eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La posible concesión de grupo a Convergència abre la primera fisura en la Mesa entre el PP y Ciudadanos

El PP se muestra favorable a que los nacionalistas catalanes de Convergència tengan grupo propio en el Congreso pese a no cumplir todos los requisitos 

Ciudadanos se opone y amenaza a Rajoy con cambiar su anunciada abstención por un 'no' en la segunda votación de su investidura

35 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ana Pastor acude al Palacio de la Zarzuela para informar al Rey de la composición del Congreso

Ana Pastor, en el sillón de la presidencia del Congreso después de su elección

El pacto que han cerrado el PP y Ciudadanos para la formación de la Mesa del Congreso, en la que los dos partidos suman mayoría absoluta –cinco de sus nueve miembros– ha empezado con mal pie. La posibilidad de que el partido de Françesc Homs, la antigua Convergéncia Democrática de Catalunya (CDC), logre tener grupo propio ha dividido a los de Rajoy y a los de Rivera. El PP está por la labor de facilitarles su pretensión pero Ciudadanos se opone.

Por medio está la "sospecha" del partido naranja de que el PP ha cerrado un acuerdo con los "separatistas catalanes" y con el PNV para que faciliten la investidura de Rajoy. Los nacionalistas lo niegan. Pero los dirigentes de Ciudadanos ya han avisado de que si son ciertas sus sospechas, no se abstendrán en segunda votación, como habían anunciado, y dará un 'no' a la investidura de Rajoy.

La decisión en torno al grupo catalán tendrá que tomarla próxima semana la Mesa del Congreso, recién constituida, que tiene que reunirse nuevamente el martes, 27 de julio.  Los convergentes no cumplen con todos los requisitos que marca el Reglamento de la Cámara baja para la conformación de los grupos, que establece que tienen que tener como mínimo cinco diputados y haber obtenido al menos un 15% de los votos en las circunscripciones en las que se presentan.

CDC sacó el 26J ocho diputados, con lo que cumple el primero de los requisitos, pero no alcanza el 15% de los votos en el conjunto de Cataluña ya que se quedó en  el 13,92%. En concreto, en  Barcelona alcanzó solo un 12,26%, y en Tarragona, un 13,72% de los votos.

Pero en el partido de Homs recuerdan que en la anterior legislatura la Mesa del Congreso les permitió formar grupo ya que tuvo en cuenta su resultado en toda Catalunya y no circunscripción a circunscripción. Ahora esperan que se interprete generosamente el Reglamento y que no les impidan tener grupo.

PP, Ciudadanos y "los votos fantasmas"

Todo se embarró el mismo día de la constitución del Congreso, durante la votaciones a los miembros de la Mesa. Tanto los candidatos del PP como los de Ciudadanos a ocupar las vicepresidencias de ese órgano recibieron una propina inesperada de votos – cerca de una docena–,  que ninguno de los grupos nacionalistas admitieron como suyos.  

Al final, el portavoz del PP, Rafael Hernando, ha reconocido que esos votos extra provenían tanto de CDC, que presentó al propio Homs como candidato a la presidencia de la Cámara,  como del PNV, que había asegurado que votaría a todos los candidatos en blanco.

Hernando, no obstante, se apresuró a matizar que habían sido "decisiones individuales" de varios diputados que "querían garantizar que el acuerdo entre el PP y Ciudadanos no se frustrara", sin que ello supusiera que tenía relación con otras posibles concesiones entre ambos partidos.

Pero después dejó claro que es partidario de que los convergentes –a los que antes siempre se referían en el PP como "los separatistas" catalanes"– formen grupo propio, lo que les daría derecho a cobrar las subvenciones del Congreso y a tener voz propia en los debates.  En el Senado los populares ya han decidido 'prestar' cuatro senadores al PNV para que puedan formar grupo. 

"Hay algún precedente que hemos encontrado que puede llegar a permitir que tenga grupo. Ahora se tiene que pronunciar también el conjunto de la Mesa y veremos si hay una mayoría suficiente". "Si hay un resquicio jurídico yo soy partidario de que Convergència tenga grupo", señaló el portavoz del PP, que pidió a cambio a los de Homs "que deje de estar en manos de ERC, que vuelva a la senda de los principios constitucionales, y que para ello tengan voz en el Congreso y no hacer victimismo".

Para que no quedaran dudas de que no hay ningún pacto "secreto" Hernando insistió en que el PP  "es consciente" de que CDC y PNV no apoyarán nunca a Mariano Rajoy en una hipotética investidura. 

Ciudadanos no cree al PP

Pero en Ciudadanos no se fían. El propio Albert Rivera, al finalizar el pleno de constitución de la Mesa, mostró en rueda de prensa su extrañeza ante el hecho de que el candidato de Ciudadanos a la vicepresidencia primera, Ignacio Prendes, hubiera logrado más votos de los pactados con el PP. "Pregúntenles a ellos. Nosotros hemos recibido los 64 y los 32 pactados", replicó, visiblemente molesto.

Pero ha sido el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien ha lanzado la advertencia más directa y clara a Rajoy.  El número dos de Rivera ha dicho que Ciudadanos votará en contra de su investidura, también en la segunda votación en lugar de la abstención anunciada, si tuviera conocimiento de que el PP ha llegado a un acuerdo con Convergència para facilitar su gobierno. 

Villegas ha señalado que se opondrán en la Mesa a que "se retuerza" el Reglamento de la Cámara. 

El PSOE, por su parte, se remite al Reglamento. La vicepresidenta segunda del Congreso, Micaela Navarro, dijo este miércoles que "no se trata de ser partidarios o no" de que CDC pueda tener grupo , sino que "hay un Reglamento" y que "no depende del capricho de alguien".  

Unimos Podemos aún no ha comunicado públicamente su decisión sobre si apoyará que CDC logre grupo propio. Pero todo apunta a que no pondrán obstáculos pese a que saben que sus tres confluencias van a tener imposible conformar grupos individuales. El Reglamento del Congreso prohíbe que puedan constituir grupo parlamentario separado diputados que pertenecen a un mismo partido o a los que no se han enfrentado entre sí en las elecciones, como es el caso de Unidos Podemos y sus confluencias en Galicia, la Comunidad Valenciana y Cataluña.

La Mesa del Congreso se reunirá la semana que viene para empezar a tramitar la formación de los grupos. En caso de conflicto encargará un informe jurídico a los letrados de la Cámara. En la anterior legislatura anterior IU se tuvo que ir al Grupo Mixto al ver tumbadas sus pretensiones.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha