Juan Pajares, "se sabe el nivel de libertad de expresión de un país por su sátira. Pero como los canarios con el gas, las sátira es lo primero que muere".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha