eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las aseguradoras de EE UU han logrado mejor precio que los gobiernos europeos para la cura de la hepatitis C

En 2015, los productos del laboratorio Gilead resultaron más baratos en el país norteamericano que en los principales estados de Europa, según revela un análisis comparativo

La farmacéutica ha aplicado un descuento medio al Sovaldi y el Harvoni del 15% excepto en EE UU, donde admite haber llegado al 45%

Tras ralentizarse sus ventas, la empresa admite que ha tenido que rebajar más el precio neto para mantener o abarcar nichos de mercado

- PUBLICIDAD -
Una protesta contra el alto coste de los tratamiento de Gilead.jpg

Una protesta contra el alto coste de los tratamiento de Gilead.jpg

A la larga, las aseguradoras estadounidenses han acabado por negociar mejor que los gobiernos europeos a la hora de conseguir rebajar el coste de los tratamientos de última generación para la hepatitis C: el precio medio real en EE UU para los medicamentos Sovaldi y Harvoni del laboratorio Gilead fueron más baratos en 2015 que la media de los cinco países más relevantes de Europa (Alemania, Italia, Francia, España y Reino Unido), según el análisis comparativo realizado por la empresa IMS Institute.

El precio neto en EE UU del cóctel farmacológico Harvoni –que elimina diferentes variedades del virus de la hepatitis C– se colocó en los 44.451 euros para el "tratamiento aprobado más común de 12 semanas", según el informe (hay un grupo de pacientes que se somete a un tratamiento más corto de ocho semanas). 

Por su parte, en los estados europeos se fue a los 46.463. Japón fue aún más caro: 48.881 euros. El análisis indica que la empresa ha aplicado un descuento medio ha de entre un 15% y un 20% en el mercado internacional mientras que en EE UU ha sido de entre el 45% y el 55%. 

Para el Sovaldi, la primera píldora con resultado de cura definitiva de la hepatitis C que lanzó la farmacéutica al mercado a finales de 2013, EE UU presentó un precio neto de 39.549 euros el curso pasado. La media en el grupo europeo es de 45.000 euros.

En España, según el informe de IMS, también se abonó más en 2015 por ambos medicamentos. El más novedoso Harvoni se situó en los 46.740 euros de acuerdo con los datos recogidos en el Congreso Nacional del Grupo de Estudio de la Hepatitis Víricas de 2015. Siempre para el tratamiento de tres meses con la toma de una píldora al día. Es menos dinero que Francia aunque un poco más del precio en Alemania. Sí rebasa ampliamente a Reino Unido y, sobre todo a Italia, que ronda los 36.427 euros (aunque esta última obtuvo un "descuento significativo" aunque vinculado a ciertos umbrales de volúmenes de compra, incide el documento)

Gilead fue el primer laboratorio en comercializar los fármacos de última generación contra la hepatitis C. Un tratamiento que, de hecho, cura a los pacientes de una enfermedad hasta ahora crónica y mortal. Esa posición le permitió triplicar sus beneficios en 2014, según admitió la propia empresa (las ganancias ascendieron a más de 10.000 millones).

Una década de ventas fabulosas

Tal fue el golpe de efecto que el presidente de Gilead, John F. Milligan, aseguró en febrero de 2015 que preveía una década de fabulosas ventas gracias a sus moléculas contra la hepatitis. Sin embargo la farmacéutica ha visto ralentizado ese ritmo. En el primer cuatrimestre de 2016, estos antivirales le han reportado 200 millones euros menos de lo que habían presupuestado. El pasado mes de abril, el director de operaciones comerciales lo achacó, parcialmente, a "los mayores descuentos ofrecidos a los compradores".

Ha sido en ese proceso de negociaciones para entrar o mantener nichos de mercado donde, tras el primer año de vida de Harvoni y Sovaldi, las aseguradoras que financian medicamentos en EE UU han forzado un precio a la baja.

Porque la dinámica de mercado ha hecho que, al aparecer nuevas moléculas impulsadas por otros grandes laboratorios, Gilead haya visto diluida su posición dominante y haya aceptado descuentos más ambiciosos para blindar su posición.

Con todo, tanto organizaciones de afectados como la PLAFHC como ONG internacionales han asegurado en muchas ocasiones que los precios de partida que marcaba Gilead eran exageradamente altos. Que la cura podía fabricarse mucho más barata y accesible. Y, a partir de ahí, se han ido negociando las rebajas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha