Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lo que Feijóo entiende por calidad democrática, por Esther Palomera
El gol de un negro: de la final de la Eurocopa a la realidad del racismo en el deporte
OPINIÓN | 'La cacería', por Marco Schwartz

Andalucía ofrece pluses de 543 euros por día a los médicos especialistas que cubran el déficit en atención primaria este verano

Juan Manuel Moreno, en una visita al hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.

Álvaro López

5

La Junta de Andalucía ha remitido este lunes a los sindicatos mayoritarios de la sanidad el enésimo plan que articula para hacer frente a la falta de médicos de familia este verano: la Consejería de Salud, a través de unas instrucciones, ofrece a los médicos especialistas cubrir las bajas de sus compañeros de atención primaria en los ambulatorios andaluces entre julio y septiembre, a cambio de un incentivo salarial que puede alcanzar los 542,9 euros al día.

Los facultativos del área de Cardiología, Traumatología o cualquier otra especialidad podrán elegir voluntariamente si se acogen a este plan, ejerciendo en verano como médicos de familia, mientras los sindicatos de la mesa sectorial se han posicionado inmediatamente en contra de la medida.

La resolución de la Consejería de Salud, a la que ha tenido acceso este medio y fechada el pasado 2 de julio, se basa en la “inviabilidad” de que haya una “cobertura normalizada por la falta de profesionales con disponibilidad en las Bolsas de contratación del SAS de personal facultativo”. Es decir, se lleva a cabo por falta de plantilla. Según Salud, como han de cubrirse las bajas “en periodos vacacionales masivos o situaciones de incapacidad, permisos o licencias de larga duración”, se trata de una opción pensada para este verano.

El ofrecimiento de Salud a los médicos especialistas consiste en que estos puedan apuntarse a “módulos de 5 horas” diarias, que se retribuirán a 54,29 euros por cada una de ellas (271,45 euros al día en total), para trabajar en ese horario laboral en el ambulatorio al que quieran acudir voluntariamente. Sólo podrán trabajar en primaria en sus días de descanso y no tienen límite de módulos al mes, confirman desde la consejería. Las instrucciones permiten incluso cubrir dos módulos al día en situaciones “excepcionales”, por lo que pueden cobrar un plus de 542,9 euros en una sola jornada.

Cada hora se les pagará igual que lo que cobra un médico de familia que trabaja en día festivo, aunque estos cobran algo menos -45,52 euros- las horas extra que hacen en un día normal: diez euros menos de lo que Salud les va a pagar a los especialistas que opten por esta medida.

Escasez de plantilla reconocida

Según la Consejería, podrán acogerse quienes “cumplan las condiciones y ya hagan continuidades asistenciales (que trabajen por las tardes)”. Al mismo tiempo, tendrán que “realizar las actividades y tareas propias de los facultativos/as de Atención Primaria y Comunitaria planificadas por los cargos intermedios de dicho centro”, señalan en la resolución.

Esta medida es otro intento de resolver la falta de médicos que padecen los centros de salud de Andalucía, un problema estructural que se está agravando en los últimos años por el aumento de las jubilaciones. La consejera del ramo, Catalina García, ha cifrado el déficit de médicos este verano en un 16% menos de la plantilla habitual. Desde el Ejecutivo regional hasta los representantes sindicales, pasando por los trabajadores, se reconoce que la escasez de plantilla no acaba de paliarse y que va a empeorar en la próxima década. De hecho, se espera que de los 7.000 médicos de cabecera que hay actualmente en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), la mitad se jubilen en este periodo de tiempo.

Los sindicatos, y la oposición de izquierdas, denuncian además la falta de relevo generacional, “porque Andalucía no logra retener a los profesionales que forma aquí y acaban marchándose a otras comunidades autónomas o a la sanidad privada”. Tanto la Consejería de Salud como los representantes de los trabajadores ponen encima de la mesa propuestas para corregir este déficit. Sin embargo, no acaban de estar en sintonía. Mientras Salud apuesta por echar mano de los médicos residentes que aún no han acabado su formación o de contratar a especialistas de otras áreas, los sindicatos consideran que la clave está en mejorar las condiciones laborales que se les da a los galenos.

Malestar sindical

Por eso, esta propuesta del Ejecutivo de Moreno no gusta a la mesa sectorial. No gusta porque no se ha negociado en ella, ya que no se ha hablado del plan de verano hasta la fecha -este martes 9 de julio se celebra la primera reunión sobre el tema, pese a estar ya en marcha el plan estival-. Pero tampoco gusta porque, como apunta el Sindicato Médico Andaluz (SMA), es un “agravio” para los médicos de primaria que se ofrezca su puesto a otras especialidades porque los segundos tienen “mejores retribuciones y condiciones de trabajo”.

La opinión del SMA, el principal sindicato de los médicos, es conocida por parte de Salud desde hace un mes cuando ambas partes se reunieron en privado, al margen del resto de sindicatos, que preparaban una huelga precisamente por el colapso sanitario. En aquella reunión entre Salud y el SMA se habló sobre la posibilidad de contratar a médicos de otras especialidades en los centros de salud andaluces, a lo que el sindicato médico se negó y, según apuntó en un documento interno al que ha tenido acceso este medio, la Consejería aceptó la negativa. Al menos hasta ahora, cuando la resolución ya se ha aprobado.

Desde la mesa sectorial consideran que se trata de otra “imposición” por parte de la Junta de Andalucía. Que la medida no se ha negociado y que, además, generará “una guerra”. “Los médicos irán donde más les paguen y no querrán hacer guardias y sí continuidades asistenciales que se las pagan al doble”. Es decir, según la visión de los sindicatos, la propuesta pone en peligro la atención hospitalaria mientras se trata de corregir la de primaria.

Mientras Salud ofrece esta posibilidad, con el rechazo generalizado de los sindicatos, Satse, CSIF, CCOO y UGT insisten en que la solución pasa por cumplir el pacto por la atención primaria que se firmó hace un año y por mejorar la retribución de los profesionales, especialmente de aquellos que trabajan en zonas de difícil cobertura por estar en entornos remotos. Reclaman que se facilite el complemento por rendimiento (CRP), que se actualice la bolsa de trabajo del SAS -desactualizada desde 2021- y que se mejore el acceso a la carrera profesional, lo que permitiría también que estos médicos cobrasen más dinero.

De fondo, se está a la espera de que finalice la oferta que hizo la semana pasada la Consejería de Salud a los médicos internos residentes (MIR), que aún no han acabado su formación, para que trabajen este verano, pese a que la normativa europea impide esta práctica.

Cuando acabe el periodo de oferta este martes, se sabrá cuantos de los 1.300 MIR que hay disponibles en esta promoción han aceptado alguna de los 600 puestos de trabajo -la mitad de ellos de atención primaria-. De momento, entre ellos cunde el desconcierto y el malestar con Salud entre ellos por no informarles con trasparencia y hacerles sentir que están firmando obligados.

Etiquetas
stats