eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Raquel López (IU): "Estaremos en Ganemos en torno a un programa y a una defensa de la identidad política"

La precandidata a las primarias para la Alcaldía de Madrid asegura que su organización no admite "lecciones" sobre convergencia: "Me resultan complicadas de entender porque llevamos 30 años haciéndolo"

La concejala apuesta por una auditoría de la deuda de la capital, una remunicipalización de servicios y un cambio en el modelo productivo para "terminar con la economía del ladrillo"

Sobre el escándalo de las tarjetas black, asegura: "Puedo dar fe de que no lo sabíamos y de que ha caído como un terremoto en la organización"

- PUBLICIDAD -
Raquel López, concejala de IU y candidata a las primarias internas en Madrid. / Foto: IU

Raquel López, concejala de IU y candidata a las primarias internas en Madrid. / Foto: IU

Raquel López (Madrid, 1979), opta a las  primarias de IU de Madrid para ser la candidata al Ayuntamiento de la capital, donde es concejala desde 2007. La candidatura de López (compartida con José Antonio Moreno que opta a ser candidato para la Comunidad) ha logrado reunir los avales necesarios para ir a las primarias.

López atiende a eldiario.es tras participar en unas jornadas municipales organizadas por CC OO donde expone el proyecto de ciudad que defiende y el mismo día en el que la corriente Somos IU, en la que se enmarca, hacía público  un comunicado sobre la participación de algunos de sus compañeros, sin citarlos, en la iniciativa Ganemos Madrid por, en su opinión, aceptar  "la estrategia, metodología y fórmula electoral de las llamadas candidaturas ciudadanas" que, continúan, son de "imprecisa naturaleza política y abierta hostilidad hacia la militancia partidaria". López apoya la presencia de IU en Ganemos pero advierte de que no puede suponer la disolución de la coalición.

¿Qué modelo de ciudad quiere para Madrid?

Un modelo basado en el interés y la defensa de la clase trabajadora madrileña y en las mayorías sociales de la ciudad, es decir, los que van a ser trabajadores, los que lo son y los que ya no lo son porque son pensionistas. Todo lo que esté basado en el interés de esa clase trabajadora es lo que consideramos fundamental, y la política de Madrid tiene que circular en torno a eso.

¿Pero en qué se concreta?

Hay que impulsar otro modelo productivo e industrial y terminar con la economía del ladrillo.

¿Eso se puede hacer con la deuda que arrastra Madrid, con los contratos ya firmados y con las limitaciones presupuestarias?

Se puede construir si hay voluntad política. Y para eso hace falta la unidad de la izquierda, para que los vecinos entiendan que hay que cambiar las cosas y que hay que dar un golpe en la mesa.

¿Y los bancos aceptarán?

La deuda que heredamos del PP es brutal. Ha dejado el Ayuntamiento hipotecado por generaciones, en una situación que aboca a la miseria a los madrileños. Se han cargado los servicios públicos. No queda margen de maniobra. Pero si hay responsables políticos que dicen que hay que auditar la deuda para saber qué parte es ilegítima y le dice a los bancos que o reestructuramos o no se paga, igual cambian las cosas.

Imaginemos que se admite la reestructuración. ¿Qué pasa después?

Remunicipalización de los servicios públicos para sacar de la ecuación a las grandes constructoras, porque no son privilegios, sino derechos. Y eso lo garantiza un servicio público que además vele por la estabilidad de los trabajadores y se crea empleo. ¡Si es que sale más barato! Llevamos 25 años con un Gobierno que ha especulado y ha beneficiado los intereses de las grandes fortunas. Hay que revertir la situación para que los protagonistas sean la clase trabajadora y las mayorías sociales.

Habla de la unidad de la izquierda, pero ¿alrededor IU o de qué?

En torno a un programa basado en los intereses de las mayorías sociales y la clase trabajadora madrileña. IU tiene que hacer un esfuerzo por converger como llevamos haciendo mucho tiempo; en el Congreso se ve que no nos presentamos solos. Las lecciones de convergencia ahora me resultan complicadas de entender porque llevamos 30 años haciéndolo.

¿Puede ser alrededor de Ganemos?

Tiene que ser en torno a un programa que siga los pasos que decía antes y en torno a la defensa de una identidad política. IU no se va a diluir en ninguna otra formación, plataforma ni nada. Nosotros respetamos mucho a otros partidos, a las plataformas ciudadanas y a todo el mundo que se mueve en el círculo de la izquierda, porque nosotros no estamos en la mitad del tablero, y también exigimos respeto. Creemos que somos más necesarios que nunca.

En caso de ser designada candidata de IU, ¿el programa es la única línea roja que marca en el proceso de confluencia

Programa y defensa de la identidad de IU. Las siglas no se van a perder en ninguna formación, que le quede a todo el mundo meridianamente. Las decisiones no se toman en plataformas, sino en los órganos de dirección. Son los militantes de IU los que decidirán qué vamos a hacer, pero ya te digo que mayoritariamente el sentir de la militancia de IU en el Estado y en la federación de Madrid es defender nuestra identidad y nuestras siglas por encima de esto. Si se es generoso en torno al programa, ¿qué problema hay en ir juntos para echar al PP del Gobierno de Madrid? Los que pongan problemas quizá no quieren esa unidad, nosotros sí. Pero igual que nosotros no exigimos a otros partidos que se diluyan, nadie nos lo puede pedir a nosotros.

Da la sensación de que el programa que ofrecen los distintos precandidatos de IU es muy similar y que la diferencia está en el cómo se concurre a las elecciones. ¿Tienen muy claro el qué pero no el cómo?

De otras candidaturas deben hablar otros candidatos. Quizá nosotros nos significamos más en la defensa de la clase trabajadora, no en los de arriba o los de abajo. Ahora, todos vamos a defender la política de IU salga quien salga. Y lo que venimos hablando todos los candidatos es que el día 1 de diciembre estaremos todos juntos encaminados al mismo proyecto. Esto no nos divide: nos fortalece porque hemos abierto las puertas para que los vecinos de Madrid nos digan quién quiere que sean los representantes en el Ayuntamiento por parte de IU. O en Ganemos cuando vayamos, porque el acuerdo es que estemos ahí, en torno a un programa y a una defensa de la identidad política. Si otros no lo entienden así, tendrán que explicarlo porque es el sentimiento mayoritario de la militancia.

¿Por qué ha tardado tanto IU, no solo en Madrid, en establecer las primarias para elegir a los candidatos?

Lo que más preocupa a la gente es el paro, no si hay primarias en los partidos políticos. A partir de ahí, entendemos que la sociedad lo estaba pidiendo y pensamos en abrir la posibilidad a los vecinos. Pero creo que no va a participar todo el mundo, sino que al final lo harán las personas del entorno de IU.

¿Cuál es su opinión personal?

Yo era muy crítica con las primarias abiertas porque entiendo que cada organización debe decidir quiénes son sus mejores hombres y mujeres. Porque conocen el trabajo cotidiano y la política que llevamos cada uno. Las primarias tienen un problema cuando los medios de comunicación quieren participar en ellas; al final, el candidato que más sale en los medios es el más conocido aunque sea el menos reconocido en la organización. Y eso es injusto y se está produciendo ahora con una desigualdad completa de oportunidades. Unos salen en la tele y otros se les conoce por el trabajo en los círculos donde hemos trabajado siempre. A mí me interesa que me conozcan por mi trabajo.

Durante su intervención en el debate ha asegurado que en Madrid "mandan los que mandan porque les dejamos". ¿Qué ha pasado en Madrid para que la derecha haya gobernado durante 25 años sin que nadie le haya hecho sombra?

El PP ha hecho de Madrid un laboratorio de ensayos de privatizaciones y en IU ha creado una frustración política enorme ver que los madrileños seguían apoyando esa opción política. Hemos visto unos niveles de abstención muy alto y que esa gente no estaba politizada como para tomar la determinación de salir a la calle y votar por otra opción política. La política lo elige todo desde que te levantas, pero la gente tenía distancia con la política.

¿Y eso ha cambiado?

Ahora la gente quiere participar, justo cuando tienen la peor visión de los políticos de toda la historia. Y nos meten en el mismo saco a todos. Y eso es lo grave, por eso antes [durante su intervención en el acto] he intentado dignificar a la gente que se dedica a la política de manera transitoria. La mayoría de los políticos en los ayuntamientos no cobran y se están dejando la piel. Lo minoritario son los corruptos y hay que acabar con ellos con mecanismos de control.

¿Qué mecanismos se pueden adoptar para aumentar la participación de las personas en la política de Madrid?

Tendrían que participar en la elaboración del programa implicándose en lo concreto, no en las grandes líneas, porque son las propuestas concretas las que cambiarán la ciudad. Para cambiar este país, y la ciudad, hay que participar en las urnas votando las opciones que decidamos a la izquierda y sobre todo participando en las calles y en las luchas. Tiene que se complementario: la lucha en la calle y la rebelión en las urnas.

Los mecanismos de control han fallado en las instituciones. ¿Y en los partidos políticos?

En las instituciones no es que hayan fallado; es que no existen.

Iba a los partidos. ¿Cree que en IU de Madrid se ha actuado bien en el caso de Caja Madrid?

El papel de las cajas era fundamental y les ha salido la operación completa: se han cargado las cajas y ahora quedan los bancos. Las cajas tenían una función social y por eso estaban ahí los sindicatos y los partidos. ¿IU ha participado de la gestión de Caja Madrid? Sí. Pero nunca nos hubiéramos esperado que uno de los nuestros [en referencia a  José Antonio Moral Santín y el escándalo de las tarjetas black] hubiese tenido un comportamiento tan miserable que ha empañado todos los años de lucha que llevamos. Puedo dar fe de que no lo sabíamos y de que ha caído como un terremoto en la organización. En la militancia hay un malestar importantísimo y son ellos mismos, dentro de nuestros órganos y asambleas, los que piden responsabilidades.

¿Y se han depurado esas responsabilidades?

Hay  un responsable político que tenía que haber controlado que no pasara lo de las tarjetas, aunque la comisión de investigación nunca dijo que lo supiera. Sí hubo sospechas e intranquilidad sobre lo que pasaba con Moral Santín en Caja Madrid. Se habló en muchos órganos de dirección y de hecho yo fui una de las personas que votó en una Ejecutiva en contra del pacto de estabilidad en la entidad y eso no me lo puede rebatir nadie. ¿Los demás sabían lo que estaba pasando? No. Nos ha engañado, se le pidió documentación y nos la trajo falsificada. Tenemos la responsabilidad política de que tres excompañeros que están fuera de la organización se hayan lucrado y hayan nublado todo lo que hemos hecho por este país. Se han depurado responsabilidades políticas y si hay pruebas de más, esa gente tiene que estar apartada total y radicalmente.

El uso de las tarjetas black no es el único elemento que podía hacer sospechar de lo que pasaba en la entidad. La Fundación Caja Madrid hizo donaciones irregulares a fundaciones de partidos, entre ellas la de IU de Madrid, según un informe del Tribunal de Cuentas.

¿Pero eso era ilegal? El Tribunal de Cuentas no nos ha dicho que haya nada irregular.

No ha abierto un proceso sancionador, pero declara que es irregular esta y otras donaciones a fundaciones de otros partidos.

El Tribunal de Cuentas nos ha dicho que todo es normal. En el momento en el que nos diga lo contrario, hablaremos de otra cosa. Pero hacer titulares en base a suposiciones... El Tribunal ha dicho que todo estaba correcto. Si fuera verdad habría salido en todas partes. ¿De verdad piensas que el Tribunal de Cuentas va a beneficiar a IU? Desde lo de Bárcenas todos quieren crujirnos, por todas partes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha