eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Prisión por lesiones terroristas para seis de los detenidos por la agresión a los guardias civiles de Alsasua

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela destaca el "hostigamiento" que supuestamente emplea el colectivo Ospa Mugimendua a la Guardia Civil

Según la magistrada, la prisión es necesaria por la gravedad de los delitos y el "riesgo de fuga"

- PUBLICIDAD -
Los ocho detenidos por la agresión de Alsasua comienzan a declarar esta tarde en la Audiencia Nacional

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decretado en la noche de este lunes el ingreso en prisión incondicional de seis de los ocho detenidos por la agresión a dos guardia civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua, por la comisión de un delito de lesiones terroristas del articulo 573 bis, han informado fuentes jurídicas.

Se trata en concreto de Jokin Unamuno, Aratz Urrizola, Julem Goicoechea, Jon Ander Cob, Iñaki Abab y Oihan Arnanz, que ingresarán en la cárcel en las próximas horas. La jueza detalla en su auto las rutinas de "hostigamiento" a los agentes del Instituto Armado que supuestamente impone el colectivo Ospa Mugimendua, al que pertenecen algunos de los detenidos, y que opera en el municipio navarro.

Lamela ha atendido la petición formulada por la Fiscalía que reclamaba que enviara a la cárcel a estas seis personas ante los indicios de su participación directa en la agresión. La magistrada ha tomado también declaración a otras dos de las personas que fueron identificadas como participantes en la paliza sufrida por el teniente y el sargento, y que se han presentado voluntariamente en las dependencias judiciales.

Prisión por "riesgo de fuga"

La medida cautelar se ha dictado para todos ellos teniendo en cuenta la gravedad de los delitos y la evaluación del riesgo de fuga que para la magistrada "resulta innegable". Se busca asegurar su presencia en el juicio oral y "el eventual cumplimiento de la pena que pueda resultar impuesta".

Considera que todos ellos "por sus recursos y medios", además de por el "apoyo evidente de sus familiares", tienen facilidad para salir al extranjero "y sustraerse así de la acción de la Justicia Española".

Con la prisión, la jueza pretende evitar que se oculten o destruyan pruebas de los delitos imputados "teniendo en cuenta que la investigación aún se encuentra en sus inicios", y también el riesgo de reiteración delictiva dada la integración de los investigados al colectivo Ospa Mugimendua.

En un segundo auto, dictado pasadas las once de la noche del lunes, la magistrada dejó en libertad con comparecencias dos días a la semana y prohibición de salida de territorio a las otras dos detenidas, Edurne Martínez y Ainara Urquijo.

Así señala la jueza que fue la agresión

Según el relato realizado por la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, el teniente y el sargento de la Guardia Civil se encontraban, de paisano y fuera de servicio, realizando unas consumiciones en el bar Koxka de Alsasua cuando, alrededor de las tres y cuarto de la madrugada Jokin entró en el bar acompañado de una menor y se dirigió al segundo para decirle que no tenía derecho a estar allí.

En este momento intervino el teniente, señala la jueza, diciéndole que les dejara en paz, pese a lo cual Jokin insistió en su actitud. Entre tanto se acercaron a los agentes entre veinte y veinticinco personas que les rodearon y comenzaron a amenazarles e insultarles con expresiones como "esto os pasa por venir aquí", "tenéis lo que os merecéis", "iros de aquí", "hijos de puta", "cabrones fuera de aquí", "perros", "putos pikoletos", "txakurras", "alde hemendik (que se vayan)" "utzi pakean" (dejadnos en paz), para a continuación "comenzar a golpearles".

Los agentes y sus parejas intentaron entonces abandonar el bar y ya en la calle se encontraron con otro grupo de entre quince y veinte personas que junto con los anteriores les continuaron insultando y golpeando hasta que llegaron los agentes de la policía foral. A éstos, los agresores les decían que por qué no se detenía también al sargento.

Añade la juez que los seis hombres para los que ha dictado prisión conocían la condición de guardias civiles de los agredidos "siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados". Como consecuencia de ello las víctimas resultaron lesionados, siendo el teniente el que sufrió un mayor daño al serle fracturado el tobillo derecho.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha