eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fotos muestran posibles restos de sangre y una huella en piso del pederasta

- PUBLICIDAD -
-Fotos muestran posibles restos de sangre y una huella en piso del pederasta

-Fotos muestran posibles restos de sangre y una huella en piso del pederasta

Varios policías que registraron el piso en el que el presunto pederasta de Ciudad Lineal (Madrid) abusó de algunas víctimas han analizado fotos en las que se ven en un colchón restos biológicos rojizos que podrían ser de sangre, y la huella de una zapatilla pequeña que podría corresponder a una víctima.

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid ha celebrado hoy la sesión número trece del juicio contra Antonio Ortiz, para quien el fiscal pide 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro menores.

Uno de los policías que ha declarado, jefe de grupo de la Unidad de Delitos Violentos e instructor del acta del registro, ha detallado cómo respetaron siempre el protocolo para estos registros, informaron de cada hallazgo a la secretaria judicial que esperaba en la puerta para no contaminar la escena, y se respetó la cadena de custodia.

Se trata de la respuesta policial al abogado del presunto pederasta, que basa su defensa en pedir la nulidad de las pruebas obtenidas en el piso del procesado al entender que se obtuvieron ilegalmente por no estar presente la secretaria judicial.

Pero tanto el jefe de grupo como su segundo han defendido la legalidad del proceso y han explicado cómo durante 14 horas fueron encontrando numerosos vestigios en el piso de la calle de Santa Virgilia, en el distrito de Hortaleza, con la ayuda de un aparato con una luz que detecta restos biológicos.

Nada más entrar encontraron una huella de una zapatilla pequeña, posiblemente de una víctima, así como varios posibles restos biológicos en las paredes.

En la funda de plástico que recubría el colchón de uno de los dormitorios hallaron restos de color rojizo que, según el sumario, serían de sangre.

Además, en una bolsa colgada tras una puerta encontraron diferentes objetos, entre ellos una piruleta.

Y tras revisar toda la casa, incluidas las cañerías, los investigadores hallaron restos biológicos en todas las estancias y cabellos en uno de los baños.

Durante la jornada también ha declarado una agente que acompañó en la reconstrucción de los hechos a la víctima denominada TP5, la niña de 7 años de origen dominicano agredida el 22 de agosto de 2014 tras ser raptada en un parque de la calle de Gomeznarro, en el distrito de Hortaleza, y encontrada en un descampado de la calle de Mequinenza, en San Blas.

Un día después de la agresión, la menor indicó a la Policía el camino que hizo con el agresor "de forma absolutamente segura" ya que conocía la zona porque fue raptada donde vivía su abuelo y pasaron por su propia casa, ha relatado la agente que la acompañó en el trayecto.

La menor contó que "el hombre malo" aprovechó que había ido a orinar entre dos coches para acercarse y decirle que iban a darle una sorpresa al abuelo, con el que ella estaba en el parque, y la llevó hasta un coche, pidiéndole que se escondiera.

Así llegaron a un descampado, pasaron por una valla rota y abusó de ella tras una caseta, tras lo que el hombre saco una botella de agua que le echó por el pecho y la espalda antes de abandonarla.

La niña se quedó llorando en el lugar hasta que un hombre se le acercó y le preguntó si estaba bien, pero como aún veía a su agresor no fue capaz de señalarle y únicamente contestó que sí.

Poco después se le acercó otro hombre que también le preguntó si estaba bien y en este caso fue capaz de contar lo ocurrido, ha relatado la agente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha