eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las consultas de Pedro Sánchez con sus barones reabren el debate sobre un posible Gobierno del PSOE

La presidenta balear se mantiene en el 'no' a Rajoy "ahora, durante y después" en el proceso de investidura y plantea que Pedro Sánchez intente de nuevo llegar a Moncloa

Miquel Iceta insiste en el 'no' al PP y defiende que si Rajoy fracasa la segunda fuerza puede "explorar otros caminos"

Pedro Sánchez declina la invitación de Iglesias de intentar sacar adelante su investidura y los principales barones socialistas han abierto la puerta a una abstención de última hora

- PUBLICIDAD -
El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, tras reunirse con Pedro Sánchez en la sede del PSOE.

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, tras reunirse con Pedro Sánchez en la sede del PSOE.

El PSOE sostiene que hoy por hoy se mantendrá en el 'no' a Mariano Rajoy, a quien trasladan la "responsabilidad" de formar Gobierno con la mayoría que ha logrado en las urnas. Pedro Sánchez juega sus cartas desde su silencio en Ferraz -no ha comparecido después del 26J- y son los líderes autonómicos los que van pronunciándose tras hablar en privado con él. Algunos de ellos admiten que puede llegar un escenario en el que replantearse la posición del "no". Y es ese cambio de opinión el que dejan en el aire. Sin embargo, ante la posición mayoritaria desde los comicios en las filas socialistas - que dejaban al PSOE en la oposición- el debate se ha reabierto tras el paso de la presidenta balear por la sede socialista. Francina Armengol ha defendido el "no" a Rajoy en todo momento durante el proceso de investidura y que el candidato socialista vuelva a intentarlo si el PP fracasa. El siguiente en pasar por el despacho de Sánchez ha sido Miquel Iceta, que apuesta por que si Rajoy no lo consigue, se exploren "otros caminos".

La presidenta balear, Francina Armengol, ha roto la tendencia que se ha ido imponiendo hasta ahora en las filas socialistas en la que se apuntaba a una abstención de última hora que permitiera a Rajoy seguir en Moncloa para evitar terceras elecciones. Ha sido la única responsable de un Ejecutivo autonómico que se mantiene en el no "ahora, durante y después" del proceso de investidura de Rajoy. Así, ha sostenido que PP y PSOE son "como el agua y el aceite" y que, por tanto, los socialistas "no pueden  permitir un Gobierno del PP" porque ellos son "la alternativa". "Sería traicionar a los votantes, a nuestra historia y a nuestros militantes", ha defendido.

De hecho, Armengol ha ido un paso más allá al plantear que Sánchez pueda intentarlo de nuevo si Rajoy fracasa y no logra los apoyos parlamentarios suficientes para ser investido. Así, ha planteado que el socialista pueda intentarlo con Podemos y Ciudadanos o, en su caso, también con las fuerzas nacionalistas e independentistas. La segunda es una línea roja marcada por el Comité Federal del PSOE. La presidenta de Baleares apuesta, por tanto, por que Sánchez intente de nuevo llegar a la Moncloa.

Tal y como reveló la periodista Esther Palomera en el Huffington Post y han confirmado a eldiario.es fuentes de la dirección socialista, ese fue el planteamiento de Sánchez tras constatarse los resultados electorales, que le dieron el peor resultado de la historia del partido. No obstante, Sánchez pretendía abogar por la suma de las "fuerzas del cambio", es decir, Podemos y Ciudadanos, pero su equipo frenó esa postura. 

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, también ha defendido el "no" a Rajoy y ha apostado por que, si fracasa, los socialistas intenten "explorar otros caminos" que no ha determinado, aunque sí ha reconocido que la posibilidad de que Sánchez lo intente es una de esas sendas. 

"Es la lógica de todo sistema parlamentario", ha respondido sobre el posible escenario en el que sea el PSOE, como segunda fuerza, el que tome la iniciativa en caso de que Rajoy fracase. "Si él no consiguiera la investidura, habrá que explorar otros caminos", ha recalcado Iceta, para quien los socialistas no pueden quedarse "de brazos cruzados". Las alternativas que plantean en su entorno -que varían incluso en función del número de apoyos que pueda conseguir el presidente en funciones en sus negociaciones con el resto de fuerzas- pueden ser desde una negociación conjunta con Ciudadanos tras el primer fracaso de Rajoy para una abstención doble, un candidato independiente o que Sánchez dé un paso al frente.

Hernando descartó formar Gobierno

El debate ya queda abierto ante la cita del Comité Federal del sábado porque el posicionamiento de Armengol e Iceta choca frontalmente con el mantenido en público por los socialistas desde el 26J. Los dirigentes territoriales dejaron claro que las urnas les habían dejado en la oposición. Así lo expresó también el portavoz, Antonio Hernando, tras la reunión de la Ejecutiva mantenida al día siguiente: "El PSOE estará donde nos han puesto los ciudadanos, que es en la oposición y tendrá que ser Rajoy el que dé el primero y los subsiguientes pasos", afirmó.

También hoy lo ha reiterado el líder valenciano, que ha recordado que el PSOE tiene la obligación de quedarse en la oposición. "Es el sentir mayoritario del partido y del secretario general", ha argumentado. En contestación a la oferta de Pablo Iglesias en una entrevista en eldiario.es para que sea presidente, Puig ha explicado que no salen las cuentas: "En este momento está la cosa bastante clara. Los ciudadanos han dado una primera chance al señor Rajoy y es una oportunidad para que una a las derechas españolas".

Sánchez declina la invitación de Iglesias

Fuentes del entorno de Sánchez han negado este mismo miércoles a eldiario.es que existan posibilidades de que el secretario general pueda dar un paso al frente. "Pedro Sánchez no lo descarta, lo descartan los números", han apuntado esas fuentes en respuesta a la invitación que ha hecho Pablo Iglesias al líder socialista en una entrevista en eldiario.es en la que ha asegurado que Podemos estudiará una hipotética oferta de Sánchez para intentar sacar adelante su investidura convencido de que "los números dan". 

"No sumamos", apunta una portavoz autorizada del PSOE. "Si no fue posible tras el 20D, ¿cómo va a ser posible ahora cuando el PP saca a la segunda fuerza 52 escaños?", agrega.

Los principales barones abren la puerta a abstenerse

Frente a las declaraciones de Armengol e Iceta, ambos afines a Sánchez, las declaraciones del resto de dirigentes territoriales dibujan las diferencias que existen en el PSOE. El primero en reunirse con el secretario general este miércoles ha sido Ximo Puig, que se ha mantenido en la misma línea que el resto de presidentes autonómicos socialistas. "No hay que correr más que el futuro", ha respondido el presidente valenciano a los periodistas que le han preguntado por la posibilidad de que los diputados del PSOE acaben permitiendo que Rajoy siga en Moncloa si no articula una mayoría suficiente con el resto de fuerzas políticas. "Siempre queremos pasar al futuro pero el futuro llega y cuando llegue el futuro será el momento de tomar nuevas decisiones", ha expresado el líder valenciano tras reunirse con Sánchez. 

El presidente valenciano ha enfatizado que el PSOE no puede ser "compañero de viaje del PP en esta aventura" porque ha "engañado" a los ciudadanos a lo largo de los cuatro años que ha estado en Moncloa. No obstante, ha insistido en que el PSOE actuará con "responsabilidad": "Esas terceras elecciones no se deben producir y hay votos conservadores para evitarlas", ha reiterado Puig para quien Rajoy tiene la "responsabilidad" de "unir a las derechas" no solo para sacar adelante la investidura sino también para garantizar la gobernabilidad. Así, ha confiado en que Rajoy logre aglutinar una mayoría suficiente entre las fuerzas de la derecha parlamentaria. No obstante, el PNV se inclina por ahora por votar en contra de la investidura tras su primer contacto con el presidente en funciones.

También las líderes socialistas de Euskadi y Madrid abrieron la puerta a que el PSOE actualice sus posiciones según vayan sucediendo los acontecimientos en torno a la formación de Gobierno. Así, la dirigente vasca dijo que no descartaría la celebración de un nuevo Comité Federal si los socialistas tienen que cambiar su posicionamiento respecto a la investidura. 

El presidente de Castilla-La Mancha,  Emiliano García-Page, ha plantado a Sánchez este miércoles y se reunirán finalmente el viernes en el marco de los contactos que está manteniendo el líder del PSOE para fijar una posición común ante el Comité Federal del próximo sábado en el que los socialistas dirán 'no' a Rajoy. 

"No podemos decir lo que haremos en el momento final", ha reconocido García-Page en una entrevista en la Cadena SER esta mañana ante la posibilidad de que el PSOE tenga que abstenerse para evitar terceras elecciones. También ha descargado en Sánchez la responsabilidad de tomar esa decisión llegado el momento. "Esta decisión le toca al grupo parlamentario y a la ejecutiva federal. Aunque esto no va a suponer un problema. Personalmente, yo participaré de la intuición última del conductor, porque necesita de esa confianza. Hay momentos en la vida en los que el líder tiene que tomar decisiones y tomar la iniciativa. Mi voluntad es reforzar mi confianza en nuestro secretario general", ha afirmado. 

El que más claro ha dejado que el PSOE tendría que decantarse por una "abstención mínima de última hora" para que gobierne dejar que gobierne Rajoy y evitar unas terceras elecciones fue el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que lo dijo apenas unas horas después de conocerse el resultado electoral. "Pedro Sánchez no debe ni intentar ser presidente", enfatizó. 

Los presidentes de Andalucía y Asturias visitarán a Sánchez el viernes por la tarde. Ambos han manifestado que el PSOE tendrá que quedarse en la oposición. Susana Díaz dejó claro que si con 90 diputados los socialistas no podían aspirar a gobernar, con 85 las posibilidades son nulas. 

Tanto Javier Fernández como Susana Díaz han advertido de que no se podrán celebrar unas terceras elecciones, aunque públicamente se han mantenido en el 'no' ahora a Rajoy. No obstante, fuentes de ambas federaciones han admitido que, llegado el momento, el PSOE podría replantearse su postura en un nuevo Comité Federal porque dan por hecho que en la reunión de ese órgano prevista para este sábado la postura compartida será un "no" al PP. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha