eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ahora en común

La única estrategia que ha demostrado poder ganar al bipartidismo es la confluencia. No ha sido Podemos sino las mareas ciudadanas las que han ahogado al PP. Podemos desbordarles pero si somos marea

Las candidaturas de unidad exitosas no sólo tienen líderes arrebatadores, también han recuperado la participación. Han sido la herramienta del cambio que queremos empuñar

Creo que Podemos no debe aferrarse tanto a su marca prematuramente desgastada como a lo que las urnas han pedido: un pacto por encima de siglas y diferencias para el asalto definitivo

Hay que nombrar esa ilusión de cambio. Hay que nombrar que ahora es el momento y vamos juntos. Ahora en común

67 Comentarios

- PUBLICIDAD -

En menos de una semana, el PP será desalojado del gobierno de muchos ayuntamientos y después de muchas comunidades. El cambio ha comenzado. Pero no ha hecho más que empezar. Excepto las sonadas particularidades de Valencia, Barcelona, Madrid, A Coruña, Ferrol, Zaragoza o Santiago, cambiamos del azul al rojo. Del PP al PSOE, aunque bajo la tutela de las fuerzas emergentes. La alternancia bipartidista de siempre sin la hegemonía de antes. Los socialistas apoyándose en el bastón de la nueva política pero la nueva política muy lejos de levantar el vuelo por encima de sus cabezas. Creo que la única manera de sobrepasarles es seguir la estrategia que ha demostrado que puede vencerles: no la de Podemos sino la de las mareas del cambio que han tenido éxito electoral.

Podemos fue la fuerza que abrió la grieta pero han sido esas mareas inspiradas por su ejemplo las que se han colado por el hueco y han reventado la roca. Por bueno que sea el resultado de la formación de Pablo Iglesias para un partido de un año de vida, han obtenido un 14% de votos en las autonómicas. Muy lejos de asaltar los cielos. Pueden atribuirse méritos en las candidaturas de unidad con las que concurrían a las municipales, pero sólo en parte, porque ni siquiera sus miembros son mayoritarios en las ciudades más exitosas. En el resto, han tenido mejores resultados que las confluencias aunque por muy poco margen y en muchas ciudades en las que había varias plataformas divididas. En cualquier caso, no ha sido Podemos sino las mareas las que han ahogado al PP. Podemos desbordarles, pero si somos marea.

Los portavoces de Podemos son conscientes de ello y ya han empezado a hacer pública su intención de abrir el partido a otras fuerzas sociales. Pero bajo su marca como paraguas que las albergue. Un anillo para unirlos a todos. Es imposible afirmar si es la mejor opción. No es la mía. Creo que la marca Podemos ya es conocida por todo el mundo y hemos visto hasta dónde puede llegar. Impresionante pero insuficiente. Tanto el partido como Pablo Iglesias han sufrido el desgaste del salvaje ataque mediático. No veo motivos en el horizonte por los que podrían crecer mucho más. Sin embargo, las candidaturas de unidad, han superado hasta las expectativas más optimistas. La razón es evidente: no sólo tienen líderes arrebatadores como Podemos, también han recuperado la participación, empatía e ilusión que Podemos generó en su origen. Han sido la herramienta del cambio que queremos empuñar.

Podemos fue esa herramienta pero la organización vertical de partido elegida por mayoría en Vistalegre ha terminado arrebatándosela a la gente. Repiten aún sus portavoces que es la estrategia adecuada. Sin embargo, su candidatura autonómica que mejores resultados ha obtenido es la de Echenique que representa la corriente crítica, más participativa y quincemayista. Es lo mismo que pidió Monedero antes de echarse a un lado. En la nueva política hay personas que sólo quieren ser espectadores pero el motor del cambio son quienes participan y cuantos más caballos tenga, más corre. Podemos es la fuerza con más potencia para las generales y les corresponde liderarlo. El liderazgo en la nueva política significa saber compartirlo.

Compartir ese liderazgo no quiere decir renunciar a tus logros y méritos sino a la propiedad sobre el cambio, como está dispuesto a hacer Garzón con Izquierda Unida, convertirla en palanca de transformación por encima de las siglas y de las zancadillas. Él ha sido el primero en tender la mano para la confluencia y Pablo Iglesias ha sugerido que se agarra con ella a Podemos para no hundirse. Es falso que IU se haya hundido -aunque méritos ha hecho- pero en las municipales ha obtenido los mismos 2200 concejales que en 2011. Muchos más si sumamos las candidaturas de unidad en las que ha jugado un papel relevante. Descartarle porque la prensa lo haya hecho, es perderse un activo poderoso, no sólo por sus bases y experiencia sino porque tiene uno de los mejores candidatos. Suele repetirse que en política 2+2 no son 4. Creo que las confluencias han demostrado que las sumas por el cambio, multiplican.

Queremos que se unan todas las fuerzas y personalidades desbordantes hasta sepultarlos en el mar. Costará dios y ayuda pero las candidaturas de unidad han demostrado que sí se puede. En esa unión, “ninguna fuerza política puede ser el gallo del gallinero”, como ha dicho Beiras. Por eso creo que Podemos no debe aferrarse tanto a su marca prematuramente desgastada como a lo que las urnas han pedido: un pacto para acabar con la corrupción y el austericidio. Hay que abrir un nuevo paraguas que represente a todos los actores de esa gran coalición que se une por encima de siglas y diferencias para el asalto definitivo.

Hay que nombrar lo que no existe para hacerlo real. Para crear una nueva ilusión. Hay que hacer visible que ahora es el momento y que vamos juntos. Ahora en común. O como queráis llamarlo.

Javier Gallego es el director de Carne Cruda, el programa de eldiario.es, que se emite los martes y jueves a las 12h en www.carnecruda.es. Hoy hablan del Club Bilderberg, la reunión de la casta mundial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha