eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

La ONU pide al gobierno de Libia que cierre los "inhumanos" centros de detención de refugiados

Esta petición llega justo cuando se discute en Bruselas cómo prevenir los intentos mortales de llegar hasta Europa a través del Mediterráneo

- PUBLICIDAD -
Cooperantes de la Media Luna Roja hallan 74 cadáveres de inmigrantes frente a la costa de Libia

Cooperantes de la Media Luna Roja hallan 74 cadáveres de inmigrantes frente a la costa de Libia EFE

La Agencia de Refugiados de la ONU ha pedido al gobierno de Libia en Trípoli que cierre sus centros de detención de refugiados, describiendo sus condiciones como inhumanas y escandalosas. Este llamamiento llega justo cuando el cuarteto para Libia (formado por la ONU, la UE, la Liga Árabe y la Unión Africana) se ha reunido en Bruselas este martes para debatir sobre cómo reducir el flujo de refugiados que cruza el Mediterráneo desde Libia hasta Italia.

La guardia costera italiana asegura que solo el pasado viernes 2.100 personas fueron rescatadas del mar. Hasta el 17 de mayo, 45.754 migrantes procedentes de la costa libia han sido rescatadas en el mar y llevadas a Italia este año, de los cuales más de 8.500 llegaron en las últimas dos semanas. Las cifras muestran un gran incremento con respecto al mismo periodo del pasado año.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, dijo después de una visita a Trípoli que estaba “escandalizado por las duras condiciones en las que viven los refugiados y migrantes” en Libia. Dijo también que esto “se debía a una falta de recursos generalizada”.

“Lo primero que espero es saquen a los solicitantes de asilo y refugiados de los centros de detención. Entiendo que el gobierno tiene ciertas preocupaciones en materia de seguridad”, dijo, añadiendo que se podían encontrar “otras soluciones” para aquellas personas que huyen de países en conflicto como Siria y Somalia.

Miles de migrantes están siendo retenidos en decenas de centros de detención en Libia, algunos dirigidos por contrabandistas y otros por el gobierno respaldado por la ONU, ya sea después de haber sido arrestados en las rutas de tráfico de personas en Libia o rescatados en las aguas de la costa libia mientras trazaban el peligroso viaje que supone llegar a Europa.

La Unión Europea está entrenando a los servicios de guardacostas libios para que intensifiquen sus esfuerzos y hagan retroceder a los barcos si están dentro de sus aguas, pero esto requerirá mejores centros de detención del país y también mayores esfuerzos para contener el flujo de inmigrantes procedente de Níger.

Grandi dijo que buscaría mejorar el trabajo de ACNUR en cuanto a los lugares en los que desembarcan las personas que han sido rescatadas o interceptadas en el mar. La Unión Europea e Italia acordaron en febrero financiar centros para migrantes dirigidos por agencias de la ONU, pero el progreso ha sido lento debido a la crisis de seguridad.

Italia se siente sola ante la gran crisis

Por otra parte, el ministro de Interior italiano, Marco Minniti, acordó en una reunión en Roma celebrada el domingo poner en marcha centros de detención en Chad y Nigeria que operarán de acuerdo a los estándares de la ONU.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, espera poner en la agenda la crisis de refugiados durante la cumbre de los líderes del G7 que se celebrará en Sicilia el próximo fin de semana. Italia siente que ha sido abandonada a la hora de lidiar con la crisis de los refugiados. Por ahora, no existe una política clara de EEUU sobre Libia.

El Cuarteto para Libia probablemente discutirá sobre la masacre que se cobró la vida de hasta 140 civiles y soldados en una base aérea del sur del país, en uno de los sucesos más trágicos que se han producido desde que empezó la guerra civil en el año 2011.

La masacre ha sido atribuida a la milicia de la Tercera Fuerza, alineada con el gobierno de Trípoli. Altos cargos militares que cuentan con el respaldo de la ONU han quedado suspendidos en medio de cuestionamientos sobre si la ONU puede o no seguir apoyando al gobierno de Trípoli.

La milicia estuvo atacando la base aérea de Brak al-Shati, controlada por tropas leales a Jalifa Haftar, líder del Ejército Nacional libio. Un alto cargo del principal hospital en Brak al-Shati le contó a Human Rights Watch que el hospital había recibido 75 muertos desde el 19 de mayo y que todos presentaban heridas de bala en la cabeza.

Esta misma fuente relató que cinco cadáveres llegaron al hospital con los brazos atados, y que otros seis presentaban desfiguraciones que sugerían que sus cabezas habían sido atropelladas con algún vehículo.

Dicha matanza ya ha dinamitado las esperanzas de paz que aparecieron tras un encuentro que se celebró el pasado 2 de mayo en Abu Dabi entre los dos principales protagonistas de la crisis del país: Fayez Sarraj, el presidente del gobierno de unidad nacional libio, y Haftar.

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha