eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los leones del Congreso tienen un plan para el 25S

24 de Septiembre (tonight). 3:00 AM. Exteriores del Palacio de Congresos del Estado Español. Daoíz y Velarde, los dos leones del congreso muy quietos, como siempre.

- PUBLICIDAD -

Velarde y Daoíz.

Velarde: Daoíz... Mírame, anda.
Daoíz: No.
Velarde: ¿Sigues enfadado?
Daoíz: ¿Tú qué crees, Velar? No soy de piedra.
Velarde: (riendo) No, claro, eres de bronce.
Daoíz: Mira, no quiero hablar más del tema. Años aquí, dándolo todo por ellos y ahora... ¿Sabes cómo me hace sentir ser de repente el hazmerreír de todo el mundo?
Velarde: Pero, Dao... No te pongas así. Yo creo que lo de mañana no es por lo tuyo. Aunque te cueste creerlo, el mundo no gira a tu alrededor.
Daoíz: ¡Si hasta me han hecho una campaña en Twitter!
Velarde: A mí me da igual si tienes testículos o no.
Daóiz: ¡A ti! ¡A ti! ¿Cómo voy a ser un león que defiende la democracia si no tengo testículos?
Velarde: La democracia no se defiende con testículos, tonto. Te digo más... hasta me parece algo muy sexy.

Daoíz se sonroja.

Velarde: (cariñosamente) Es lo que tiene ser un icono. En el fondo se ríen de ti porque... porque están hartas de todo. Paro, especulación, bancos malos y peores, educación y sanidad vendidas al beneficio económico... No te ofendas pero, ¿a quién le importan los cojones de un león?

Daoíz lo sopesa un tiempo. De pronto, tiene un arranque impulsivo.

Daoíz: Velarde, amor mío, vayámonos de aquí.
Velarde: ¿Irnos? ¿A dónde?
Daoíz: A otro lugar, no sé. A ver el mar.
Velarde: ¿Estás loco?
Daoíz: Lo tengo todo pensado. Han salido unos vuelos por el IMSERSO tirados, a Tenerife...
Velarde: Cari, por si no te has fijado, estamos rodeados de 1.350 policías, vallas, helicópteros...
Daoíz: ¡Precisamente por eso! ¡Hay que aprovechar la acción de mañana!
Velarde: ¿Lo del 25S? Definitivamente has perdido la cabeza. ¿Pero tú sabes lo que quiere esa gente? ¡Que vienen a por nosotros!
Daoíz: Sí. A rescatarnos.
Velarde: Pero, ¿qué dices?
Daoíz: Que sí, que lo he leído. Que vienen a rescatar la democracia y a lanzar un nuevo proceso constituyente... Mira, tú y yo no nos cogemos vacaciones desde 1985, cuando nos restauraron, leche. ¿Dónde está el convenio para leones de bronce constituyentes? ¿Tú lo has visto? Pues yo, tampoco. Además, ¡¡me muero por tocarte!!
Velarde: Yo también, pero... un proceso constituyente rodeando el Congreso, ¿no? Huele a chamusquina. Yo no los pienso dejar pasar.
Daoíz: Si no hay miedo, mi amor, casi no puedes moverte. ¿No ves lo que pesas?
Velarde: Ya... bueno. Mi sola presencia los asustará. ¡Soy un León!
Daoíz: Sí, el León Cobarde del Mago de Oz eres tú.
Velarde: Tenemos un deber que cumplir y no podemos marcharnos.
Daoíz: Nuestro único deber es cuidarnos. Yo a ti y tú a mí.
Velarde: No seas demagógico... Nuestro deber es cuidar la democracia.
Daoíz: Pues si ese es nuestro deber, amor... Lo estamos haciendo fatal.
Velarde: ¡Pero bueno! ¡Aquí no ha habido ningún tumulto desde hace la tira...! ¡No pasa nada!
Daoíz: Es que la democracia es que pasen cosas.
Velarde: No te pongas, no te pongas... Que con poesía no se gobierna.
Daoíz: Si no es poesía. Si es que estos que están ahora aquí sentados no nos tienen respeto, Velar. Ningún respeto. Nos quieren para la foto y ya. Y luego, si te he visto no me acuerdo. Yo estoy harto ya de dar la cara y que luego no nos dejen decir nada. Ni Marca España somos. Yo me voy. Y si te vienes, pues te vienes, y si no... Pues francamente, te voy a echar de menos.

Velarde se queda pensativo.

Velarde: ¿Tú crees que ellos nos echarían de menos?
Daoíz: ¿Estos? Nada. Ni un poquito. La gente, igual...
Velarde: Yo creo que la gente sí, ¿no?
Daoíz: Pues eso, que nos rescaten. ¡Podemos escribirles una carta para que sepan que queremos salir! ¡Tú escribes bien!
Velarde: No sé... Me da miedo. Mira toda la policía que han puesto.
Daoíz: ¡El Miedo! ¡Es tan bonito el miedo! Escribe, escribe: Por favor, venid a rescatarnos. Tenemos miedo...

Velarde se anima.

Velarde: “Hola a todas: Nos han secuestrado y nos usan para dar sensación de fortaleza, pero lo que queremos es ver el mar.”
Daoíz: Y casarnos. Ponlo también.
Velarde: ¿Casarnos? Qué cursi.
Daoíz: A mi me hace ilusión.
Velarde: Bueno, lo vamos hablando, ¿vale? De momento, vivir juntos. Sigo. “Por favor, ya sabemos que no podéis pasar, pero nosotros, con la confusión, vamos a intentar fugarnos. Sólo os pedimos que no nos dejéis solos, que pesamos mucho y somos muy lentos, así que tenéis que aguantar hasta que lleguemos a cualquier estación de tren o aeropuerto de leones (que los hay). Despistad a los de azul y rodilleras. Volveremos. Siempre vuestras: Dao y Velar”. ¿Así?
Daoíz: Perfecto.
Velarde: Pues ya está.

Silencio.

Velarde: ¿Y si no viene nadie mañana? ¿Y si tienen miedo?
Daoíz: (sonriendo) Yo confío en ellos.

Velarde se le queda mirando. Sonríe.

Velarde: Ya. Es verdad. Yo también. ¿Qué hora es?

Y los dos leones continúan muy quietos, esperando.
----
[Disclaimer: La Delegada del Gobierno de Madrid, el Ministerio de Interior y la Audiencia Nacional nos piden que os indiquemos que este texto es falso. Que los Leones no hablan. Que, desde luego, no se quieren. Que el 25S no existe y que aquí no hay nada que ver]

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha