eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez no va a sacar ventaja de los problemas de Podemos

Los modos burdos con los que el PSOE está ejerciendo esa presión no pueden si no generar reacciones de rechazo, que dificultarán más el entendimiento con Pablo Iglesias

81 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Podemos tiene problemas internos. Y parecen serios. Pero Pedro Sánchez se equivoca si cree que va a obtener la investidura presidencial a base de ahondar en los mismos. Porque la presión externa obligará a Podemos a cerrar filas, aunque sea provisionalmente. Y porque los modos burdos con los que el PSOE está ejerciendo esa presión no pueden si no generar reacciones de rechazo, que dificultarán aún más la posibilidad de un entendimiento. El pacto de izquierdas sigue estando muy lejos y sólo un cambio sustancial de las relaciones entre el partido de Sánchez y el de Iglesias puede reducir esa distancia.

No de extrañar que en Podemos haya diferentes posiciones sobre qué hacer en la escena política general en estos momentos. Que unos crean que han de permitir que el PSOE gobierne a cambio de algo y que otros opinen que no se puede apoyar a los socialistas mientras éstos no cedan en las cuestiones que Podemos considera fundamentales. Ese mismo debate se está produciendo en todos los ámbitos de la población que de una u otra manera está comprometida políticamente en la izquierda. Y sin aceptar la manipulación evidente de los datos que está haciendo buena parte de los medios, es evidente que la crisis de la dirección madrileña y el cese el secretario de organización algo tienen que ver con eso.

Pero solo de una manera indirecta, en segunda instancia. Porque lo que parece que se está dirimiendo en Podemos es la eterna cuestión del poder interno, la de quién toma las decisiones y la de cómo éstas se han de aplicar sin vulnerar las reglas democráticas. Una organización creada de la nada hace sólo dos años y arrastrada desde entonces por un vendaval electoral que no ha dado ni la mínima pausa durante todo ese periodo, no ha tenido aún tiempo para atender a ese asunto tan fundamental. Era evidente que esa carencia iba a generar problemas antes o después. Las crisis en algunos territorios los anunciaban. La de Madrid ha sido la puntilla. Ahora lo que hay que ver es cómo se solventa.

No está dicho que la cosa no pueda ir a más, pero es lo menos probable. Pablo Iglesias cuenta a su favor con algunos activos decisivos para controlar la situación. Su condición de líder mediático indiscutible en un partido que en buena medida debe su éxito justamente a la imagen mediática que ha logrado construir, es uno de ellos. Ningún cuadro de Podemos en su sano juicio declarará la guerra contra Iglesias mientras eso, o la situación general, no cambien significativamente.

Otro elemento poderoso a su favor son los 5 millones de votos. No hay duda de que en los últimos tiempos han surgido dudas en algunos sectores de ese electorado. Pero las bases sobre las que se sostiene la propuesta política de Podemos siguen siendo firmes. Nada ha cambiado en el panorama social, en el sentido más amplio del término, que las debilite. El partido de Pablo Iglesias sigue siendo el principal referente del frente del rechazo a la política que se ha hecho hasta ahora, y de quienes creen que es necesario un cambio profundo y que hay actuar decididamente contra la desigualdad y la marginación. El PSOE no es una alternativa para esos ciudadanos. IU podría serlo, pero sigue muy lejos de lograrlo. Si hubiera nuevas elecciones, Podemos, punto arriba o abajo, repetiría sus resultados del 20-D. Esa perspectiva no puede sino frenar cualquier tentación de romper el partido.

Cabe por tanto apostar a que Iglesias y los suyos van a resolver el problema surgido. No, desde luego, de forma definitiva. Pero sí para que la cosa quede atrás durante un tiempo. Queda la incógnita cómo Podemos va a transmitir a la ciudadanía el mensaje de que la crisis está resuelta y de que sigue caminando. Pero no cabe descartar que lo haga de manera eficaz. Porque de eso sí que sabe y porque su público está deseando que le digan cosas buenas.

¿Qué habrá sacado en limpio el PSOE de ese rifirrafe? Nada o incluso algo que puede no jugar precisamente a su favor. Golpear a Podemos por donde se pudiera para obligarle a doblar la rodilla ha sido la penúltima iniciativa de la caótica estrategia que Pedro Sánchez está siguiendo para obtener la investidura. Pero puede que termine siendo tan poco beneficiosa para él como el papelón que ha hecho en su encuentro con Alexis Tsipras en Bruselas.

El líder del PSOE debería pensar necesariamente en la necesidad de cambiar de consejeros. Porque hasta ahora todo lo que le han dicho que haga no está saliendo bien. Para empezar, su pacto con Ciudadanos. Podía haber sido un entendimiento sin más, pero su necesidad de acudir a la sesión de investidura con algo en la mano para calmar a su partido, llevó a Sánchez a firmar un acuerdo solemne, del que ahora se está desdiciendo cada día que pasa. Hace tres semanas dijo que no tendría ningún encuentro con terceros en los que no estuviera presente Albert Rivera. Desde entonces se ha reunido él sólo con Carles Puigdemont, con Alberto Garzón, con el alcalde de La Coruña, con el PNV, con Compromís, y la semana que viene se verá con Pablo Iglesias. Los fieles de Sánchez podrán decir que esa una manera de mantener todas las puertas abiertas. Pero los menos apasionados sólo verán incoherencia y probablemente despiste generalizado en esas actuaciones.

En definitiva, que las cosas siguen igual que hace tres meses. Sólo hay dos opciones para evitar la repetición de elecciones. O la gran coalición, que la solución que propugnan tanto el PP como Ciudadanos, o un pacto de izquierdas. El PNV e IU ya han dicho tajantemente que no a una tercera vía, la de un pacto PSOE-Ciudadanos con ellos y sin Podemos. Apoyar al partido de Albert Rivera es para ellos una condición inasumible.

O sea que la vuelta a las urnas sigue siendo la salida más consistente en estos momentos. Ningún partido, tal vez salvo el PP, quiere que eso ocurra. Tampoco Podemos. (Pero no por lo que dicen que dicen las encuestas, sino porque sus dirigentes creen que una nueva campaña puede ser un esfuerzo demasiado pesado).  De ahí que quepa esperar que las próximas semanas siga habiendo de todo. Esperemos que algo sea bueno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha