eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Esperanza Aguirre no debe ser alcaldesa de Madrid

Madrid merece condenar a la condesa: si se ha librado de la Justicia, al menos que no se libre de las urnas

75 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Tiene Madrid pruebas suficientes para impedir que Esperanza Aguirre sea alcaldesa. De hecho, aún sorprende que alguien como Manuela Carmena esté en empate técnico con alguien como Aguirre, que viene con la mochila cargada de corrupción, mentiras, despotismo, chulería y cinismo; alguien que se atreve a decir que las nuevas formaciones vienen a arruinarnos cuando es su partido, el PP, el que ha dejado temblando para décadas las arcas municipales madrileñas, y las demás. Todas, menos las suyas suizas. Sabiendo lo que sabemos, si Aguirre fuera elegida alcaldesa de Madrid habría que admitir, como dice el actor José Sacristán, “que somos un país de mierda”.

La ultraliberal Aguirre no contrataría para su empresa a alguien que le presentara el impresentable currículum de sus equipos, apestoso de condenados a prisión, imputados por delitos varios, investigados por toda clase de abusos contra la cosa pública. Ella misma ha sido imputada por un delito contra la autoridad, tras aquel episodio en la Gran Vía que inhabilitaría a cualquiera para pretender el bastón de mando de la ciudad. Ignacio González, Francisco Granados, Alberto López Viejo o Juan José Güemes son solo los nombres más llamativos de entre los colaboradores de Aguirre con el expediente rebosando porquería. Pero la burla de Esperanza Aguirre a los ciudadanos llega a tales límites que se atreve a asegurar que ella misma destapó la trama Gürtel.

Por más que se haya repetido hasta la saciedad, Madrid debe recordar una vez más cómo llegó Aguirre al Gobierno madrileño: gracias a la traición de dos tránsfugas del PSOE, un atentado a los procedimientos democráticos que ha pasado a la Historia con el nombre de ‘Tamayazo’. Si esos dos traidores, Tamayo y Sáez, no hubieran estado disponibles para ejercer las peores artes políticas, la trayectoria de Aguirre no sería hoy la misma y quizá ya no se pasearía por plazas y platós como si lo hiciera por su finca de Guadalajara, esa a la que le pusieron un apeadero del AVE, que pagamos todos para que se apearan solo ella y los suyos. En Villanueva de la Cañada y Tres Cantos también se ha enriquecido la familia de Aguirre a base de especular con la compra y recalificación de terrenos no urbanizables. Enrique Porto, al que la aristócrata había nombrado Director General de Urbanismo, también se enriqueció con esos chanchullos y tuvo que acabar dimitiendo. Pero la pasta se la llevaron todos.

Madrid tampoco debe olvidar lo que Esperanza Aguirre ha pretendido hacer, y lo que ha hecho, con su Sanidad pública, disminuyendo las partidas presupuestarias para favorecer la privatización de la gestión de varios hospitales y de muchos de sus servicios. Ni debe olvidar Madrid que todos los colectivos implicados -docentes, padres, alumnos, sindicatos- se sublevaron contra los recortes en la Enseñanza pública que impuso Aguirre a la Comunidad. Le costaron a la entonces presidenta unas huelgas que secundó el 80% de los convocados, quienes denunciaron una y otra vez la falta absoluta de diálogo con Aguirre.

Lo de Telemadrid sería un chiste malo si la broma no nos saliera tan cara. Durante el mandato de Aguirre toda la cadena podría haberse llamado ‘Aló, Presidenta’, pues la injerencia política en los contenidos de la televisión pública de los madrileños, la manipulación, la censura y los abusos hacia la plantilla han sido escandalosos y le valieron también a la antibolivariana una aún activa plataforma de trabajadores, Salvemos Telemadrid.

Son solo algunos casos, algunas cosas, de sobra conocidos. Esperanza Aguirre, que lleva 32 años viviendo de la cosa pública y nunca ha hecho pública su declaración de bienes, se vale de un gracejo descarado, vulgar y ultra populista para tomar el pelo a los madrileños. Lo ha conseguido en más de una ocasión y lo ha celebrado con su perverso hobby: yendo a Las Ventas a ver cómo torturan animales, que se desangran para su solaz como se han desangrado este país y esta ciudad con los estoques de sus colaboradores. Que lo consiguiera una vez más solo demostraría inmadurez social y una irresponsabilidad política que convertiría a sus votantes en cómplices de los abusos y delitos que la acompañan. Con más Aguirre, Madrid se suicidaría.

Frente a esa masoca posibilidad, Manuela Carmena ha despertado la ilusión en los madrileños. Igual que Ada Colau en Barcelona. Si Madrid no aprovecha la oportunidad que brinda una palabra así –ilusión- inhabilitará el municipalismo para el futuro próximo y bastante más allá. Con todos los peros que cada cual traiga de sus propias luchas (mi guerra es el antiespecismo), si la alcaldía se dirime entre Carmena y Aguirre, la comparación avergüenza. Madrid merece condenar a la condesa: si se ha librado de la Justicia, al menos que no se libre de las urnas. Mejor equivocarse con Carmena que rendirse a la caverna de ladrones que Aguirre representa. Si no queremos ser un país, una ciudad, “de mierda”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha