eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una votación contra natura en contra de la natura

21 Comentarios

Las especies exóticas, aquellas que sin ser propias de nuestros ecosistemas aparecen en ellos y acaban invadiéndolos (de ahí que también se llamen especies invasoras), representan la mayor amenaza para la biodiversidad del planeta. Así lo declara el principal organismo mundial que vela por el mantenimiento de las especies: la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En España las especies autóctonas hace años que van a menos mientras que las exóticas no paran de multiplicarse en número y variedad. El problema ha alcanzado tal nivel que en estos momentos podemos hablar de una auténtica bioinvasión de nuestros ecosistemas. Especialmente en el medio acuático. 

En el tramo final del río Ebro, por ejemplo, más de la mitad de los peces son foráneos. “Uno nota la picada -me decía hace poco un pescador de Amposta- y recoge el sedal con miedo porque no sabe lo que va a salir del agua”. Y así ocurre en el resto de nuestros aguazales.

Seguir leyendo »

El remedio de la verdad

                                    Nunca es triste la verdad, / lo que no tiene es remedio. J.M.S.

Gianni Vattimo asegura que «no nos gusta vivir en una sociedad abierta, incluso la gente que no cree en las verdades absolutas tiene la nostalgia de un referente fuerte o un padre autoritario pero esto también es un problema político, no solo filosófico». Para Vattimo la democracia no puede residir en una clase de detentadores de la “verdad” que ejerzan el poder, como lo ha sido en el pasado con las distintas dictaduras o en su día con el absolutismo, pero no se trata de que esta autoridad sea sustituida por “el poder incontrolado de los técnicos de los diferentes sectores de la vida social”.

Seguir leyendo »

¿Sueñan los robots con la Renta Básica Universal?

Uno de los argumentos esgrimidos en favor de la Renta Básica Universal es que los robots están quitando el trabajo a los obreros; que los trabajadores se van a quedar masivamente sin empleo y por tanto necesitan una RBU que les permita vivir, dignamente, sin trabajar. Se proyecta así una sociedad futura “ideal” en la que una oligarquía capitalista posee un enorme ejército de robots controlados por una minoría privilegiada de obreros especialistas, mientras la mayoría social puede sobrevivir sin trabajar gracias a la RBU. ¿Es eso lo que queremos? 

Seguir leyendo »

Phármakos

26 Comentarios

En cierta ocasión,  Roosevelt recibió a unos sindicalistas que quisieron convencerlo de su desajustada política económica, presentándole alternativas a escala humana. El presidente Roosevelt, después de escucharlos y con la disposición de indiferencia que le caracterizaba, dijo algo así como “Está bien. Me han convencido pero....ahora salgan a la calle y consigan convencerme desde allí”. 

#Rebelion Sobre la participación de Forcadell en la manifestación sábado. Puede participar como ciudadana. Pero si la dirige como lo ha hecho casi siempre ¿es reiteración delictiva?

Sirva como ejemplo esta anécdota para reafirmar que la calle siempre ha sido la fuente de un poder que viene articulándose mediante manifestaciones públicas. Desde las primeras edades de la civilización, los ciudadanos tenemos el derecho a manifestarnos para hacernos fuertes, frente a los abusos de un poder entregado a los dioses. Porque los altares donde reside la justicia de nuestro país, ahora más que nunca, necesitan víctimas políticas para un sacrificio que tape los verdaderos delitos que trae la corrupción en exceso. De ahí que en los últimos días se consagre más tiempo a Forcadell a Junqueras y a los Jordis que a Ignacio González.

Seguir leyendo »

El vuelo del flamenco

39 Comentarios

Créanme, no hay más bellas puñetas ni más delicadas ni más preciadas que las que se pueden comprar en la Galerie de la Reine de Bruselas. Son caras, eso sí. Hasta seiscientos euros el metro según la antigüedad del encaje de Brujas que te pongan ante los ojos. Dignas de las mejores togas. Tampoco hay Palacio de Justicia más grande ni más impresionante en Europa que el de esa ciudad. Más grande que la Basílica de San Pedro. Es de hecho uno de los mayores edificios de piedra del planeta. Si se buscó hacer sentir al ciudadano el inmenso poder de la Justicia, se consiguió. Fíjense que quisieron hacerlo sentir más grande incluso que el de Dios.

Esta semana en Bruselas, desde mi perspectiva, se dilucidarán cuestiones que como ciudadana de un Estado que se apellida Democrático y de Derecho son muy decisivas. Dado el tono medio del país en estos días, quiero abjurar desde este párrafo inicial de cualquier alineamiento con el independentismo y de cualquier aplauso a los hechos que tanto los refugiados en Bélgica como el resto de los implicados en el procès llevaron a cabo. Ni siquiera pretendo que no sean castigados por la ley en el grado en que lo merezcan pero, desde luego, quiero que lo sean sólo hasta ese punto y que lo sean con todas las garantías. Les recuerdo que he sido ampliamente vapuleada en este mismo medio por defender la aplicación en último extremo del 155 o la de juez del Instrucción 13 de Barcelona. En la misma medida lo he sido por otros por criticar la postura de la Fiscalía y la actuación procesal de la juez Lamela. Así son las cosas y las asumo porque la realidad no viene en un pack listo para consumir sino que se compone de fragmentos diversos a los que es preciso aplicar el sentido crítico de forma individual.

El viernes un juez belga, del que no se si habrá sucumbido a la vanidad de comprarse unas puñetas en Manufacture belge de dentelles, pero sí que no duerme acunado ni por las banderas españolas que ondean a los vientos, ni por las senyeras y las esteladas que desfilan por las calles, decidirá si hay garantías para entregar a Puigdemont y sus cuatro consejeros. Simplemente toda esa emoción y la razón de Estado que refleja le son ajenas. Ese juez belga y ocho de sus colegas después, en las diferentes apelaciones, van a pronunciarse al final sobre los modos y maneras en los que la Fiscalía y la Audiencia Nacional han llevado este asunto. En el panorama, aunque muchos no quieran verlo, no se sitúa en un horizonte próximo una posible entrega sino el hecho de que acabe siendo Estrasburgo quien tenga en estrados el problema. Puede que sea la primera evaluación internacional independiente de los métodos y maneras del para ellos extravagante tribunal español que es la Audiencia Nacional.

Seguir leyendo »

España ha entrado en una deriva tenebrosa

79 Comentarios

Ultras a las puertas de la concentración en Zaragoza. Foto: Eduardo Santos (Podemos)

Creo que España vive una de las mayores crisis de su historia. Han confluido los lastres del momento mundial con los peores genuinamente patrios dibujando un retrato desolador. Algunos arrancan desde los confines del tiempo para llegar a esta instante preciso de explosión. La noticia, aún peor, es que no es el final, por este camino queda mucho dolor por sufrir, mucho deterioro por experimentar. Una crisis que tiene culpables, incluso entre las víctimas. Muchos deberían mirarse en el espejo a ver si se reconocen y reaccionan.

La involución que ha sobrevenido a este país con la excusa de la crisis catalana debería hacer sonar los timbres de todas las alarmas. Tanto como el retrato deplorable de una parte de la sociedad, irracional y vengativa, que ha emergido. La factura va a ser impagable. Si son de los que prefieren el Viva España que no reconoce como himno ni la propia hija del cantante que la popularizó, pueden seguir tomando el soma. ¿Qué es el soma? Lean. “Un mundo feliz” de Aldous Huxley les será muy instructivo. Mejor aún -más corto y da menos trabajo-, las amargas reflexiones del ex simpatizante nazi Martin Niemöller, autor del famoso “ Cuando vinieron a por mí”. Ya han venido, y vendrán a por más, a por los soplagaitas también.

Porque el problema español es la deficiente educación, no la erudita –que también- sino la que enseña a discernir y actuar en valores. Y la que no engulle, a diferencia de aquí, fallos estructurales como la corrupción. Si hay unos cuantos millones de personas, en la calle y en los partidos, a quienes les gusta retozar en el fango, sepan que eso no ayuda a ningún crecimiento. Y que son responsables del daño que infieren a otros conciudadanos con principios éticos más exigentes y del golpe desestabilizador que dan a la democracia.

Seguir leyendo »

Estamos en campaña. Estrategias electorales en Catalunya

27 Comentarios

Urnas durante una votación

Escucho declarar a la expresidenta del Parlament de Catalunya, la tercera persona de la cúpula independentista, asegurando que acata el artículo 155 de la Constitución activado por las Cortes españolas y que lo de la declaración de independencia fue algo simbólico. Tras unos minutos de perplejidad, imagino a Puigdemont montando el gobierno de la República en el exilio y a la maquinaria propagandística construyendo el relato del estado represor contra la libertad política mediante performances como la expedición de alcaldes con vara en mano.

Empiezo a preguntarme a qué responde semejante situación. Hay varias opciones: o están locos, o nos toman por idiotas, o están desesperados o tienen una estrategia (retorcida, pero estrategia). Descarto las primeras opciones, sobre todo por el miedo que dan, y me pongo manos a la obra a descifrar la estrategia del “gobierno” de Catalunya 2017.

Mi opinión es que la estrategia es maquiavélica pero infantil, algo facilona. Si dan por hecho que la independencia nunca llegó a declararse, siempre se puede volver a declarar y, con lo bien que les va en esos días en que pueden sacar gente a la calle, lo suyo es poder declarar la independencia más veces y generar hitos de frentismo que trasciendan las fronteras. Pero, oigan, lo de sacar gente a la calle ya sólo lo consiguen para celebrar algo, porque ni el 155 ni las detenciones han provocado ninguna reacción. En Catalunya todo el mundo está en campaña electoral.

Seguir leyendo »

Romper los bloques

Manifestación por el diálogo en Barcelona

De cuando en cuando, cíclicamente, se instalan conceptos en la opinión pública, tan efímeros como las ráfagas de viento. Como el viento, como vienen se van, pero mientras están en uso soplan con gran vigor y sirven para intentar consolidar las ideas inmanentes al concepto en cuestión. Al calor del debate sobre Catalunya, se han rescatado algunos acuñados en otros tiempos.

En el espectro independentista se han utilizado algunos con extrema zafiedad (adjetivar “fascista” a cualquiera que se entreviera mínimamente crítico con sus pretensiones, por ejemplo) y otros con mayor sutileza. De estos últimos, destaco el sustantivo “unionismo”. Tildar de “unionistas” a los no independentistas no es inocente, sino que es un término que se rescata del conflicto del Ulster y que conlleva con él muchos atributos: sitúa en nuestro inconsciente el procés a la altura de la épica del conflicto irlandés y, además, encuadra simbólicamente al no independentismo junto con la antipática (ya se ha encargado el cine y la literatura de que así lo sea) comunidad unionista del Ulster.

Por otro lado, desde una parte de la opinión pública no independentista se ha vuelto a utilizar el guadiánico “constitucionalismo”. Utilizado primero en Euskadi ante unas circunstancias diametralmente diferentes a las actuales, luego ha sido un concepto de usar y tirar por parte de la derecha española al albur de sus necesidades. Como en otros tiempos el “España contra la anti España”, todo lo que no se encuadraba en el (estrecho) espectro ideológico del PP, ya no es que fuera equivocado, sino que desbordaba directamente la Constitución Española.

Seguir leyendo »

Los supervivientes del racismo

37 Comentarios

Asamblea de preparación de la "gran manifestación contra el racismo" convocada en Madrid el próximo 12 de noviembre

Hace 25 años Lucrecia Pérez fue tiroteada por cuatro personas en Aravaca. Un asesinato racista más que la historia se encargó de situar como el primero por este motivo en España. El relato de que fue el primer asesinato racista en España es un ejemplo de cómo la Historia siempre está escrita por los vencedores y nunca por los vencidos. Cualquiera de las comunidades racializadas en España podría enumerar a seres queridos a los que quitaron la vida por su color de piel, etnia u origen antes de Lucrecía Pérez.

25 años después, los supervivientes del racismo vamos a formar parte de la Historia. De la que también es nuestra Historia. No como los vencidos ni vencedores, sino como sujetos políticos que solo queremos cargar con siglos de pasado colonialista y segregador para honrar la memoria de sus víctimas. Para construir un presente sin olvidar a quienes perdieron su vida por nosotros.

Somos los supervivientes del racismo, los que no queremos vivir más situaciones como la de Sofía, con más de la mitad de su vida aquí pero sin ser reconocida en España como ciudadana. No tener papeles impregna cada aspecto de su vida, hasta a la hora de disfrutar de un concierto en una discoteca.

Seguir leyendo »

Aún puede pasar de todo en Cataluña

32 Comentarios

La pregunta que muchos, puede que la mayoría, se hacen este viernes es la de cuánto durará este nuevo respiro que nos ha dado la crisis catalana. Es un alivio que la mesa del Parlament no haya ido a la cárcel y que Carmen Forcadell haya estado en ella sólo 12 horas, un tiempo que, por cierto, el juez Llarena le podía haber ahorrado perfectamente. Pero, ¿quién está en condiciones de asegurar que esa aparente vuelta a la cordura vaya a durar más que las treguas anteriores, la que precedió a las cargas del 1 de octubre y la que se rompió con el encarcelamiento de Oriol Junqueras y 8 consellers?

Nadie puede garantizar que eso vaya a ocurrir. Hay demasiadas fuerzas desatadas que actúan en el conflicto como para estar seguro de nada. Está claro que la presión europea, intramuros, por supuesto, ha debido de influir mucho en el cambio de orientación, optando por la moderación, que el gobierno ha dado a su actuación en los últimos días y que el juez Llarena ha interpretado convenientemente. La prudencia, casi inacción, de las fuerzas de orden público frente a los cortes de carreteras y líneas férreas del jueves, ha respondido a ese mismo espíritu y confirma que los políticos, aunque sean del PP, ponen la misma cara de convicción de estar en lo cierto cuando hacen una cosa y la contraria.

Pero, ¿serán capaces los poderes europeos de seguir conteniendo a Rajoy cuando el ala más dura de la derecha, con el refuerzo de la más dura del PSOE y no digamos de Ciudadanos, le eche en cara su pasividad y le acuse poco menos de haberse bajado los pantalones ante el independentismo? Presiones similares se han producido en bastantes ocasiones en los últimos años y meses y Rajoy siempre ha cedido a ellas. Las inopinadas cargas policiales del 1 de octubre, ineficaces y en buena medida insensatas, así como la brutal requisitoria del fiscal Maza contra los miembros del govern, articulada sin rechistar por la juez Lamela, parecen una clara expresión de ese tipo de movimientos.

Seguir leyendo »