eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La candidata número 9 del PP se aprovecha de una ley que ella misma contribuyó a redactar

El beneficio de dos empresas de limpieza de las que Carmen Álvarez-Arenas, número 9 en la lista del PP en Madrid, es administradora única, se ha disparado en los últimos dos años

Como portavoz de Empleo del PP en el Congreso en esta legislatura, fue ponente en una ley de 2012 que quintuplicó las sanciones por incumplir una ley de la que dependen esas dos sociedades

Una se creó en 2013 y la otra en 2005; reconoce que esta última recibió subvenciones de la Comunidad de Madrid con ella como viceconsejera de Empleo, pero “no había ningún problema” porque estaba administrada por su marido

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, conversa en el Congreso con Carmen Álvarez-Arenas en abril de 2012. EFE

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, conversa en el Congreso con Carmen Álvarez-Arenas en abril de 2012. EFE

La empresaria del sector de la limpieza, portavoz de Empleo del PP en el Congreso durante esta legislatura y número 9 en la lista de su partido por Madrid para las elecciones generales del próximo domingo, Carmen Álvarez-Arenas, ha visto dispararse los beneficios de dos empresas de las que es administradora única tras la aprobación de una ley en cuya redacción ella misma participó.

Álvarez-Arenas fue ponente por el PP en la tramitación, en 2012, del proyecto de ley de lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social, que entró en vigor el 1 de enero de 2013 y que, entre otras cosas, quintuplicó las sanciones por incumplir otra ley, conocida como LISMI, que obliga a las empresas de más de 50 empleados a contratar a un determinado porcentaje de personas con discapacidad (un colectivo con graves problemas de inserción laboral) o, en su defecto, implantar medidas alternativas. Entre ellas, contratar a empresas como dos de las que administra Álvarez-Arenas.

La candidata del PP es administradora única de Centro Especial de Empleo Genser SL y de Centro Especial de Empleo Genser Canarias SL, dos empresas de limpieza de interiores en las que al menos un 70% de la plantilla está compuesta por personas con una discapacidad superior al 33%. Ofrecen sus servicios a terceras compañías (públicas o privadas) para que puedan cumplir con la LISMI y, por su especial naturaleza, cobran subvenciones por sus costes laborales.

Aunque, según los colectivos de defensa de los derechos de los discapacitados, las cuotas que establece la LISMI (una ley de 1982 que ha quedado refundida en la nueva Ley General de Discapacidad) nunca se han cumplido, los datos muestran un fuerte incremento del beneficio de las empresas de Álvarez-Arenas desde el endurecimiento del régimen sancionador que ella misma contribuyó a aprobar.

La primera de esas empresas, según sus cuentas de 2014, disponibles desde este mes en el Registro Mercantil, quintuplicó el año pasado sus ganancias (222.052 euros) con respecto a 2011. La segunda ha registrado resultados positivos desde su creación en 2013. El año pasado se duplicaron con respecto a su primer ejercicio de actividad.

Para Centro Especial de Empleo Genser SL, cuya rentabilidad (beneficio por cada euro de ingreso obtenido) ha pasado del 5,99% de 2011 al 24,55% de 2014, el año pasado la clave estuvo en la reducción de los gastos de personal y en el aumento de las subvenciones recibidas. Como centros especiales de empleo, estas empresas tienen derecho a la devolución del 50% de sus costes laborales por parte de los servicios autonómicos de Empleo. En el caso de Genser, las subvenciones, según sus cuentas de 2011 y 2014, se han multiplicado por 4,4, hasta los 242.610 euros del pasado ejercicio.

En estos cuatro ejercicios, esa empresa ha recibido un total de 544.503 euros, según sus cuentas. Según los boletines oficiales de la Comunidad de Madrid y Baleares, ha cobrado 330.289 euros en subvenciones de las respectivas consejerías de Empleo de estas dos Administraciones sólo desde 2011.

Álvarez-Arenas ocultó durante más de tres años (hasta junio pasado) el cobro de las subvenciones que cobran sus empresas en su declaración de intereses en el Congreso porque, tras la llegada de los populares al poder, decidió “simplificarla”. Hasta que la corrigió, aseguraba en esa declaración que sus empresas no tenían “ninguna relación con el sector público”.

"Ninguna incompatibilidad"

Preguntada por este asunto, Álvarez-Arenas dice que "no hay ninguna incompatibilidad” en el hecho de haber participado en la redacción de una ley que beneficia a sus empresas, porque en este tiempo ha estado en el Congreso, y no en el Ejecutivo. “Si estuviera en el Gobierno, sí sería incompatible”, razona. En estos últimos años, "no he incrementado mi actividad" con esas empresas, asegura.

También dice que le "trae sin cuidado si hay más sanciones" contra las empresas que incumplen la LISMI, pese al evidente beneficio para sus empresas, y asegura que “desconocía” que la ley de la que fue ponente hubiera quintuplicado el importe de las multas. Durante el debate de la norma, ella misma afirmó que, con carácter general, esta incrementaba las multas “cuantiosamente”, según consta en el Diario de Sesiones. “Si a usted le parece placebo esta ley en la que se incrementan las sanciones cuantiosamente, no sea usted incoherente, porque luego lo que dice es que solo tiene un afán de sanciones”, le espetó a una diputada de la oposición en el Congreso en octubre de 2012.

En conversación telefónica, la candidata del PP, exsenadora y diputada en el Congreso desde 2008 reconoce que Centro Especial de Empleo Genser SL, constituida en junio de 2005 por su marido, Ricardo Sánchez, cobró subvenciones de la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid durante la etapa (desde octubre de 2005 hasta enero de 2008) en la que, con Esperanza Aguirre como presidenta madrileña, ella fue viceconsejera de Empleo de la región.

Como número dos del entonces consejero de Empleo, Juan José Güemes, Álvarez-Arenas anunció inversiones millonarias de la Comunidad para fomentar el empleo de las personas con discapacidad. En este caso, dice que “no había ningún problema porque no estaba en la gestión de la empresa, estaba mi marido”, fallecido en 2010. ¿Y cuántas subvenciones cobró su empresa en esos años? “No me acuerdo. Lo podría preguntar”, dice. La Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid no ha respondido a las preguntas de eldiario.es sobre este asunto.

La candidata del PP, que salvo batacazo mayúsculo de los populares en Madrid tiene asegurado el escaño para la próxima legislatura (curiosamente, su ficha biográfica en la lista de candidatos del PP por Madrid está vacía), subraya que las subvenciones que reciben sus empresas “no son negociables”, porque “se dan por el coste de trabajo de los discapacitados”.

Álvarez-Arenas subraya que la actividad de sus centros especiales de empleo es “absolutamente minoritaria” en comparación con la empresa familiar de limpieza que controla el 100% de esas filiales, Genser SL, creada en 1986 y de la que la candidata del PP es consejera delegada. La presidenta de esta empresa es una de sus hijas, Carmen Sánchez Álvarez-Arenas, y en su consejo de administración también se sientan sus otros cinco hijos, Gonzalo José, Ricardo José, Francisco Javier, Bárbara y Loreto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha