eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fernández de la Mora, un inmovilista de la dictadura que tuteló los primeros pasos políticos de Mariano Rajoy

El ministro franquista de Obras Públicas fue un personaje clave para la entrada de Mariano Rajoy en Alianza Popular 

En sus ensayos políticos coqueteó con las teorías supremacistas y asumía la desigualdad como algo inherente al ser humano

La hija de Fernández de la Mora ocultó patrimonio en dos cuentas suizas, según Los Papeles de la Castellana

- PUBLICIDAD -
Gonzalo Fernández de la Mora junto a Manuel Fraga en un acto electoral de Alianza Popular

Gonzalo Fernández de la Mora junto a Manuel Fraga en un acto electoral de Alianza Popular

Gonzalo Fernández de la Mora, fallecido en 2002, fue un dirigente clave en el tardofranquismo que ocupó la cartera de Obras Públicas a partir de 1970, bajo la presidencia de Luis Carrero Blanco y hasta 1974. Antes había desempeñado una exitosa carrera diplomática en la dictadura con distintas paradas en consulados tan codiciados como Fráncfort, Bonn y Atenas.

Criado en una familia muy conservadora -su padre fue coronel del cuerpo jurídico militar y su madre, de ascendientes monárquicos, era hija de un ministro de Isabel II- durante la Transición, Gonzalo Fernández de la Mora fundó Unión Nacional Española, que después se integró en Alianza Popular, lo que aupó al exministro del régimen a la vicepresidencia de AP. El periodismo de la época lo situó dentro del denominado grupo de "los siete magníficos de Alianza Popular" junto a otros fundadores del partido: Manuel Fraga  (cabeza visible de Reforma Democrática), Cruz Martínez Esteruelas (Unión del Pueblo Español), Federico Silva Muñoz (Acción Democrática Española), Laureano López Rodó (Acción Regional), Enrique Thomas de Carranza (ANEPA), y Licino de la  Laureano López Rodó (Acción Regional), Enrique Thomas de Carranza (ANEPA) y Licinio de la Fuente (Reforma Social).

Padre de cuatro hijos, Isabel, Gonzalo, Juan Luis y Sandra, una de ellas, Isabel, ha ocultado al menos desde 2003 más de 640.000 euros en Suiza, según la investigación de Los Papeles de la Castellana. La cuenta se abrió apenas un año después del fallecimiento de su padre. Su hijo Gonzalo Fernández de la Mora Varela es director de la revista "Razón española" que fundó su padre y que en 2013 cumplió 30 años.

Fernández de la Mora ocupó un escaño por Pontevedra tras las elecciones constituyentes y allí entabló relación con un joven registrador de la propiedad con el que estaba lejanamente emparentado llamado Mariano Rajoy Brey. La entrada del hoy presidente del Gobierno en Alianza Popular fue precisamente a través de Unión Nacional Española, partido en el que militó, convertido en discípulo de las teorías que Fernández de la Mora explicitó en su libro más famoso, El crepúsculo de las ideologías, un tratado ideológico que asumía la desigualdad como algo inherente al ser humano y calificaba a quienes proponían luchar contra ella como "envidiosos". El ensayo coqueteaba con las teorías supremacistas.  

Etiquetado como uno de los inmovilistas del Régimen, Fernández De la Mora abandonó esas siglas cuando Alianza Popular recomendó el voto a favor de la Constitución. Rajoy, entretanto, siguió su camino en la política gallega alineado con alguna de las tesis de su mentor, como la que le llevó a escribir un polémico artículo en el diario Faro de Vigo –ya como presidente de la Diputación de Pontevedra– que tituló "Igualdad y modelos de sociedad". En aquella tribuna Rajoy citaba el libro "magistral" de Fernández de la Mora para legitimar, él también, las desigualdades sociales y políticas y deslizar los beneficios que ofrece a la sociedad las diferencias basadas en la estirpe.

Gonzalo Fernández de la Mora, durante la sesión plenaria de las Cortes

Gonzalo Fernández de la Mora, durante la sesión plenaria de las Cortes

El exministro franquista siguió todavía unos años como cara del partido Derecha Democrática Española, que propugnaba reformar la Constitución, y escribió numerosos ensayos y artículos siempre defendiendo posiciones muy conservadoras.

En 2002, tras la muerte de Gonzalo Fernández de la Mora, ABC, periódico en el que colaboraba como editorialista, definió así su trayectoria como ministro de Obras Públicas del franquismo: "Dobló los créditos presupuestarios para carreteras y terminó el acondicionamiento de la red principal, elaboró la Ley General de Autopistas (adjudicando 1.500 kilómetros), redujo al mínimo el déficit de Renfe e inició la construcción de la gran estación ferroviaria madrileña de Chamartín, dobló la red del metro de Madrid y Barcelona y resolvió el abastecimiento de agua a Madrid". 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha