eldiario.es

9

Mario Jiménez arremete contra el “marajá” Javier Arenas

El vicesecretario general del PSOE-A califica de “indigno” el comportamiento del popular por sus pagos en especie y sobresueldos.

Le reprocha que diera “lecciones de austeridad” mientras residía en el Hotel Palace, al tiempo que le exige una explicación para los andaluces.

El vicesecretario general del PSOE de Andalucía, Mario Jiménez, ha exigido una “explicación” a Javier Arenas tras revelar eldiario.es que el PP le abonó durante años en concepto de sobresueldos y pagos en especie, entre otras cosas para las largas temporadas en la que vivió en el lujoso Hotel Palace a costa del partido. “Estaba dándonos lecciones de austeridad y vivía como un marajá, como un jeque árabe, como un millonario… Porque por lo visto no le bastaba lo que cobraba del erario público como diputado”, ha reflexionado el socialista.

En rueda de prensa, ha calificado al que fuera candidato del PP a la Junta de Andalucía en 2012 de “persona delicada” y de “condición superior”, con un “comportamiento indigno y deshonesto” con la realidad social de la comunidad autónoma. En la misma línea, ha agregado: “Necesitaba una media de 2.000 diarios para dormir y para comer. Esto despeja la poca credibilidad que le quedaba al PP en Andalucía con algunos de sus líderes, pero el pueblo es muy inteligente y se dio cuenta, como lo demostró en las elecciones autonómicas del 25 de marzo”, cuyos resultados le han impedido gobernar. Para concluir: “Debe dar una explicación de forma inmediata para que los andaluces sepan de qué calaña son los representantes del PP”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha