Opinión y blogs

eldiario.es

La pobreza energética no es un mito, existe y mata

Esta historia real tiene lugar en San Cristóbal de los Ángeles, un barrio de Madrid donde vive gente trabajadora, en muchos casos en situación de pobreza, que tiene la renta de alquiler más baja de Madrid y donde el precio de los pisos es también el más barato

Gracias a mi labor en la asociación Educación, Cultura y Solidaridad pude conocer el caso de Aminata y su familia, que se enfrentan a un problema que ya afecta a más de cuatro millones de personas en nuestro país

- PUBLICIDAD -
Falta de bombilla en una vivienda de Madrid

Falta de bombilla en una vivienda de Madrid (c) Pablo Tosco

Aquella tarde decidí ir a ver a Aminata, que acababa de tener un bebé. Hacía unos días que el frío era grande, ese frío de enero en Madrid. Cuando entré en la portería no sentí ese consuelo que nos suele dar un techo cubierto cuando entramos desde el aire libre. Al abrirme la puerta de su piso me acogió con su sonrisa cálida, pero, al abrazarla, noté que estaba helada. En el interior de la casa, muy arreglada, otros tres niños jugaban en el pequeñísimo salón sobre una manta y en un carrito vi un bebé recién nacido tapado hasta los ojos. "¿Puedo cogerlo?", pregunté. "Sí", respondió Aminata. Al cogerlo, noté que estaba aterido y pálido. "¿Con qué calientas al niño?", pregunté. Me miró sorprendida. "Con la manta", respondió. "No -le dije- él no tiene energía suficiente para calentarse con éste frío. Hay que dársela". Me levanté y fui a la farmacia, donde la farmacéutica me enseñó los modelos de mantas eléctricas. La más barata eran 45 euros. Me fui a casa y saqué el dinero que tenía en un cajón para emergencias y compré la manta. El bebé reaccionó enseguida y pasada una hora tenía otro color. Mientras, los otros peques seguían jugando en el suelo sobre la otra manta. "Tendrías que calentar un poco la casa", le advertí. "No puedo", dijo, tajante. "El gas es muy caro, la caldera está rota. No puedo pagar el arreglo y menos cada mes el gas", me explicó.

Fui al día siguiente, de nuevo. Los niños estaban solos. Mamá se había ido al hospital porque el bebé estaba malito y papá no había llegado aún del trabajo. El pequeño estuvo ingresado 15 días y afortunadamente se recuperó. Pero salió con un problema de asma y delgadito como un fideo. ¡Y de frío se hubiera muerto de no poner remedio! Aún así la manta eléctrica no ha evitado una enfermedad que quizá le dure de por vida…

En esta historia se unen dos factores. Por un lado, la falta de conocimiento de la cultura del frío por parte de Aminata y su marido, que son senegaleses. Y, por otro, la pobreza energética, es decir, la falta de ingresos suficientes para poder pagar la energía necesaria para la satisfacción de necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud.

¿Hay soluciones? Por supuesto. Para el primer caso, existen centros municipales de formación de adultos, instituciones y asociaciones, donde se trabaja en la integración de los colectivos inmigrantes, abordando temas como la alimentación, la salud, el sistema educativo o la utilización de tecnología nueva para algunos: gas, electricidad, informática...

En cuanto a la pobreza energética, no queda duda de que no es un mito. Es real y es asesina. Según un informe de la Asociación de Ciencias Ambientales, podría estar detrás de unas 2.000 muertes prematuras al año en nuestro país. Pero también es invisible. ¿Acaso somos conscientes de que en España  cuatro millones de personas sufren este tipo de pobreza? Y los niños y niñas son los más afectados, ya que en e l 88% de los hogares donde hay pobreza energética residen menores de 16 años. 

No se puede permitir que las compañías energéticas se sigan enriqueciendo con la sangre de inocentes. Hay que investigar soluciones. Por ejemplo, se podrían estudiar sistemas de utilización de la energía eléctrica en momentos de bajo consumo, para activar automáticamente – y gratis- el funcionamiento de radiadores que mantendrían todas las casas templadas y el agua caliente. Tenemos que impedir que derechos fundamentales, como vivir en una vivienda digna con una temperatura confortable, sigan siendo vulnerados. Desde Educación, Cultura y Solidaridad creemos que abrir los ojos a esta situación es el primer paso.

Ángela Palomera es voluntaria de la Asociación Educación, Cultura y Solidaridad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha