Opinión y blogs

eldiario.es

Un año de la #QuerellaBárcenas: quiénes somos y por qué hacemos esto

Justo al cumplirse un año del nacimiento de la #QuerellaBárcenas, algunas de las personas que tenemos algo que ver con ella os contamos de primera mano nuestra experiencia. No es nada muy elaborado: quienes somos, por qué nos hemos metido en esto y qué ha pasado en este año. 

Una abogada, una integrante de una de las cinco organizaciones querellantes, un voluntario que trabaja visualizando datos, una documentalista, una voluntaria del grupo de comunicación y un ciudadano que se ha adherido a la querella, narran sus vivencias en primera persona.

La querella sigue su marcha en los tribunales. Para informarte, participar y eventualmente adherirte a ella puedes consultar esta web. (Tienes más información al final del post)

- PUBLICIDAD -
QUERELLA BARCENAS BANNER BIEN CUMLE

Pablo. Voluntario experto en visualización de datos.

Desde antes del estallido de la burbuja inmobiliaria hemos ido documentando en Basurama los efectos en el territorio de los excesos del desarrollismo en forma de desarrollos urbanísticos o de aeropuertos vacíos. Lo que mostraban los conocidos como “ papeles de Bárcenas”, cuya denominación más adecuada es la de “ supuesta contabilidad B del PP”, eran los flujos de dinero desde las empresas constructoras adjudicatarias al Partido Popular y desde el partido a sus miembros. De este modo se podían entender esos planes megalomaniacos (PAUs, autopistas) como el resultado directo del dinero en el bolsillo de los políticos (o en una cuenta en Suiza), y no solo por delirios de grandeza o gratificaciones en forma de puestos en consejos de administración junto con algún regalo.

Por otro lado, desde que se conoció el caso Gürtel he ido siguiendo casi todo lo que se publicaba al respecto. Los datos contenidos en los papeles de Bárcenas venían a ser una especie de piedra Rosseta de la corrupción: 28 años de cifras, políticos y empresarios. Tuve la suerte de toparme con #AdoptaUnCorrupto, un proyecto colaborativo para pasar a limpio y en formato reutilizable los datos contenidos en los papeles de Bárcenas. Participé ayudando a limpiar algunos errores que la transcripción de El País contenía y añadiendo algunos datos más. El siguiente paso era visualizar los datos para poder entenderlos en su conjunto, ya que no encontré ninguna visualización en la prensa que los mostrara todos.

Desde hace unos meses participo en #QuerellaBárcenas, mi principal motivación es ayudar a investigar y a comunicar los miles de datos que contiene este macroproceso. Espero poder ayudar a desarrollar herramientas y visualizaciones que expliquen estos datos y los hagan accesibles a cualquier persona interesada.


Ana. Abogada, Asociación Libre de Abogados.

Cumplimos un año de proceso y de mil experiencias vividas a lo largo del mismo. Han nacido hasta dos renacuajos: Simón (hijo de nuestro compañero Juan) y nuestra querida y deseada hija Angela a quien le contaré cómo su madre, con una tripa que no le entraba por la puerta de la Audiencia Nacional, se sentaba en el banco de la acusación popular y junto con sus compañeros y compañeras de batalla interrogaba a las personas que representaban en ese momento los poderes fácticos: financieros y políticos mas importantes de este Estado.

¿Que por qué me embarqué en este proyecto? En primer lugar porque a nivel jurídico y judicial me parecería de locos no hacerlo: un proceso con todas las garantías de un gran desarrollo a nivel profesional, con enriquecimiento y aprendizaje continuo y donde poder desarrollar de una manera – quizás un poco mas acorde con mis objetivos e ideales – parte de mi andadura profesional durante los casi veinte años que llevo de ejercicio de la abogacía.

Y hacerlo en nombre de la Asociación Libre de Abogados y junto a otros grupos, con los que el trabajo colectivo ha borrado las siglas que nos etiquetan a cada uno:  donde el “de donde venimos” ha sido superado por el “hacia donde vamos”.

Crezco cada día, me enriquezco de todos y cada uno de mis compañeros y compañeras de trabajo; no sólo de los abogados y abogadas con quien aprendo en cada paso que damos; sino también con el increíble grupo de comunicación y difusión que luchan cada momento por hacer visible, real y cercano lo que en mi opinión puede llegar a ser el mayor caso de corrupción en el Estado Español; y por supuesto crezco y admiro a esos voluntarios que me empujan cuando tengo un momento de debilidad porque ellos son la muestra clara de que el pueblo está harto y es consciente de lo que está pasando y quiere luchar.

¿Que por qué embarqué en este proyecto? Porque siento como mío el dolor de muchas familias que luchan para que nos les echen de sus casas mientras otros tienen hasta tres residencias de verano y sonríen y asienten con hipocresía cuando se les habla del derecho constitucional a tener una vivienda digna; porque mientras miles de hombres y mujeres ya no tienen derecho siquiera a la ayuda social de cuatrocientos euros, otros ven normal el cobrar sobresueldos y se jactan de ello declarando en un juzgado; porque éstos últimos no paran de decirnos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades mientras ellos supuestamente siguen enriqueciéndose y enriqueciendo a otros con la construcción de grandes infraestructuras inservibles y a costa de graves recortes en derechos sociales tales como educación y sanidad.

Y lo más importante y lo que me hace seguir cada día es porque creo que tras un año de mil inconvenientes, con un Ministerio Fiscal que debería reflexionar sobre la imagen que proyecta en este proceso, con la lentitud que aparenta, y aunque a veces parece impulsarse a golpe de puñetazo, yo sigo creyendo en la independencia del poder judicial y concretamente en la del juez Ruz: creo en ella porque creo que él en su momento y como yo, estudio esta carrera y ejerce la misma precisamente para poder combatir  -cada uno en su posición- la peor de las corrupciones (en sus tres máximos poderes): aquello que la ONU ha considerado como una de las mas graves violaciones  de los derechos fundamentales  de las personas y de todo un pueblo.

Creo que podemos lograrlo y por ello Seguimos… A por ellos!


Remedios. Documentalista.

Hace ya un año, cuando se me dio la posibilidad de colaborar con el equipo que acababa de presentar la Querella, lo primero que pensé “por fin un equipo de jóvenes con coraje se deciden a  coger el toro por los cuernos”. Esta era una posibilidad que se nos ofrecía –y también un deber– para poner en evidencia cuales han sido y son algunos de los verdaderos poderes que nos han conducido a esta espantosa crisis que arrastra a la pobreza y la miseria a todo un país y mientras que un “privilegiado” sector de la oligarquía empresaria, contando con la complicidad de unos cuantos políticos mediocres y sin vocación de servicio público, se enriquecía de manera insolente, actuando al margen de la ley, y burlándose de nuestra incipiente democracia y de todos los ciudadanos, en definitiva, considerándose los verdaderos dueños de nuestro país.

La tarea no parecía sencilla. Había que cotejar y bucear en centenares de documentos acumulados durante casi veinte años: contabilidades oficiales y no oficiales, cuentas bancarias, autos judiciales e informes policiales, revisar informaciones aparecidas en la prensa, analizar largas listas de adjudicaciones públicas y revisar contratos una vez adjudicados. Y sin embargo, con nuestros escasos medios, nada ha sido imposible: hemos podido constatar sospechas, verificar datos y poner delante del juez indicios y evidencias que le han llevado a seguir adelante con la investigación que día a día va siendo más difícil de abandonar.

Algunos no creyeron que la trayectoria del caso diera para mucho, y sin embargo, gracias al entusiasmo y al esforzado trabajo voluntario de todo el equipo esto ha sido posible. El buceo por los oscuros vericuetos de toda esta trama de malos manejos tiene que servirnos para no permitir que hechos como estos puedan volver a repetirse.


Edurne. Voluntaria en el equipo de comunicación.

El día en que los papeles de Bárcenas vieron la luz, pensé que aquello era algo gordo. Luego, hastiada por otros escándalos de corrupción, imaginé que lo siguiente sería más de lo mismo: impunidad. Soy de Valencia, así que se puede decir que tenía mis motivos para pensar mal.

Entonces, Bárcenas se convirtió en el monotema. Me llegaban noticias del caso por todas partes. Cada día una revelación, seguida de un despropósito en la cúpula del Partido Popular. El colmo fue la comparecencia de Rajoy ante la prensa en una televisión de plasma. Inaudito.

Por eso, me emocionó saber que varios amigos abogados, a los que respeto y admiro por su militancia en otros ámbitos, iban a participar en una querella criminal contra políticos y empresarios señalados en los papeles de Bárcenas.

'Ladran, luego cabalgamos'.  Y así fue como el PP amenazó con querellarse por injurias y calumnias contra los colectivos que promovían la querella, y así cómo supe que en esto no cabían medias tintas. Me adherí a la querella y me apunté para colaborar con el grupo de comunicación.

Lo hice porque me da vergüenza vivir en un país con un gobierno salpicado por el peor escándalo de corrupción que recordamos. Porque, con cada euro que nos roban, se agranda el agujero financiero que luego tapan con recortes en derechos como la educación, la  salud y la vivienda. Porque me duele, me cabrea y me cansa que encima nos digan que es por nuestro bien. Y porque le pese a quien le pese, somos así de peleonas y no vamos a parar hasta conseguir justicia.

 

Anxela. Ecologistas en Acción.

Una ronda dominical de llamadas dio comienzo a todo. Que si nos metemos en una querella para esclarecer el contenido de los papeles de Bárcenas, nos preguntábamos unas a otros en Ecologistas en Acción. En nuestra organización las decisiones se toman por consenso y, en este caso, la mayoría dijo sí. No es que nos sobrara el tiempo ni los recursos, pero nos pareció que debíamos embarcarnos en este nuevo fregado por coherencia y por dignidad.

Hace mucho tiempo que empezamos a denunciar los pelotazos urbanísticos, a contar que no hacían falta tantos aeropuertos, ni tantos kilómetros de autopista ni tantas líneas de alta velocidad, a explicar que el coste económico, ambiental y social era insostenible. Y varios años después, la contabilidad paralela del ex tesorero del PP revelaba las verdaderas razones de muchas de estas obras: supuestos donativos irregulares a cambios de jugosas adjudicaciones. Si habíamos estado allí para contar el principio del cuento, teníamos que estar también en el final.
 A mí me tocó explicar, a través de las redes sociales y de la comunicación con los medios, qué demonios hace una organización ecologista en un lugar cómo este. Así que repetí de todas las formas que se me ocurrió que la defensa del medioambiente no es un departamento estanco, ni un lujo para ricos, sino todo lo contrario. Está relacionado con lo social y con lo económico, con las vidas de la gente y con su futuro.

Mi madre, a la que suelo tomar como referente para explicarle estas cosas, lo ha entendido y creo que lo comparte, por lo que espero que el mensaje haya llegado a muchos más.
 Llevamos un año metidas en el lío y yo ya tengo una colección de momentos estelares. El primero de ellos fue el de ver a qué velocidad subía el contador de firmantes de la página web cuando lanzamos la campaña de apoyos a la querella.

Me emocionó después ver a tantas personas de todas las edades sentadas en la hierba del Casino de la Reina, un parque de Madrid, en la primera asamblea abierta que hicimos el pasado verano. Me sigue pareciendo apasionante escuchar como las abogadas y abogados se reparten y preparan los interrogatorios e investigaciones.
Y me animan mucho recibir correos de gente que se ofrece voluntaria para revisar papeles y preparar tablas de excel, arañando horas libres a la semana. 

La querella cumple un año como experimento colectivo y popular y eso me gusta.


Stéphane. Ciudadano adherente a la querella.

Yo a la #QuerellaBárcenas, como a tantas otras cosas llegue tarde. Fue cuando ya estaba en marcha y el Partido Popular amenazó a los promotores de la querella con una contra querella por no se qué imbecilidad del honor del Partido. Me entró tal enfado que me puse esa noche a escribir y tuitear a toda la gente que conocía de Izquierda Unida (y que eran como… ¿tres?) preguntándoles como participar y si podía yo tambien coquerellarme junto a ellos. En aquel momento, recuerdo, quería no tanto esclarecer lo de Bárcenas y el PP, sino compartir esa amenaza de la contraquerella, que era lo que me molestaba en aquellos momentos. Por entonces no tenía claro que otras cuatro organizaciones también se habían personado junto al partido político en la querella.

Si el Partido Popular iba a por esa gente que estaba intentando hacer algo para se supiera la verdad, yo quería que fueran también a por mí, tal era mi enfado y frustración.

Poco después se habilitaba la posibilidad de adherirse a la querella.  Firme y entré a formar parte del equipo de comunicación. Por entonces ya venía yo colaborando con el dispositivo ciudadano 15MpaRato, la primera vez en mi vida que tengo algo –remotamente- que ver con la justicia. No tengo la más remota idea de derecho y sé bastante poco de redes y comunicación. Lo que sí tengo muy claro es que ya está bien de corrupción y de impunidad. En la #QuerellaBárcenas Participo en una muy pequeña parte del dispositivo y es realmente emocionante ver como docenas de personas: abogados, voluntarios, técnicos, peritos, etc… se dejan la piel cada día por defender lo que es de todos. Es muy grande esto, amigos.

Este año en la #QuerellaBárcenas ha sido un año de aprendizaje. De leyes claro, en la querella y en la calle (¿Eh Cristina?). Y de mucho cariño. De reencontrar viejas amigas de los tiempos de Berlín y de hacer nuevos amigos; “de los de la plaza”. Pero sobre todo de experimentar nuevas (para mi) formas y modos de hacer las cosas. Este dispositivo jurídico es distinto al de 15MpaRato (que tiene imputada a la antigua cúpula de Bankia) y al de AFEM (que paró la privatización de la sanidad madrileña) pero comparte con ellos la vocación de ser un proceso abierto a la participación, documentado y transparente, cosas que me interesan y que creo que son importantes. Sin olvidar –además- que compartimos el estar ‘del lado del bien’, pero bueno, para eso, o por lo menos para la verdad judicial, tenemos a los señores Jueces, que ya decidirán en tiempo y forma.

Esta querella es también un símbolo, un mensaje, algo como: “Señores, se acabó. Hasta aquí hemos llegado. A partir de ahora vamos a luchar. Vamos a superar nuestras diferencias, nos vamos a juntar y vamos a por los corruptos. Cuidado con nosotros.”

Y en ello andamos. Y me hace feliz, la verdad. Que no es poco.

___________________________________________________________________

Puedes informarte de la #QuerellaBárcenas en nuestra web. También estamos en las redes, twitter y Facebook. Esta querella es cosa de todos, así que cada pocos meses convocamos asambleas abiertas donde se puede participar. También intentamos participar regularmente en charlas y actos donde abogados y otros miembros de la Querella informan del estado de las cosas. Aquí, una de las últimas. En cualquier momento puedes contactar con el equipo de comunicación de la Querella a traves de este formulario. Gracias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha