eldiario.es

Menú

La justicia anula la norma que prohíbe abrir templos en edificios de viviendas

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha anulado por un defecto de forma, al no garantizar la participación ciudadana en su elaboración, la norma del Ayuntamiento de Bilbao.

- PUBLICIDAD -

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha anulado por un defecto de forma la norma del Ayuntamiento de Bilbao que prohíbe instalar centros de culto en edificios de viviendas. Ese defecto de forma es que la norma, aprobada el 25 de septiembre del año pasado por el pleno del Ayuntamiento, no contó con la participación ciudadana en su elaboración. El PNV fue el único en votar a favor en ese pleno. EH Bildu y PSE votaron en contra y el PP se abstuvo.

En un primer momento, fue recurrida por el Consejo Evangélico del País Vasco y la Comisión Islámica de España. En julio, el Superior rechazó el recurso presentado por la Comunidad Islámica de España, con lo cual avaló la normativa del Ayuntamiento de Bilbao de prohibir la apertura de centros de culto en los bajos de los edificios de viviendas. En esa resolución concluía que la norma municipal no restringe la libertad religiosa y, de esta forma, amparaba la autonomía que tiene el Ayuntamiento de Bilbao en materia urbanística.

Sin embargo, ahora la misma sala del Superior ha anulado la norma al tener en cuenta el recurso de los evangélicos. El tribunal recuerda que la Ley de Suelo y Urbanismo recoge el derecho de los ciudadanos a paticipar en la normativa que modifique el Plan General de Ordenación Urbana. Algo que "no se ha cumplido en la modificación del plan general recurrida, por lo que estamos ante un defecto formal que tiene como consecuencia la estimación del recurso y la nulidad de la normativa, se apunta en la sentencia.

El equipo municipal del PNV elaboró su propuesta para impedir la ubicación de centros de culto en los bajos de edificios residenciales. Los seguidores de la religión islámica son los que peor se tomaron esta norma, ya que la entendieron como un ataque directo a su confesión y adviertieron en su momento de que la medida iba a provocar mayores tensiones sociales "al obstaculizar la convivencia normalizada de ciudadanos con diversas religiones".

Un estudio del Gobierno vasco reflejaba, en mayo de 2012, que la mayoría de los vascos apoyaban la regulación de los derechos de todos los credos religiosos. La tolerancia a los centros de culto iba en aumento, pero persistía el reccelo hacia las mezquitas: a un 23% les molestaría mucho o bastante un recinto islámico. A un 38% le parecía mal reservar suelo para equipamientos de uso religioso, de cualquier confesión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha