eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

Constitución: un caso claro de apropiación indebida

La excursión a Euskadi de Casado ha sido saludada como si de una cruzada se tratase por la prensa cortesana y sus sucursales periféricas, resaltando, por añadidura, la ausencia de los fastos patrios del PNV, a los que tampoco acudía cuando Xabier Arzallus pactaba con Aznar

56 Comentarios

Casado no apoyará a Sánchez porque ha elegido a "enemigos de la Constitución"

Casado EFE

Quién nos lo iba a decir. Resulta que el día en que se celebra la vigencia de la Constitución, ya cuarentona, la homenajeada es su principal víctima. Por de pronto, la derecha ha abierto oficina de constitucionalismo entregando el carné en exclusiva a quienes consideran afines a sus propias ideas de la Constitución. Un oxímoron de su propio espíritu.

En sí es una actitud peregrina; más cuando Pablo Casado incluso se ha permitido reclamar para los suyos la propia parternidad de tan noble señora, en cuyo texto descansa la todavía –en mi opinión– débil democracia española, no acostumbrada a reposar tanto tiempo en un texto constitucional.

Pablo Casado parece haber olvidado que los suyos, sus progenitores políticos –no hace falta prueba genética– no fueron unos entusiastas de la Constitución y mucho menos sus protagonistas. Es duro recordar. Ni siquiera me voy a referir al carácter combativo contra la misma de su líder reciente más musculoso de extremismo, José María Aznar. Claro que Manuel Fraga la apoyó, pero su semilla popular, es decir, Alianza Popular, votó parte en contra o absteniéndose. El apoyo del exministro franquista no fue, sin embargo, impedimento para que justificara y se sintiera orgulloso de dirigir a aquellos conmilitones –de sonoros apellidos del pasado– (como los de hoy de Casado) que no se sentían cómodos con la Constitución neonata. Luego Fraga continuaría en sus fobias constitucionales contra las autonomías, por ejemplo, contra el Estatuto de Autonomía para Andalucía; aunque se quedó solamente en pedir la abstención en el Referéndum, aunque con votos incendiarios para aquellos que pedían la autonomía apoyándose en el texto constitucional que ahora se celebra.

Casado también nos ha expulsado de la Constitución a todos los republicanos. Olvida el carácter inclusivo de la Constitución, la jurisprudencia constante del Tribunal Constitucional, que no exige militancia y cualquier noción básica sobre qué es la democracia.

También ha aprovechado la fiesta para expulsar a los vascos, desplazando hasta aquel territorio a lo más granado de su agresividad excluyente disfrazada de constitucionalismo. Dicen que en Euskadi hay un vacío y no hay banderas suficientes. Parecen desconocer que allí el marco jurídico es un estatuto constitucional de 1979, ignorando, sin el menor pudor, las Disposiciones Adicional Primera y las Transitorias Segunda y Cuarta. Con ellas, el Concierto Económico y una multitud de disposiciones de derecho derivado pertenecientes a lo que se denomina bloque de la constitucionalidad.

La excursión a Euskadi ha sido saludada como si de una cruzada se tratase por la prensa cortesana y sus sucursales periféricas, resaltando, por añadidura, la ausencia de los fastos patrios del PNV, a los que tampoco acudía cuando Xabier Arzallus pactaba con Aznar. Es una prensa conocida, la que Miguel de Unamuno caló pronto y definió como cochina y de cerebro cojonudo. Decía don Miguel que de carácter castellano, pero quiá, en ella militan decenas de brigadistas de toda la península con el aire común de su cochinería centralista, deslocalizados y temerosos de tanto ERE mediático.

Regentes de un club privado

Pues así han celebrado a tan respetable señora. Como si fueran regentes de un club privado, casino deberíamos decir, que así se denominaban sus cenáculos exclusivos preconstitucionales.

Por supuesto que superada o disimulada su aversión constitucional, su amor sobrevenido jibariza el texto constitucional para quedarse con lo que les conviene y lo que conviene para expulsar a los demás.

Los derechos sociales y fundamentales los leen poco, la igualdad la pasan por alto, la del hombre y la mujer casi nada; de refilón, sin que se note, orillan finamente los privilegios constitucionales de la monarquía, los aforamientos, inmunidades e inviolabilidades. Las chapuzas sucesorias, en palabras del otrora presidente del Congreso Jesús Posadas. Prohibido reformar so pena de anatema constitucional y retirada de puntos del carné. Olvidan los propios preceptos constitucionales, con el artículo 168 hacen como que no lo ven, el duro; porque si hay que reformar se reforma, como sí se ha hecho, reformando en dos ocasiones, el texto ante las exigencias de la UE.

Petrificar o retocar la Constitución

Queda mucho por hacer por nuestra aún joven Constitución, incluido reformar su contenido poco constitucional. ¿Que no puede haber normas constitucionales inconstitucionales? Lean a Otto Bachof, que en Alemania saben mucho de esto.

En fin que bienvenidos a la Constitución, léansela, cúmplanla, no la recorten socialmente ni la restrinjan por la vía del recurso a los tribunales. Dejen que se manifieste en todas sus posibilidades, que sirva.

Está bien que la derecha más rupestre se sume a la defensa constitucional, pero no para utilizarla como arma arrojadiza, ni para petrificarla. Como en nuestro entorno democrático, si la Constitución necesita retoques, que se operen; es la edad, de ella y de nuestra sociedad.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha