eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

La campaña de arranque de algas comienza mañana en Cantabria

Hasta la fecha hay tres barcos autorizados y se han abierto dos zonas nuevas

- PUBLICIDAD -

Este lunes, 11 de julio, comenzará en Cantabria la campaña de arranque de algas para 2016, en once campos (tres en San Vicente de la Barquera, dos en Comillas, tres en la costa próxima a Santander y otros tres en Santoña) autorizados por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno.

Este año, como novedad, la campaña comienza diez días más tarde que en 2015 con el objetivo de permitir un mayor desarrollo de los campos de algas y, con ello, aumentar el rendimiento, así como disminuir la presión sobre este ecosistema que en muchas ocasiones se convierte en refugio para la puesta e incubación de huevas de los animales marinos.

La Consejería informa que este año, además, se han incluido una serie de medidas de seguridad para garantizar el buen desarrollo de la campaña, dada la "peligrosidad" asociada a este tipo de actividades subacuáticas.

Entre ellas destaca la incorporación a las embarcaciones participantes el sistema de posicionamiento AIS (Automatic Identification System), para tener su localización en cada momento y garantizar que se respetan los 100 metros de distancia de seguridad que deberán mantenerse entre los barcos.

El objetivo es evitar una "excesiva" presión sobre un mismo campo y, a la vez, disminuir la probabilidad de que se produzcan accidentes en relación con la inmersión de los buzos.

Por el momento, hay tres barcos autorizados para iniciar la campaña, habiéndose recibido un total de 13 solicitudes para participar este añom, indica el departamento que dirige Jesús Oria.

La autorización de los barcos depende de que cumplan con las exigencias impuestas por la Orden MED/30/2016, de 4 de mayo, por la que se regula la explotación de algas del género Gelidium (conocida vulgarmente como caloca), así como con las impuestas por la normativa básica de buceo profesional y la resolución del Consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación de 29 de junio de 2016 por la que se establecen las condiciones de la campaña de arranque de Gelidium en el litoral de Cantabria.

Con el fin de "atenuar lo máximo posible" la presión sobre los campos caloca, y dar así respuesta a la solicitud del colectivo de recogida de algas de arribazón, que en 2015 ascendió a 70 licencias, este año se han estudiado todos los campos existentes en el litoral de Cantabria, logrando abrirse dos zonas más que en la campaña anterior.

Desde la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación se va a llevar a cabo un seguimiento "exhaustivo" de cada uno de ellos, "controlando diariamente" las toneladas de algas que se descargan en cada puerto, para garantizar que "no se supera el cupo establecido para cada uno de ellos".

ESTUDIOS TÉCNICOS PARA PERMITIR LA EXPLOTACIÓN

La explotación de la caloca por el sistema de arranque y la definición de las 2.613 toneladas como recurso para este año se basa en los resultados de los estudios científicos realizados por el Instituto de Hidráulica Ambiental (IH) para la definición de los stocks disponibles.

Como cada año desde que en 2012 se comenzó este sistema de explotación de las algas en Cantabria, la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación ha tenido que esperar a disponer de los resultados de los estudios realizados por el IH para evaluar la situación de recurso y sus posibilidades de explotación.

"Estos estudios son necesarios para establecer los campos que pueden ser explotados, ya que deben haberse recuperado de la campaña anterior, así como fijar las cantidades que se pueden extraer en cada uno de ellos", explica el departamento.

El fin último es garantizar la conservación de los campos de Gelidium en el litoral de Cantabria, y sus posibilidades de explotación tanto por el sistema de arranque como mediante la recogida del arribazón que llegue a la costa durante el otoño.

INFORMES

Así, para cada campaña el Instituto de Hidráulica Ambiental ha venido elaborando dos informes anuales, uno inicial en el que se valora el estado del recurso y diversas variables como la profundidad, cobertura de Gelidium, cobertura de epífitos, porte de los frondes de Gelidium y/o descripción de la zona, en el que se establecen los campos aptos para la explotación y los cupos que se pueden extraer de cada campo.

Y un segundo informe con el que se realiza el seguimiento de la campaña, que se realiza al finalizar ésta y con el que se comprueba el estado de los campos tras su explotación.

Hasta la fecha, los resultados de las campañas realizadas han sido "muy positivos", tanto en materia de productividad como en relación con los impactos producidos sobre los campos de algas, ya que en "todos" los casos se ha constatado que "han recuperado sus estructuras año tras año". Ello se debe al seguimiento realizado y a la aplicación de unos cupos de extracción "muy conservativos", que en ningún caso han superado el 15% de las algas disponibles en cada campo.

Desde 2012 se han autorizado cuatro campañas con una participación desigual de embarcaciones, oscilando su número entre 2 y 6. En la pasada campaña, la del verano de 2015, se sacaron un total de 916,9 toneladas de las 1.770 que se había fijado como cupo, repartidas entre los cinco barcos que trabajaron en la costa.

Finalmente, respecto a la interacción de esta actividad con otras dirigidas a la explotación del recurso, como es el caso de la recogida de las algas que en otoño e invierno llegan en forma de arribazón a las costas, desde la Consejería se está trabajando en aras de "compatibilizarlas".

Para ello vigila que "no se rebase el 15% de las posibilidades de la explotación en verano", para que esté disponible el 85% restante como reservorio del ecosistema que representa y pueda llegar a las costas tras su desprendimiento de forma natural con los temporales invernales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha