eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Aquino, tercer expresidente filipino imputado por corrupción

- PUBLICIDAD -
Aquino, tercer expresidente filipino imputado por corrupción

Aquino, tercer expresidente filipino imputado por corrupción

El expresidente filipino Benigno "Noynoy" Aquino se convirtió hoy en el tercer mandatario del país imputado por corrupción, debido a su controvertida gestión de una fallida operación antiterrorista en la que murieron 44 policías en 2015.

La Agencia Anticorrupción de Filipinas presentó cargos de corrupción y usurpación de autoridad contra Aquino, predecesor inmediato en la jefatura de Estado y rival político del actual presidente del país, Rodrigo Duterte.

El organismo acusó a Aquino -que gobernó entre 2010 y 2016- de haber autorizado que el exjefe de la Policía Nacional Alan Purisima liderara la citada operación antiterrorista en enero de 2015 contra un comando de Al Qaeda en la localidad de Mamansapano, en el sur de la conflictiva isla meridional de Mindanao.

Purísima se encontraba suspendido de su cargo desde 2014 por estar implicado en un caso de corrupción, lo que llevó a la defensora del pueblo, Conchita Morales-Carpio, a presentar una demanda contra Aquino por entender que al nombrar a Purisima actuó al margen de la ley.

La defensora del pueblo argumentó que "Purisima no habría sido colocado en tal posición (...) de no ser por la complicidad e influencia del presidente Aquino", según la resolución que hoy ha recibido el visto bueno de la Agencia Anticorrupción.

La controvertida operación culminó en la tragedia conocida como la "masacre de Mamasapano" cuando, pese a eliminar a dos militantes de Al Qaeda, las Fuerzas de Acción Especial de la Policía Nacional de Filipinas sufrieron 44 bajas en una emboscada de un grupo más numeroso de terroristas.

El fracaso del operativo causó la mayor crisis de los seis años de gobierno de Aquino al generar una fuerte indignación social en Filipinas y reducir a mínimos los niveles de aprobación del mandatario, además de producirse numerosos llamamientos a depurar responsabilidades.

La tragedia también contribuyó a estancar los esfuerzos de paz con los separatistas musulmanes en el sur de Filipinas.

La agencia anticorrupción consideró hoy que el expresidente Aquino "conspiró" con el entonces suspendido exjefe de la Policía Nacional "de forma intencionada", según el escrito, lo que incumpliría dos artículos del Código Penal de Filipinas relativos a la corrupción y la usurpación de autoridad.

Además, acusó al presidente de "dejarse persuadir, inducir o influenciar" para romper la cadena de mando entonces vigente.

El organismo estableció para el expresidente, sin embargo, una baja fianza de 40.000 pesos (685 euros, 792 dólares), de los que 30.000 pesos (514 euros, 594 dólares) corresponden al delito de soborno y el resto al de usurpación de identidad.

Aquino es el tercer jefe de Estado filipino en ser imputado por corrupción, tras Joseph Estrada (1998-2001) y Gloria Macapagal-Arroyo (2001-2010).

Aquino, miembro de una familia largamente vinculada a las altas esferas políticas del país, recibió hoy el respaldo de su fuerza política, el progresista Partido Liberal que lidera la minoritaria oposición a Duterte.

"Mantenemos que, tras consultar de forma exhaustiva con los funcionarios, Aquino solo hizo lo que consideró mejor", expresó el Partido Liberal en un comunicado en el que defendió la tesis de que el exmandatario actuó de buena fe.

La formación política progresista confió en que Aquino "limpiará su nombre y demostrará que es inocente de los cargos", ya que "no cometió acto criminal alguno" y solo trató de usar todos los recursos disponibles para garantizar el éxito de la operación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha