eldiario.es

Menú

Un ex juez y el socio de otro ex magistrado lograron concursos a dedo

El anterior juez de lo mercantil de Bilbao, Edorta Etxarandio, tiene como socio a Rafael Bilbao, quien fue designado de forma directa para dos concursos. Además, este ex magistrado nombró como administradora de dos casos a una directiva de un bufete por el que fichó meses después.

El ex juez Ricardo Lázaro se lleva dos concursos a dedo pese a su escasa experiencia en asuntos mercantiles.

- PUBLICIDAD -
Jueces vascos en un acto oficial./EDN

Jueces vascos en un acto oficial./EDN

Un ex juez sin experiencia mercantil y un socio del anterior magistrado de lo mercantil de Bilbao aparecen entre los que se han llevado a dedo concursos de empresas en riesgo de quiebra.  Como ha informado eldiarionorte.es, dos de los cinco juzgados de lo mercantil que tramitan los concursos  en Euskadi han adjudicado de forma directa al menos un tercio, según se refleja en un listado facilitado por el Tribunal Superior vasco. La ley de concursos limita este tipo de elección a casos excepcionales, ya que se debe realizar por un sistema de listas. Además, jueces de lo mercantil de Euskadi han elegido a dedo a administradores concursales que luego les han pagado la asistencia a congresos que han organizado dichos administradores.

En los listados de adjudicaciones facilitados por el Superior, aparece la designación de dos concursos a dedo a Rafael Bilbao Sandoval, socio en la empresa Edorta Josu Herrera Rafael Bilbao Sandoval SC, dedicada a actividades jurídicas y con sede en Bilbao. El otro socio es el anterior juez de lo mercantil Edorta Etxerandio (cambió de orden su apellido), quien ocupó el juzgado número 2 hasta 2008 para fichar por un renombrado despacho de abogados.

Etxarandio fue censurado a finales de 2010 en el concurso de Viajes Marsan por esta empresa, donde era administrador concursal, por designar como auxiliar en el concurso a Antonia Magdaleno, una de las directivas del despacho Broseta. Esa relación profesional en el mismo despacho impedía, según establece la Ley concursal, dicho nombramiento. Cuando Etxarandio era juez de lo mercantil, designó en 2008 a Magdaleno administradora del caso de Construcciones Loizate y tres meses después, también formó parte del concurso de la constructora Urazca (una de las primeras quiebras importantes en Euskadi) por designación del entonces juez Edorta Etxarandio. A finales de ese año, fichó por el despacho de abogados de Antonia Magdaleno. Esta abogada es además una de las que se llevó concursos de jueces a los que invitó luego a congresos patrocinados por su bufete.

Otro de los beneficiarios de concursos es el ex juez Ricardo Lázaro, quien fue magistrado de lo contencioso-administrativo en Bilbao durante cerca de tres años. Pese a su escasa experiencia en asuntos mercantiles, según han corroborado fuentes judiciales, se llevó dos casos mediante designación directa.

La gestión de los concursos es un buen negocio: junto a una cantidad fija estipulada en la ley, se puede obtener un 50% de retribución adicional si así lo estima el juez y el adjudicatario también se lleva el 1% de los bienes que se recuperen de la  quiebra de la empresa. En Euskadi, las minutas pueden alcanzar los 100.000 euros en empresas con un patrimonio importante. En España, en el proceso de Martinsa Fadesa, el más grande de los últimos años, la retribución ha llegado a los cuatro millones de euros para los administradores concursales. El administrador concursal tiene un gran poder, ya que decide sobre cuestiones tan importantes, como las ventas y compras de la empresa en quiebra, la situación de los trabajadores o la responsabilidad de los hasta entonces gestores de la empresa. La designación directa ha suscitado críticas entre la judicatura vasca, debido a que, además, en años anteriores se utilizaba sistemáticamente el sistema del turno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha