eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El inútil esfuerzo de tratar de machacar a Podemos-IU

El PP corre el riesgo de sufrir un nuevo correctivo electoral, Ciudadanos a quedarse definitivamente desdibujado y convertido en la “marca blanca” de la derecha que dicen sus críticos, y el PSOE a verse superado en votos

107 Comentarios

- PUBLICIDAD -

¿Pero de verdad cree algún estratega del PP, del PSOE o de Ciudadanos que se pueden reducir las posibilidades electorales de Podemos-IU haciendo numeritos con Venezuela o deformando hasta el absurdo lo que está pasando en el barrio de Gracia? Que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera acepten encabezar esas y otras iniciativas parecidas pone seriamente en cuestión su solvencia política. Porque no hace falta ser muy listo para deducir que tanto aspaviento insensato sólo puede obedecer a que temen que la potencialidad de Podemos-IU sea bastante más consistente de lo que dicen los sondeos oficiales. Ni tampoco para comprobar que no saben cómo revertir esa eventual tendencia. Y unos políticos inteligentes no deberían permitir que eso se notara tanto.

Están nerviosos, cada uno por sus motivos particulares y unos más que otros. El PP corre el riesgo de sufrir un nuevo correctivo electoral, a perder alguno de los escaños que obtuvo hace seis meses. Ciudadanos a quedarse definitivamente desdibujado y convertido efectivamente en la “marca blanca” de la derecha que dicen sus críticos. Y el PSOE a verse superado en votos y escaños por Podemos-IU.

Analistas españoles, justamente los que más vienen acertando en los dos últimos años, creen que todo eso, o parte de ello, puede perfectamente ocurrir, aunque no sea necesariamente seguro. Algún articulista de la prensa extranjera, de los pocos que últimamente se ocupan de España, ha percibido algo de eso en lo que le dicen sus fuentes. Y de cómo se respira al respecto en el mundo empresarial y financiero habla la extraordinaria expectación con que ha sido recibido Pablo Iglesias en las Jornadas del Círculo de Economía en Sitges.

Algunos de los asistentes a ese tradicional encuentro de los patronos catalanes figuran en la lista de las personas que han apoyado con toda suerte de medios a Ciudadanos en su intento, como dijo en su momento el presidente del Banco de Sabadell, de construir un “Podemos de derechas”. No deben estar precisamente contentos. Porque el partido  que han ayudado a crear parece haber llegado al final de su carrera ascendente, aunque nunca se puede descartar la posibilidad de que Albert Rivera renazca de sus cenizas.  Porque no han desaparecido los motivos por los cuales les defraudó el PP, fundamentalmente su inanidad en la política económica y en la cuestión catalana, sino que se han agravado y, encima, con más corrupción. Y, para colmo, porque Pablo Iglesias les ha contado su programa. Que habla de más impuestos para los que más tienen, de reformas para hacer que paguen, de aumentos salariales, de más gasto social y de menos subvenciones.

El amplio y multiforme establishment español, y el catalán es una parte importante del mismo, no está preparado para asumir un cambio en la dirección que propone Iglesias, por mucho que una coalición con otras fuerzas moderara su contenido. Tras los ajustes que se vio obligado a hacer durante la transición, en su acepción temporal más amplia, ese establishment ha visto durante décadas como las fuerzas políticamente dominantes, primero los socialistas, luego el PP, y siempre Convergencia i Unió, se avenían a respetar sus intereses. Y en los últimos años se han enriquecido más que nunca.

Por primera vez una fuerza política relevante, Podemos y ahora aún más con IU, está poniendo en cuestión ese enjuague. Eso genera inquietudes enormes. Y los partidos que habrían de despejarlas no están en condiciones de garantizar que vayan a ser capaces de hacerlo. En España se ha abierto un nuevo ciclo político. Es imposible prever cómo va a terminar cerrándose. Pero lo que está claro es quienes pretendan doblegar la marcha de las cosas recurriendo a los mismos instrumentos que les han sido útiles en el pasado van a fracasar.

Lo de jugar con Venezuela, lo de tratar de hacer creer que Barcelona está ardiendo por culpa de Ada Colau y de los violentos, lo de tirar contra todo lo que hace Manuela Carmena –incluyendo la exigencia de 700 millones por haber parado la operación Chamartín que acaba de formular el gobierno- o el alcalde de Cádiz,  forma parte de ese arsenal inservible. Porque los ciudadanos que están con Podemos e IU o los que podrían estarlo no van a cambiar de postura por mucho que traten de distraerles con esas añagazas. Ni por mucho que Pedro Sánchez diga que Podemos fue el culpable de que no hubiera pacto de gobierno en la anterior legislatura. Otras son las razones que podrían alejarlos de la coalición: que sus dirigentes se endiosaran, que traicionaran su programa, o que se olvidaran de la democracia interna o de la plurinacionalidad española. Pero hoy por hoy nada de eso parece que vaya a ocurrir.

Tal y como se está configurando el ambiente tiene cada vez menos sentido hablar de pactos postelectorales. Y visto con una cierta distancia esa cuestión es cada vez menos importante. Lo relevante es el nuevo escenario que puede crearse tras el 26-J. En el que una fuerza ascendente y sustancialmente unida que quiere un cambio de verdad va ser uno de sus actores principales. Mientras que algunas de las demás, quien sabe si todas ellas, estarán abocadas a intensos procesos de recomposición interna, si no a crisis abiertas.

El gobierno que surja de esa situación será inevitablemente provisional, por decirlo de alguna manera. El mar de fondo político que agita y va a seguir agitando a España no le va a ayudar a consolidarse. Y además, aunque ahora nadie parece pensar en ello, el panorama político internacional, y particularmente el europeo, puede sufrir modificaciones  muy importantes que abrirán nuevas oportunidades a los que piden cambios en España. En esos terrenos se va a dilucidar el futuro. Y no jugando con Venezuela.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha