eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mujeres desnudas y combas rosas en un juego de mesa infantil

Una de las cartas del juego No Panic

La categoría de "mujeres célebres" ilustrada con una mujer desnuda y distinción entre actividades destinadas "a chicas" y otras "a chicos". Son dos pruebas sexistas presentes en la edición de 2004 de 'No Panic'!, un juego que se define como "familiar" y se dirige a niñas y niños de más de ocho años.

El juego de mesa, de la empresa Goliath, consiste en decir un cierto número de palabras en un tiempo determinado dentro de las categorías que marcan las cartas. En ellas se puede ver que dentro de la categoría de juegos de niñas se encuentra la comba, dibujada sobre un fondo rosa, y como ejemplo de juegos de niños el fútbol americano. 

Además, han decidido ilustrar su categoría de "mujeres célebres" con una mujer desnuda -Eva mordiendo la manzana-, algo que no ocurre en el caso masculino, ni en el caso de los detectives célebres (ilustrados con un gorro y una pipa), ni en el de los deportistas célebres, en cuya carta aparece un atleta olímpico.

Seguir leyendo »

Un doctor aprovechado tras un aborto: antes de irte "dame un beso"

43 Comentarios

Un hospital.

Hace un mes en una visita rutinaria al ginecólogo me dieron dos noticias: que a pesar de mis 41 años y síndrome de ovario poliquístico estaba embarazada y que tenía un bulto en el pecho que ha resultado ser un cáncer incipiente.

Debido a ésta última noticia, donde un embarazo frena mis opciones de tratamiento, y a mis circunstancias personales mi pareja y yo decidimos interrumpir el embarazo. Planificación familiar nos derivó a una clínica privada en otra comunidad puesto que en la mía los médicos objetan problemas morales para realizar la intervención de modo público. No entraré en que esos mismos médicos dejan de lado esa objeción cuando te los encuentras haciendo abortos en las clínicas privadas.

Así pues nos dispusimos a ir a la clínica y tras varias anécdotas poco agraciadas me despierto en la camilla tras la sedación. En ese momento un médico que no me ha tratado antes me pide que le acompañe a su despacho para darme antibióticos y recomendaciones tras la interrupción.

Entro en su despacho y tras unos minutos contándome el tratamiento que debo llevar me dice que "a ver cómo arreglamos esto, lo mismo tendrías que sacarte novia en vez de novio". Me lo tomo a broma porque me parece irreal ese tipo de comentarios, pero después de hacer algunos más sobre la abstinencia necesaria, si "soy capaz de estar sin sexo quince días y no perseguir al novio", le comento que no habrá problema pues un efecto secundario de unos anticonceptivos me quitaron la libido y aún no he sido capaz de recuperarla. Entonces añade que "lo mismo tienes que plantearte engañar a tu novio". Alucinada por el asunto le respondo que no estoy por la labor.

Al finalizar la consulta surrealista me adelanta para abrir la puerta de su despacho, pero antes me dice que aún falta una cosa por hacer antes de irme. Un poco descolocada le digo que si abre la puerta y dice que no mientras se da toquecitos con el dedo en la mejilla, que le diera un beso. Reconozco que estaba tan alucinada con la situación que no sabía si darle dos besos o dos tortas pero apelando a mi deseo de salir cuanto antes de allí le besé en la mejilla. Antes de abrir la puerta me repite: "Piénsate lo de ponerle los cuernos a tu novio".

Como soy una mujer con mucho sentido del humor traté de tomar la experiencia como algo surrealista, pero tras contárselo a mi novio me hizo ver que además de un comportamiento poco profesional, no podíamos olvidar que, aunque nuestro caso interrumpir un embarazo no era traumático, qué pasaba con todas esas mujeres y chicas que abortan y la culpa, la pena o el trauma las deja indefensas frente a este tipo de especímenes.

Dudo mucho que a un hombre que vaya a la clínica, para cualquier intervención, al salir por la puerta le digan que dos besitos, o que le recomienden ser infieles a sus parejas o ese trato paternalista dado en todo momento.

Por supuesto pondré una queja al servicio que corresponda por todas esas mujeres que no tienen por qué soportar este trato por un médico en un momento tan delicado.

María

Sí tú también quieres compartir tu experiencia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta @Micromachismos en Twitter.

Seguir leyendo »

Las bromas que me hicieron dudar de mi capacidad como abogada: "Dame dos besos que me quedas muy bien"

Una mujer en una oficina.

Cuando con 25 años conseguí mi primer puesto como pasante en un despacho de abogados, oía constantemente comentarios que me incomodaban: "Pues yo también quiero una pasante de 1.80", le comentaba un abogado a mi mentor. "Así da gusto venir a trabajar, ¿no? Ya me gustaría a mí", le decía un cliente, entre risas.

Uno hacía una broma por aquí, otro hacía otra broma por allá, y a mí se me acumularon las bromas y me hicieron dudar de mi validez como profesional, llegando a creer que sólo estaba ahí porque era atractiva. Entonces, mi mentor me dijo: "Tienes que hacerte respetar y dirigirte a mí como 'compañero'. Los dos somos abogados, somos iguales. Que no te intimiden".

Ya como abogada junior, en otro despacho, terminábamos una reunión con un perito economista. A pesar de mi juventud (yo tenía 27 años), fue todo bien: En mi despacho se me valora y mi opinión cuenta. Pero, al despedirnos, quise imitar a mi compañero dándole también la mano al perito. Él la agarró fuertemente, me acercó a él y me dijo "dame dos besos, que eres muy alta y me quedas muy bien". Ante la indiferencia de mi compañero, por no montar un escándalo, cumplí. Me pasé el resto de la tarde criticando aquel gesto, pero todos mis compañeros lo normalizaron: "No tiene importancia. No es para tanto". Yo exageraba.

Tiempo más tarde, reunida en una entidad bancaria para renegociar la deuda de un cliente, el gestor de morosos comentó con claro tono despectivo, para desautorizarme: "Es que viene esta chica aquí, diciendo esto y lo otro (…)". Yo me armé de valor. –¡Oiga!–interrumpí– haga el favor de referirse a mí como letrada–. Él protestó por mis "exigencias", pero el resto de la reunión las respetó. Preocupada porque mi reacción pudiera haber sido inapropiada, se lo conté al abogado director de mi despacho. –¡Ese tío es un imbécil! Hiciste muy bien en darle el toque–. Él también me empoderó para decir "basta".

Esos comentarios, que pueden parecer inofensivos, son sólo algunos ejemplos. Escuchar uno te hace sentir incómoda, pero escuchar muchos te hace dudar de tu capacidad. Eso sí, no nos equivoquemos, los hombres no son el problema. El problema es que estas actitudes se normalicen y que a las mujeres se nos obligue a soportarlas. Debemos visibilizar y alzar la voz. Debemos decir basta.

Raquel Duque

Si tú también quieres compartir tu historia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta @Micromachismos en Twitter. 

Seguir leyendo »

"Soy hombre y en las reuniones se dirigen a mí y no a mis compañeras con más experiencia"

77 Comentarios

Tengo 28 años, soy hombre y trabajo en una multinacional. En mi empresa hay bastante paridad laboral en cuánto a números, pero los puestos de responsabilidad lo ocupan los hombres mayoritariamente. También los sueldos son igual de dispares y de hecho puedo decir que se "revisan" con asiduidad si de un hombre se trata.

En mi departamento, cuando viene algún proveedor o comercial nuevo, dos compañeras y yo que llevamos los mismos temas atendemos estas visitas juntos. El problema es que siempre intentan venderme o convencerme a mí, incluso delante de una de mis compañeras que tiene más experiencia que yo. Pero es indiferente, el 90% de miradas y gestos son hacía mí e incluso contactan sólo conmigo a pesar de insistir en que sean a ellas a quien se dirijan también.

O cómo te invitan a un café al terminar o se despiden de ti el último con más interés. O cómo se acuerdan de tu nombre y no de el de ellas. Tengo siempre la sensación de que los que vienen a ofrecernos servicios, hombres en su mayoría, no creen que una mujer pueda tomar decisiones de responsabilidad y apartan a las mujeres como si de oyentes se tratase.

Si cualquiera de estas compañeras hace una pregunta, duda o comentario, al responder, lo lógico es centrar tu respuesta en ella que es la que lanza la cuestión, por educación y que leches, ¡por lógica! Pues adivinad. Durante estas visitas intento implicar a mis compañeras y si el interlocutor no las hace partícipes, intento referirme directamente a ellas, preguntando su opinión y forzar su espacio propio en la conversación. A veces he llegado a bajar mi atención o quitar la mirada para tomar apuntes y noto como frena la conversación. Me produce mucha incomodidad. Porque incluso cuando el interlocutor hace preguntas para adecuar su venta me las hace a mí, como si sólo yo pudiera resolvérselas. 

En cambio, he detectado que esto no sucede cuando hay más hombres en la misma reunión, entonces se reparte la atención de la misma forma pero siempre excluyendo a las mujeres presentes. Esto pasa a diario en mi oficina. Ojalá llegue el día en que una mujer y un hombre puedan aspirar a un trabajo, a una responsabilidad y a un sueldo por valía propia y esfuerzo. No por su condición. Y que todos y todas respetemos en una reunión a todos los partícipes de la misma.

Fernando

Si tú también quieres compartir tu experiencia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta @Micromachismos en Twitter.

Seguir leyendo »

El fútbol es para expertos, no para mujeres

Un partido de fútbol.

Desde pequeña, el fútbol ha sido uno de mis hobbies. En el patio era la primera que salía corriendo a por el balón con el resto de mis compañeros. Con ellos siempre me sentí una más, a pesar de que no siempre me apeteciera jugar.

Con los años, me di cuenta de que lo mío no era practicar fútbol, pero sí contarlo. Disfrutaba muchísimo viendo cualquier partido con mi abuelo o con mi padre. Ellos siempre me han motivado. De hecho, cuando elegí estudiar periodismo, tenía muy claro que lo enfocaría a los deportes, aunque hoy (ya graduada) esté más abierta a otras temáticas. De ahí que me encante leer sobre deportes y acuda al quiosco de vez en cuando. Una práctica aparentemente normal. O eso creía yo.

Mi revista deportiva favorita dedicó un número al periodismo deportivo, por lo que en cuanto leí que estaba a la venta, corrí para comprarla. Acudí al quiosco donde siempre voy en Zaragoza. Nada más llegar, la vi ahí colgada y sonreí de oreja a oreja. Cogí la revista y me acerqué para pagar. "Cinco, ¿verdad?" Él se levantó de su silla y me miró de arriba abajo sin contestar a mi pregunta. "¿La quieres para regalo?", me preguntó. Me quedé un poco sorprendida porque nunca he visto a ningún quiosquero envolver para regalo nada, más bien darte una bolsita blanca como mucho para no cargar con todo en la mano. Le dije que no, que era para mí. Con una cara de desprecio que no se me olvidará jamás pronunció lo siguiente: "Esto no es un periódico deportivo cualquiera, eh. Esto es fútbol para expertos". 

No sé por qué, quizás porque no me esperaba que algo tan cotidiano como comprar una revista necesitara de tantas explicaciones, me sentí tentada a responderle: "Precisamente porque no es un periódico deportivo más, por eso la compro". 

Belén

Si tú también quieres compartir tu experiencia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta @Micromachismos en Twitter.

Seguir leyendo »

Ellas son "novias de", ellos actores

El diario As ha publicado en su página web un artículo que recoge la coincidencia de cuatro actores y actrices en una clase de inglés: Carles Francino Jr, Fran Perea, Sara Sálamo y Adriana Pozueco. El subtítulo, sin embargo, nombra a las actrices como "novias de jugadores del Real Madrid", mientras que ellos son "actores".

Ya lo vivimos en las Olimpiada o con nuestras políticas...
Volvemos a los titulares machistas donde mis compañeros sí que son tildados por su oficio, mientras yo, mujer, he pasado a dejar de ser una persona en mí misma, incluso quedando huérfana de profesión. pic.twitter.com/bSLgT5P6N5

La propia actriz Sara Sálamo se ha quejado  en su cuenta de Twitter de este titular machista: "Yo,  mujer, he pasado a dejar de ser una persona en mí misma, incluso quedando huérfana de profesión".

Seguir leyendo »

Fiesta de fin de año en el cole: las niñas con vestido y los niños con pantalones

32 Comentarios

Circular distribuida entre las familias del colegio de Danganzo de Arriba.

El colegio público Ángel Berzal Fernández, en el municipio madrileño de Daganzo de Arriba, mandó a las familias una circular en la que indicaban cómo tenían que ir vestidos alumnos y alumnas para la "fiesta de fin de año". El centro estipuló que los niños llevaran "pantalón de vestir o vaquero y camisa con pajarita" y las niñas "vestido de fiesta o falda con blusa". 

Una de las madres del colegio puso en conocimiento de este blog las normas marcadas en la circular, que va firmada por los tutores de 1º,2º y 3º de Primaria. 

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid defiende que se trata de "recomendaciones" y que "la dirección no obliga a ningún alumno a llevar ninguna vestimenta, sino que ha realizado una serie de sugerencias tras las preguntas planteadas por los propios padres". " El centro escolar está totalmente concienciado de la importancia de la educación de los alumnos en materia de igualdad", añaden las mismas fuentes. El colegio, contactado por este medio, remite a la respuesta que dé la administración. 

Seguir leyendo »

Un médico en urgencias: "Este coñito está perfectamente"

90 Comentarios

Camillas de un servicio de urgencias

Hace ocho años yo tenía veinte. Estaba estudiando en la universidad, vivía en casa de mis padres y tenía una relación con un chico de mi misma edad. Llevábamos aproximadamente un año juntos. Teníamos sexo, al principio era algo deseado, un acto de cariño y complicidad, o así quiero yo entenderlo. Recuerdo que en un momento dado, de forma repentina, comencé a tener dolor cuando manteníamos relaciones sexuales, sobre todo con la penetración. Llegó una ocasión en la que, mientras teníamos sexo, el dolor se hizo tan insoportable que decidimos acudir directamente a ginecología de urgencias.

Mi compañero en aquel momento me acompañó al hospital pero a la hora de entrar en la consulta quise hacerlo sola. Pasé a la típica sala de admisión, donde dos enfermeras me preguntaban cuál era el motivo de mi consulta. Yo respondí, ellas redactaban. Terminado este trámite, entré en la consulta. En su mesa esperaba un médico, un ginecólogo con su bata puesta, que me hizo unas cuantas preguntas, parecidas a las de sus colegas enfermeras, y después me indicó la camilla para que me tumbara y él pudiera hacer la exploración.

Tengo el recuerdo de este momento nítido y borroso a la vez. Este hombre, el ginecólogo de urgencias, descendió debajo de la tela que cubría mis piernas y mi entrepierna, y acercó su cabeza y sus manos a mi vagina para empezar una exploración. Cuando volvió a sacar su cabeza fuera de la sábana, me miró. En ese instante me percaté de que no llevaba guantes de látex, y pensé en miles de cosas en esa milésima de segundo. ¿Se los habría quitado y yo no me había dado cuenta?, ¿no se los había puesto en ningún momento?, ¿estaba loca o me lo estaba imaginando? Lo siguiente que recuerdo fue su boca verbalizando las siguientes palabras: "Bueno, pues este coñito está perfectamente".

Me quedé congelada de miedo y asco en esa camilla, piernas abiertas, semidesnuda, delante de aquel desconocido sin guantes que me miraba con lascivia y sorna a partes iguales y en quien me había tocado confiar y creer que era un profesional que respetaría mi integridad y mi dolor, físico o somático.

Estupefacta le pregunté: "Perdona, ¿qué has dicho?". A lo que él respondió: "Nada, que está todo perfectamente". Le miré directamente a los ojos y le repliqué que no había dicho eso, que había dicho otra cosa, que yo no estaba loca y que le había escuchado con claridad. Él se encogió de hombros, media sonrisa se dibujaba en su rostro, y siguió con la situación médico-paciente como si nada hubiera pasado y todo hubiese sido producto de mi imaginación.

No recuerdo bien cómo se sucedieron los hechos justo después. Me vestí y salí de allí sin ninguna conclusión médica, con una sensación de confusión y repugnancia brutales. Compartí mi experiencia con mi compañero: a él también le pareció repugnante, pero creo que más que por mí y lo que pudiera sentir yo, por él mismo y por no haberme acompañado al interior de la consulta.

Todo esto me hizo sentirme muy sola, ingenua y frágil. Nunca hice nada con todo aquello, no se lo conté a mis padres, ni a nadie en el hospital ni nada parecido. Hoy me arrepiento de que esa joven de veinte años aquel día guardara silencio, pero intento no culparme y, además, ya no pienso callarme nunca más.

Marina

Si tú también quieres compartir tu historia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta @Micromachismos en Twitter.

Seguir leyendo »

"Qué voy a decirle a tu madre si su hija se dedica a hacer camas redondas con sus amigos"

100 Comentarios

Un hospital.

Debería ser normal ir al médico, a cualquier médico, sin que te cuestionen ni ejerzan juicios de moral contra ti. Ahora tengo 31 años y fobia a los/as ginecólogos/as. Cuando tenía 17 años y ya tenía relaciones sexuales fui al ginecólogo por primera vez animada por mi madre. Al comentario de "este hombre es muy majo, te tratará bien" me dijo que era su ginecólogo desde hace años y que tenían muy buena relación. La verdad es que entré sola a la consulta con una mezcla entre miedo y vergüenza que aún recuerdo. Tenía una infección de orina desde hace unos días y quería que me mirasen. 

Al principio fue una visita normal: nombre, edad, edad de la primera regla. Después pasó a examinarme y a preguntarme si tenía pareja, a lo que respondí que no. Me preguntó entonces si tenía relaciones sexuales y dije que sí. Se paró, me miró fijamente y me dijo: "Ahora qué voy a decirle yo a tu madre si su hija se dedica a hacer camas redondas con sus amigos". Añadió que cómo le iba a explicar que su hija tenía cistitis por acostarse con todo lo que se meneaba, que le tendría que mentir.

Un poco después entró mi madre y el ginecólogo, muy profesional, le dijo que seguramente me habría sentado en algún baño sucio y habría cogido la infección. Me quedé tan estupefacta que no me podía mover y sentí una profunda vergüenza por lo que ese hombre pensaba de mí. Tras la vergüenza me inundó la ira y me fui de la consulta diciéndole a mi madre que no volvería jamás a ese sitio. Unos meses después me diagnosticaron cistitis crónica por un problema en los riñones que nada tenía que ver con mi sexualidad. 

Emma

Si tú también quieres compartir tu historia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta @Micromachismos en Twitter.

Seguir leyendo »

La editorial que reduce a una prestigiosa escritora a la versión "femenina" de Murakami

"La Murakami femenina". Con grandes letras y sin más explicación, Kaori Ekuni, una de las escritoras más prestigiosas de Japón, ha sido reducida a la 'versión en mujer' de su compatriota, el eterno aspirante a Nobel de Literatura Haruki Murakami. Lo ha hecho la editorial Funambulista en la faja que acompaña los ejemplares en español, lanzados en noviembre de 2017, de su novela Luz brillante. Es la primera que ella publicó y por la que recibió en 1992 el  Premio Murasaki Shikibu.

No tengo palabras (ni signos) para esto. Es LA faja definitiva.
(vía @InigoSota) #fajasNO #hachaalafaja pic.twitter.com/croE1dpeTb

La propia editorial describe en su web a la escritora como "una de las más conocidas y de mayor prestigio en Japón". Recuerdan que Ekuni, nacida en 1964, lleva publicando poemas y novelas desde 1987. Aunque esta que realizada Funambulista es la primera traducción de sus novelas a nuestro idioma, en su país ha ganado numerosos premios, como el Kawabata por  El perro y la armónica (2012) y el  Tanizaki por  Salamanquesas, ranas y mariposas (2015), y ha sido adaptada al cine. Su última novela publicada hasta la fecha es  Eterno atardecer de verano, de este año.

Seguir leyendo »