eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno planea reforzar los lazos Estado-religión y que más confesiones tengan su casilla en la renta

Justicia pretende que siete religiones puedan recibir un 0,7% de la recaudación del IRPF: musulmanes, judíos, evangélicos, budistas, mormones, ortodoxos y Testigos de Jehová

Es la fórmula escogida por el Ejecutivo para promover "la aconfesionalidad" y "equiparar" creencias

La Iglesia católica "no se opone", dice la Conferencia Episcopal

84 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Comienza la campaña de la renta.

Oficina de Hacienda en pena campaña de la Renta.

El Gobierno planea reforzar las relaciones entre Estado y religión. El Ejecutivo del Partido Popular, lejos de cerrar el grifo de la financiación pública a la Iglesia católica o dar pasos hacia la laicidad, pretende ayudar a las economías de otras siete religiones más. Una casilla propia en la declaración de la renta facilitará la recaudación de dinero público para las iglesias.

El propósito del Gobierno, según fuentes consultadas por eldiario.es, es "equiparar a las confesiones religiosas" promoviendo la "aconfesionalidad del Estado". Una "aconfesionalidad" alejada de lo laico, según el criterio del Ministerio de Justicia. La Iglesia católica recibe con esta fórmula en torno a 250 millones de euros anuales. Los beneficiados serían los musulmanes, judíos, evangélicos, budistas, mormones, ortodoxos y Testigos de Jehová.

El director general de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, Javier Herrera García-Canturri, avanzó los planes del Ejecutivo de Mariano Rajoy: habilitar, a lo largo de la legislatura, más casillas de la declaración de la renta para la religión. 

Herrera dijo a Europa Press que se dotará del 0,7% de los impuestos a las confesiones denominadas "de notorio arraigo". Eso solventa la reciente sentencia del Tribunal Supremo que falló en contra de la reclamación de los evangélicos que solicitaron su propia parte de los impuestos por entender que se les estaba discriminando.

Como ya ocurrió en 1992, cuando el Estado firmó acuerdos con judíos, musulmanes y evangélicos, similares al Concordato suscrito en 1979 con la Iglesia católica (que abrieron la escuela pública a más religiones, con profesores pagados por el Estado pero elegidos por las confesiones religiosas), ahora se planteará al Ministerio de Hacienda la posibilidad de extender la casilla del IRPF a otras siete creencias aparte de la católica. 

La Conferencia Episcopal no se opone

Si la propuesta prospera, se extenderá la recaudación religiosa en España. Estas principales religiones pasarán a financiarse con dinero público. La Conferencia Episcopal Española no es contraria al plan –en ocasiones pasadas sí lo miró con recelo– y ha asegurado que no ve mal que los fieles de otras confesiones destinen mediante la recaudación pública dinero a sus respectivas iglesias.

"La Iglesia católica no se opone a que se extienda la X a otras confesiones religiosas", cuentan fuentes episcopales, aunque sí han eludido valorar la fórmula concreta elegida por el Estado "porque no nos compete". Al fin y al cabo, esta medida, en lugar de acabar con la polémica casilla de la Iglesia católica, la consolidaría.

La multiplicación de casillas ya fue planteada durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, y admitida por evangélicos y musulmanes, mientras los judíos se negaban, aduciendo su oposición a que sus fieles aparezcan en cualquier registro público. Finalmente, y tras presiones de la Conferencia Episcopal, el proyecto cayó en saco roto. Ahora las tornas han cambiado.

Sensibilidad religiosa

Herrera García-Canturri también dejó claro que la revisión o denuncia de los acuerdos Iglesia-Estado "no está sobre la mesa" y que, aún más, se articulará una ley para que los misioneros retornados a España puedan cobrar la Seguridad Social.

En lo tocante al resto de confesiones, el responsable de Justicia auspició la posibilidad de que los estudiantes u opositores judíos puedan reclamar que se cambie el día del examen cuando éste coincida con el Sabbat (sábado), fiesta sagrada de su confesión, o adelantar la hora de los exámenes de selectividad cuando coincidan con el mes sagrado de ayuno musulmán, el Ramadán.

Esta "sensibilización" en cuanto a la religión también se ha extendido a las empresas. Así, desde Justicia se está "contemplando" la petición de los musulmanes de España de incluir alguna de sus festividades religiosas, como la de Ruptura del Ayuno, en el calendario laboral de 2018. En el de 2017, el día de la fiesta del Sacrificio es festivo en Ceuta y Melilla. No obstante, ha precisado que es "complicado" porque el número total de fiestas no se puede modificar y si se quiere introducir otra, tendría que ser en sustitución de una fiesta cristiana o civil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha