eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Montserrat Gomendio se marcha hoy: Las ocho perlas que deja la número dos de Wert

Montserrat Gomendio deja definitivamente este viernes el cargo y se marcha a París a trabajar en la OCDE.

Su tiempo en el departamento que dirige —por poco tiempo— José Ignacio Wert ha estado marcado por el enfrentamiento con buena parte de la comunidad educativa.

"Los profesores hacen huelga porque tienen el trabajo asegurado" y otras declaraciones similares han marcado la pauta de sus intervenciones públicas.

32 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Gomendio dice que el sistema universitario español "no es sostenible"

La ya exnúmero dos de Educación se marcha rumbo a París.

Hoy se empieza a cerrar un ciclo. El Consejo de Ministros ha aprobado el cese de la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio. Se marcha la número dos de uno de los equipos ministeriales más controvertidos que ha habido en este departamento en democracia, si no el que más. Su traslado a París, a trabajar en la OCDE, probablemente sirve como preludio al próximo también de su jefe y pareja sentimental, el ministro José Ignacio Wert, con el mismo destino.

La número dos de Educación ha sido para muchos la mente pensante de la reforma educativa del PP, que se ha encontrado con el rechazo frontal en la calle de prácticamente toda la comunidad educativa: familias laicas y católicas, estudiantes, sindicatos considerados de derechas, sindicatos considerados de izquierdas, profesores, catedráticos y toda la oposición política.

En un clima que en ocasiones ha sido de cierta tensión y que le ha costado un par de huelgas generales educativas al ministerio, Gomendio no se ha mordido la lengua a la hora de exponer sus pensamientos y replicar a los críticos. Notables han sido las broncas que ha tenido en la Comisión de Educación del Congreso con el portavoz socialista, Mario Bedera. Mucho más intensas que cuando comparecía Wert. Sin llegar a ser su jefe, de lengua afilada, la ya exnúmero dos de Educación ha dejado algunas declaraciones para la polémica que explican, en parte, el rechazo que su figura ha levantado entre ciertos sectores educativos. Estas son algunas de ellas.

Sobre la huelga. "Los profesores hacen huelga porque tienen un trabajo asegurado". "Era una huelga de reclamaciones laborales disfrazada de huelga en contra de una reforma educativa". Gomendio rechazaba con estos argumentos la convocatoria de una huelga contra la LOMCE en octubre de 2013. La segunda de Educación intentaba así recabar el acuerdo de los padres, a los que recordaba no se sabe muy bien con qué intención su precaria situación económica ("se están enfrentando a unas tasas de desempleo muy elevadas y dificultades económicas importantes", dijo), contra el paro educativo. En la segunda huelga sostuvo que era "una huelga política".

Sobre los profesores. "La mayor parte de la inversión [en Educación] se ha desviado a reducir la ratio alumno-profesor y a mejorar el salario de los profesores. Se ha mejorado el salario de los profesores sin ofrecerles incentivos, de manera que no tienen actualmente los retos suficientes para ir mejorando en su carrera". Con esta perla, Gomendio se ganó probablemente la enemistad eterna del profesorado. En una conferencia conjunta con quien va a ser su empleador, la OCDE, la exnúmero dos de Educación coincidió con el ponente de la OCDE en que en España se había destinado la práctica totalidad de la inversión educativa a pagar a los profesores, lo cual apenas dejaba margen para acometer reformas. También dijo, con cifras de la organización, que los salarios de los docentes eran altos. Los sindicatos replicaron que cuatro años de recortes habían sufrido una pérdida de ingresos de cerca del 30%.

Sobre la universidad. "Es una ecuación imposible" que España tenga "una de las tasas más bajas de matrículas, impuestos bajos y prácticamente ninguna selección [de alumnos] para acceder a la universidad. El sistema universitario no es sostenible". Una de sus últimas y más polémicas declaraciones. El Ministerio de Educación no ha podido llevar a cabo la reforma universitaria que pretendía, pero Gomendio no ha cesado en cuatro años de lanzar mensajes sobre hacia dónde irían estos cambios. La réplica de los rectores y expertos en financiación era evidente: ni es tan barata, ni es tan insostenible en relación al gasto sobre el PIB que supone como dice Gomendio. Y, en cualquier caso, más insostenible será si el Gobierno le sigue recortando la financiación (hasta 1.500 millones en cuatro años, según CC OO).

Sobre las becas universitarias. "El debate también incluye si se debería de seguir en un sistema de becas donde los estudiantes reciben unas cuantías importantes de dinero que luego no devuelven" o si se debería de " evolucionar hacia un sistema de préstamos". Y se desató la tormenta. Gomendio lanzaba un globo sonda sobre la necesidad de incluir los préstamos (que luego habría que devolver) en vez de las becas como sistema para financiar las matrículas universitarias. Estudiantes y sindicatos la acusaron de querer sacar de los estudios superiores a miles de estudiantes, y recordaron que la burbuja educativa en Estados Unidos por esta cuestión (graduados que no pueden devolver sus préstamos de la universidad) tiene proporciones colosales.

Sobre el abandono educativo temprano. "Nuestro mensaje ha ido calando". Apenas llevaba dos días (literalmente) en marcha la LOMCE cuando a Gomendio se le ocurrió vincular las políticas educativas del PP a la mejora del abandono educativo temprano. La número dos de Educación sostuvo que el hecho de que el Gobierno llevara casi tres años insistiendo en fomentar la FP había calado entre los jóvenes, que ahora la veían como una opción educativa más y no como una de segunda como antes. ¿No cree que puede haber tenido algo que ver la crisis y que no haya empleo? "Puede que algo", concedió después.

Sobre el paro juvenil. "Lo que afecta a la empleabilidad es  el desajuste cada vez mayor entre nivel educativo y el nivel de competencias". En otras palabras, que si la estadística del desempleo en España es descomunal no se debe a la crisis o que a no haya empleo, sino a que lo que se enseña en la universidad es escaso, está desfasado y luego no tiene salidas laborales. Que las empresas no encuentran los perfiles que están buscando.

Sobre la religión. " Ahora, los alum nos que no eligen religión no invierten su tiempo en otra cuestión y dedican ese tiempo a nada, literalmente. Nosotros conseguimos que durante todo el horario escolar estén haciendo algo productivo". Gomendio argumentaba así que el Gobierno impusiera la religión como asignatura de oferta obligatoria en la LOMCE.

Sobre los métodos de enseñanza. "La metodología de la enseñanza en nuestras aulas es una metodología anticuada, en el sentido de que pone todo el énfasis en el aspecto memorístico de adquisición de conocimientos y prácticamente no se hace ningún esfuerzo por enseñar a los estudiantes a resolver problemas complejos, a desarrollar un pensamiento crítico, a trabajar en equipo y a hacer tareas complejas". O cómo conseguir en un par de frases poner en tu contra a todos los maestros. En disculpa de Gomendio se puede decir que a estas alturas ya era blanco de todas sus críticas, por lo que la situación era difícilmente empeorable. Pero consiguió que los docentes se sintieran, una vez más, ninguneados y poco o nada valorados. Y sirvió también para que le recordaran que los recortes se han llevado por delante la formación para maestros.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha