eldiario.es

Menú

Maroto propone que las mujeres con burka se identifiquen para subir al autobús

El alcalde de Vitoria apuesta por cambiar la normativa del transporte público y defiende al conductor que impidió a una mujer con velo completo subir a un autobús.

Maroto pide al Gobierno vasco que incremente en 50 euros la RGI a los pensionistas para pagar la luz.

Insiste en el "fraude" en las ayudas, que supone un 1,6% del presupuesto de estas prestaciones

- PUBLICIDAD -
Maroto (PP) propone aumentar la RGI a los pensionistas para ayudarles a pagar la luz

El alcalde de Vitoria, Javier Maroto (PP), quiere cambiar la normativa del transporte público para obligar a identificarse a las mujeres que accedan a los autobuses con el rostro cubierto. La polémica surgió la semana pasada cuando un conductor de TUVISA impidió a una mujer con velo completo subir al vehículo, por lo que se le abrió un expediente informativo.

Maroto ha afirmado que hay que esperar a que se cierre dicho expediente, pero considera que el cambio de la normativa "es una cuestión de sentido común y hay que estudiarlo". En este sentido, ha añadido que "cuando uno accede a un autobús, lo normal es que se reconozca al usuario por razones de seguridad y de identificacion. Lo que es normal en Europa, ¿por qué no aquí?"

Aumento de la RGI de los pensionistas

Por otro lado Maroto, ha propuesto que el Gobierno vasco incremente en 50 euros el complemento que, a través de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), perciben en Euskadi los pensionistas con ingresos más bajos, ya que esta medida les ayudaría a poder pagar la factura del suministro eléctrico.

El regidor ha anunciado que presentará esta propuesta a través de una proposición no de ley en el Parlamento vasco, en el que ocupa uno de los escaños del PP.

El alcalde de la capital alavesa ha insistido en el "fraude" existente en las ayudas sociales, un problema que supone algo menos de un 1,6% del presupuesto de la RGI y de la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV), según datos del Gobierno vasco.

Javier Maroto ha asegurado que, si se evitara "el fraude y el abuso" en estas prestaciones, podría financiarse la propuesta de incremento de los complementos de pensiones que plantea, cuyo coste ha cifrado en 10,2 millones de euros.

El Gobierno vasco, a través de la RGI, complementa las pensiones que abona el Gobierno central. De esa forma, los pensionistas a los que el Ejecutivo central abona menos de 700,15 euros al mes, ven complementados sus ingresos hasta alcanzar dicha suma. En el caso de las familias de dos miembros, esta cifra es de 875,19 euros, y en el de las familias de tres o más miembros, de 945,20 euros.

"Voluntad política"

Maroto ha dicho que esta medida puede ponerse en marcha de manera "el próximo mes", mediante la modificación del decreto actualmente vigente. "Es solo cuestión de voluntad política", ha asegurado. Según ha explicado, el aumento de este complemento ayudaría a muchas personas a poder pagar el recibo del suministro eléctrico.

El alcalde ha asegurado que esta propuesta es independiente de la modificación de la normativa sobre la RGI que ha impulsado, en la que se plantea retirar estas ayuda a todas las personas en situación administrativa irregular, así como a quienes no lleven diez años empadronados en Euskadi o a quienes no hayan cotizado nunca a la seguridad social, entre otros colectivos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha