eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Los murales de las calles de Puerto Rico reunidos en un libro

- PUBLICIDAD -
Los murales de las calles de Puerto Rico reunidos en un libro

Los murales de las calles de Puerto Rico reunidos en un libro

Cientos de grafitis y murales pintados en todo tipo de muros y paredes de las calles de Puerto Rico han sido reunidos en un libro que sale hoy al mercado gracias al trabajo del veterano comunicador puertorriqueño Marvin Fonseca.

"Uno de los objetivos principales del libro es que la gente lo consulte para localizar e ir a ver los murales; para practicar lo que yo llamo 'chinchorreo' del arte", dijo Fonseca en una entrevista con Efe en alusión a la costumbre local de ir de chinchorro en chinchorro (de bar en bar) por la isla.

La compilación tiene más de 300 páginas y 900 fotografías, lo que lo convierte en una suerte de catálogo del museo en que se han convertido miles de paredes exteriores de la isla, a menudo seleccionada entre los lugares del mundo donde más desarrollado está el muralismo.

Fonseca ha publicado además otros libros, sobre todo relativos al mundo del deporte puertorriqueño, entre ellos "De Sparta a Londres, historias de éxito y superación", "Puerto Rico cuna de campeones, 56 años de pura adrenalina (1934-1990)" sobre la historia de los primeros boxeadores profesionales de la isla, y "Olimpiadas 2004, sueño de una isla".

"Sin embargo, este es mi trabajo fotográficamente más intenso", dijo el también fotorreportero, que aunque en la actualidad es reconocido en la isla como periodista, también ha trabajado muy intensamente en el mundo de la fotografía.

Este nuevo trabajo suyo, que es la recopilación más exhaustiva jamás publicada sobre el arte urbano, es más que nada una foto fija del muralismo puertorriqueño en un momento muy concreto, ya que éste es un arte enormemente efímero.

"De hecho, cerca del 20 % de los murales que están retratados en el libro ya no existen como tales", lamentó Fonseca, uno de los primeros periodistas en informar desde Nueva York tras los atentados del 11-S, ya que se encontraba en la Gran Manzana para cubrir la histórica pelea de boxeo de Tito Trinidad contra Bernard Hopkins, en la que el puertorriqueño sufrió su primera derrota.

Como ejemplo de ese carácter efímero citó la gran rotación de trabajos que hay en torno a la calle Cerra, en el barrio de Santurce, San Juan, donde se pueden encontrar infinidad de grafitis y otros trabajos en las paredes e, incluso, en las azoteas de los edificios.

El comunicador, que asegura haber realizado más de cinco mil fotos para llevar a cabo este proyecto, advierte que lo mismo ocurre en muchos otros lugares de la isla, donde el muralismo y en general el arte urbano están también muy extendidos.

El periodista, que ha trabajado para durante años para el grupo GFR Media, el principal de la isla, destacó además que las autoridades de algunos municipios han sabido ver el enorme potencial comunicativo y social de estos trabajos, de forma que por ejemplo Arecibo ha impulsado la creación de murales con motivo de la reciente celebración de su quinto centenario.

Otros, "involucraron a la niñez y a la juventud en el proceso de pintar murales con el objetivo de resaltar y potenciar la creatividad y el compañerismo", apuntó el comunicador, quien recordó que para algunos de estos menores ésta pudo ser su primera experiencia de trabajo comunitario.

Para documentar el libro, publicado bajo la Editorial del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Fonseca visitó desde enero de 2014 y durante dos años los 78 municipios de Puerto Rico buscando murales por paredes y fachadas, y fotografiándolos.

"Yo lo que hacía era que le dedicaba tres horas a cada municipio", explicó este reconocido comunicador, con mas de tres décadas de profesión periodística, en los que ha tenido ocasión de escribir varios libros de deportes.

En su opinión, mientras que el muralismo que se encuentra en San Juan y la demás área metropolitana parece más personalista, contemporánea y de temática libre, en el resto de la isla se encuentran más obras dedicadas a contar la historia local o a tocar temas comunitarios.

En la isla se celebran periódicamente varios festivales dedicados en gran parte a este tipo de arte que, según el comunicador, han ayudado incluso a dar color y embellecer la isla, que atraviesa una profunda crisis económica y fiscal que en algunos casos está llevando al semi abandono de los centros urbanos.

Los principales eventos son "Santurce es Ley", que lleva ese nombre en referencia al céntrico barrio de San Juan donde tiene lugar; "Los muros hablan", que se lleva a cabo en Bayamón, a las afueras de la capital puertorriqueña, y "Culebra es Ley", una extensión del primero que se ha llevado a esa pequeña isla situada al este de Puerto Rico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha