eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pobre Esperanza

Esperanza Aguirre mide las aceras, pero no mide sus palabras y "atropella" el sentido común lamentando que su sueldo "no da para mucho"

73 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Esperanza Aguirre dimite como presidenta de Madrid y le sustituirá Ignacio González

Esperanza Aguirre. EFE

Y Esperanza Aguirre nos dijo: "Los sueldos de los políticos, a pesar de lo que dice mucha gente, no dan para mucho. Vamos a Primark, a Zara y esas tiendas low cost de las que hablan despectivamente". Aguirre, con una larga trayectoria pagándole como política, nos dice que, por ejemplo ahora, "no le dan para mucho" los casi 95.000 euros que le pagamos como portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid.

Desde que Esperanza nos dijo que Carmena había destrozado la Navidad, la "lideresa" parece que se ha propuesto alegrarnos las fiestas. Últimamente, lo mismo la vemos midiendo paso a paso la Gran Vía madrileña, que nos dice que debe comprar en comercios de bajo coste. Una frivolidad que demuestra que Aguirre quizás mida las calles, pero hace tiempo que dejó de medir sus palabras.

Si pensara, por ejemplo, en los más de 13 millones de españoles que viven en el umbral de la pobreza, Esperanza no conduciría su discurso por unos derroteros que la llevan a fugarse de la realidad. Para defender a la vicepresidenta y su estacionamiento en el carril-bus, Aguirre ha vuelto a irrumpir con una brusca maniobra en la Gran Vía. Ha pasado de llevarse por delante la moto de los agentes, a atropellar el sentido común de cualquiera que piense en el tercio de personas con serios problemas para subsistir en España.

No es la primera vez que Esperanza Aguirre vuelve a las andadas. Ya se lamentó en la Asamblea de Madrid diciendo: "Yo soy pobre de pedir". Es más, parece que el frío navideño le dejó congeladas las imágenes en esta idea de su pobreza invernal. Fue Esperanza quien nos dijo hace diez años: "No tener paga extra me tiene mártir. La he tenido toda mi vida y la echo de menos en Navidad. No es que haga números a final de mes, es que muchas veces no llego". Por entonces, cobraba más de 100.000 euros como presidenta autonómica.

Ahora, al mismo tiempo que se juzga la Gürtel, la condesa, que ya nos dijo que ella destapó la trama, va por los platós lamentando libremente que su salario "no da para mucho" o que "todos nos hemos apretado el cinturón" en esta crisis, como afirmó recientemente, también en 13TV, sin temblarle el pulso. Creíamos que Aguirre iba a dejar la "mamandurria" de la política cuando dimitió como presidenta del PP de Madrid, tras el registro policial a la sede de su partido, pero ahí sigue.

Cuando España encabeza la desigualdad europea con Rumania y Serbia, cuando prácticamente uno de cada cuatro trabajadores es pobre, cuando el paro y la precariedad machacan a tanta gente, dirigentes como Esperanza Aguirre no pueden hacer de la frivolidad su receta. Habrá razones para pensar que Aguirre está fuera de la realidad. Entonces, será mejor que esté fuera de la política. Salvo que sea tan pobre que piense que no puede hacer otra cosa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha