eldiario.es

La Generalitat Valenciana no apoya el pacto PP-PSOE sobre techo de gasto

El conseller de Hacienda, socialista, no votará a favor de la suavización del déficit para las autonomías en el Consejo de Política Fiscal y Financiera porque no soluciona la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana

Vicent Soler: "Los intereses de los valencianos están por encima de los del partido; El PSOE puede pactar lo que crea conveniente"

- PUBLICIDAD -
El conseller Vicent Soler saluda a Cristóbal Montoro en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera

El conseller Vicent Soler saluda al ministro Cristóbal Montoro en una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera

El PSPV se ha desmarcado sin ambages del PSOE: El conseller de Hacienda, el socialista Vicent Soler, no prevé alienarse con la que al parecer será la posición mayoritaria de sus compañeros de partido en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que se celebra este jueves en Madrid, que previsiblemente aprobará una subida de gasto -vía suavización del déficit- para las comunidades autónomas en 2017.

¿Por qué Soler no apoyará el acuerdo suscrito por la dirección socialista? En sus propias palabras: "Los intereses de los valencianos están por encima de los del partido". Dicho de otra forma, el gobierno valenciano, por mucho pacto político forjado en Madrid entre PP y PSOE que haya, quiere primar el interés de la Generalitat -una institución inviable con los recursos actuales- sobre cualquier otro.

El CPFF -una reunión entre el Ministro de Hacienda y los responsables económicos de todas las autonomías excepto las privilegiadas con su sistema propio, País Vasco y Navarra- parece que no dará soluciones al problemo valenciano: Ni se abordará la reforma del sistema de financiación ni tampoco la condonación de la deuda histórica del estado con la Comunidad Valenciana.

Con esos precedentes, la relajación del límite de déficit para las comunidades -pasa del 0,5 al 0,6% del presupuesto-  pactada por PP y PSOE no llega, para la Generalitat, ni a la categoría de parche. Soler prevé cerrar las cuentas con un desfase negativo del 1,4% y necesita que Madrid transfiera 1.300 millones de euros más para cuadrar su presupuesto. La suavización del objetivo de déficit, sin embargo, repartirá 1.100 millones entre todas las autonomías. 

Con este panorama, el conseller de Hacienda ya ha anunciado que no se someterá a la disciplina de partido. "Ximo Puig [el presidente de la Generalitat] lo tiene clarísimo y lo ha dicho desde el primer momento. Los intereses de los valencianos por encima de los del partido. El PSOE puede pactar lo que crea conveniente", ha dicho antes de llegar a Madrid.

La posición de Puig es, además, la de Compromís y la de las Corts Valencianes. La secretaria autonómica de Hacienda, Clara Ferrando, del partido valencianista, ha dejado clara la postura de su formación, socia del PSOE en el gobierno valenciano.   "Las discusiones entre el PP y el PSOE para acordar una cifra" de déficit son "una farsa para ocultar el problema de base: la necesidad de objetivos de déficit diferenciados, realistas y coherentes con la capacidad y las obligaciones de cada autonomía". Es decir, el gobierno valenciano no puede bendecir ese acuerdo.

"Necesitaríamos como mínimo un  1,4% de déficit", por lo que cualquier cambio mínimo -del 0,5 al 0,6%- "no soluciona nuestro problema de déficit y, por tanto, los valencianos no podremos alinearnos con otras comunidades autónomas a las que seguramente estas décimas sí les solucione el problema", ha declarado Soler. Todo indica que su voto, aunque testimonial -el gobierno central manda en el CPFF- será negativo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha