eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Un parado mantiene una huelga de hambre de dos semanas como protesta ante una comisión bancaria

Un vecino de Potes ha estado catorce días sin comer para exigir el reintegro de una comisión de 24 euros del Banco Santander que califica de "gran estafa"

"Con 24 euros, yo tengo para comer una semana. No para comer carne o pescado, pero sí para subsistir, para llenar el estómago", asegura

- PUBLICIDAD -

Manuel Fernández Andújar nació en el municipio cordobés de Palma del Río hace 59 años. Sus padres emigraron pronto a Cataluña, donde pasó su infancia, pero su vida ha dado muchas vueltas desde entonces. Un amor ahora frustrado le trajo hace 17 años hasta la comarca en Liébana, a los pies de los Picos de Europa, donde la crisis del ladrillo ha acabado con sus negocios en el mundo de la construcción y donde ahora sobrevive con el subsidio de 426 euros al mes que se concede a los parados de larga duración que carecen de otros ingresos.

Su historia se parece a la de muchos damnificados por la crisis económica: paro, precariedad y un futuro incierto. Sin embargo, el caso de Manuel se escapa de la norma por la forma de afrontar lo que considera "una injusticia". Y es que durante dos semanas ha estado sin probar bocado, llevando a cabo una huelga de hambre que inició como protesta ante una comisión bancaria que tacha de "gran estafa".

"No tengo más ingresos económicos que los 426 euros y para poder recibirlos me obligan a tener una cuenta corriente en un banco. Cuando cobré este último mes, me encontré con una comisión de 24 euros. He pedido que me justifiquen ese gasto y me explican que eso es parte de su política, que está en la letra pequeña de mi contrato. En ese mismo momento les anuncié que iba a iniciar una protesta para dar a conocer el caso".

Por ese motivo, desde el pasado 17 de junio y hasta este pasado fin de semana, día tras día, ha hecho guardia en la oficina del Banco Santander en el municipio de Potes, rodeado de carteles y con el apoyo de un grupo de vecinos que le han prestado su ayuda. "Quiero reclamar mis derechos y protestar ante lo que considero una estafa a nivel nacional. No tengo nada y me quitan lo poco que tengo", explica a través del teléfono.

Manuel Fernández Andújar durante su protesta ante el Banco Santander.

Manuel Fernández durante su protesta ante el Banco Santander.

"Es sencillo de entender. Si a mí me quitan 24 euros, qué no les quitarán a los miles de parados o a los ciudadanos que perciben ayudas sociales. He decidido que no, que basta, que es un robo. Es un dinero público y considero que no es justo lo que se está haciendo", insiste.

Su huelga de hambre era indefinida, a la espera de que el Banco Santander se comprometiera a eliminar este tipo de comisiones a personas en situación de pobreza o exclusión, pero este fin de semana ha tenido que paralizar su protesta ante el riesgo evidente para su salud, que comenzaba a resentirse. "Me he sentido un poco solo, me ha faltado el impulso que necesitaba para llevarla mi reivindicación hasta el final", reconoce. Finalmente, los consejos de sus amigos lo han hecho recapacitar.

Oferta fallida

El concepto por el que se cobró esa comisión que puso en huelga de hambre a Manuel es el de 'liquidación': "¿Liquidación de qué? ¡Si yo no hago ninguna gestión en el banco! ¡Si solo tengo una cuenta corriente porque no me queda más remedio! Tengo que pagar la luz y tengo que cobrar el subsidio. Con 24 euros, yo tengo para comer una semana. No para comer carne o pescado, pero sí para subsistir, para llenar el estómago".

Según cuenta, el primer día, a la hora y media de iniciar la protesta, el director del banco le llamó y le pidió que pasara a su despacho. "Le dije que no, que lo que tuviera que decirme me lo dijera allí mismo, en la calle. Me aseguró que me reintegrarían el dinero retenido y que, si yo quería, podía irme del banco. Le dije que no se molestase en hacerme más ofertas, porque yo no estaba allí por mí. Considero que esto es un robo y mi intención era decir basta", reitera.

Su jornada habitual ha transcurrido durante las últimas semanas en la puerta del banco, donde se ha mantenido desde las ocho de la mañana y hasta el cierre de la oficina, alrededor de las tres de la tarde. Asegura que lo ha llevado bien, aunque se ha resentido anímicamente después de fracasar en su intento de lucha contra la entidad financiera. "Por suerte o por desgracia, esta no es la primera batalla a la que me ha tocado enfrentarme. No pararé hasta que encuentren una solución justa", reivindica. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha