El plan de verano de la sanidad andaluza se topa con la realidad: “No hay plantilla suficiente”

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, visita el laboratorio del Hospital Materno Infantil, recientemente reformado a 21 de marzo de 2022 en Málaga, Andalucía.

Álvaro López


2

El plan que ha diseñado la Junta de Andalucía para este verano ha sido acogido con reservas por parte de los sindicatos y los profesionales. La Consejería de Salud ha proyectado un escenario en el que el volumen de contratación será similar al de otros años, aunque menor que en 2021, al no existir urgencia sanitaria por la Covid-19, se abrirán más centros de salud por las tardes y se aumentará ligeramente el número de camas hospitalarias. Estas cifras invitan al sector a un moderado optimismo puesto que la realidad se sigue imponiendo, según opinan, ya que “no hay profesionales suficientes” que puedan dar la respuesta asistencial que se precisa en periodo estival, algo por otra parte que ha reconocido el propio consejero de Salud en funciones, Jesús Aguirre.

El "insuficiente" incremento de sanitarios en Andalucía lastra acuerdos de personal alcanzados a pocas semanas del 19J

El "insuficiente" incremento de sanitarios en Andalucía lastra acuerdos de personal alcanzados a pocas semanas del 19J

Según el Servicio Andaluz de Salud (SAS) este verano se van a ofrecer 18.000 contratos para reforzar el sistema. Un dato que es inferior a las 25.000 vinculaciones que se ofertaron en 2021, pero que mantiene el nivel de 2020, ambos años en los que la pandemia de la Covid-19 ha sido la emergencia sanitaria. Como en esta ocasión el coronavirus ya no es la prioridad de la sanidad, el volumen de contrataciones se ha rebajado, aunque desde Salud recuerdan que hay 12.000 profesionales contratados desde abril como refuerzos Covid-19 que ahora mismo están integrando el circuito de actividad asistencial ordinaria.

En la misma línea se ha expresado este martes Jesús Aguirre, quien en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Junta ha admitido que “va a ser complicado” que se cubran las 18.000 plazas que se han sacado. Al margen de esos 12.000 profesionales de refuerzo (con contratos hasta octubre y diciembre), el consejero en funciones ha incidido en que la falta de profesionales “es un problema de todo el Sistema Nacional de Salud y quizás Andalucía es de las comunidades que menos problemas tiene”. Asimismo, ha remarcado que el problema no es presupuestario, sino de falta de profesionales de algunas especialidades a nivel de bolsa.

La oferta por categorías

Por categorías, las enfermeras vuelven a ser las más demandadas con 7.700 contratos, seguidas de 2.800 profesionales de rango formativo de grado medio y las 1.300 ofertas que se ofrecen al personal médico. Sin embargo, estas cifras no dejan de ser un proyecto, según recuerdan los sindicatos, ya que una cosa es que se ofrezcan todos estos contratos y otra es que haya personal suficiente que los acepte. Fuentes del sector recuerdan que es “habitual” que cada verano se queden desiertos una gran cantidad de puestos de trabajo ofertados porque los profesionales no están disponibles en bolsa o porque las condiciones no son lo suficientemente ventajosas ni en salario ni en duración del contrato como para aceptarlas. Algo que suele producir una migración de sanitarios del sistema público a la sanidad privada o a otras comunidades autónomas.

Siguiendo con el detalle de las cifras, los datos que sí mejoran con respecto a 2021 son los que se refieren al número de ambulatorios que van a abrir por las tardes y a las camas hospitalarias que estarán disponibles. Si el verano pasado abrieron 241 centros de salud en horario vespertino, en esta ocasión lo harán 371. Es decir, el 86,1% de los ambulatorios que tienen este horario durante todo el año, lo mantendrán en periodo veraniego. Una mejora que también llega en el número de camas hospitalarias, aunque de manera más modesta. En 2021 se abrieron 13.750 y este verano está previsto que estén disponibles 13.825. Un ligero incremento que la Consejería de Salud lo justifica recordando que en verano disminuye la presión asistencial.

Sin personal suficiente

No obstante, los sindicatos y los profesionales vuelven a insistir en que los planes que proyecta el SAS no se sostienen si la plantilla sigue siendo insuficiente. Teniendo en cuenta que hay alrededor de 120.000 trabajadores en el SAS, a falta de cifras oficiales es la que maneja Salud cada vez que se le pregunta, una buena parte de ellos, alrededor del 90% según fuentes sectoriales, causan baja en algún momento durante el verano por vacaciones u otras circunstancias, de ahí que los 18.000 contratos que se ofrecen no sean suficientes, incluso si se consiguiese que todos estos puestos de trabajo fuesen ocupados por sanitarios para el periodo estival. “El papel lo aguanta todo”, dicen desde el sector a este medio. Otra cosa es lo que pueda ocurrir en el día a día de los ambulatorios y hospitales andaluces este verano cuando no haya personal suficiente. “Al final tienen que ser los sanitarios que ya hay contratados los que se tengan que echar los problemas asistenciales a la espalda”.

Además de este análisis, cabe añadir que la bolsa de profesionales sigue desactualizada desde 2020. Es decir, los méritos y los puntos que suman los trabajadores del SAS por su desempeño laboral no se ha actualizado y esto les perjudica directamente a la hora de conseguir contratos. Como lo trabajado desde 2020 no cuenta, muchos de los profesionales que pueden aspirar a trabajar en algún sitio este verano gracias a las contrataciones estivales, no podrán hacerlo porque no tendrán los méritos y los puntos suficientes que otros sanitarios sí sumaban ya en 2020. Esto afecta especialmente a los profesionales más jóvenes y que en estos últimos años hayan estado encadenando contratos de corta duración. Como no se les ha sumado el tiempo empleado en estos meses, parten en una posición de desventaja con respecto al resto de profesionales que están en la bolsa.

Con todo esto, los sindicatos siguen tan reivindicativos como lo estaban hace un año. La situación no solo no ha mejorado en exceso con respecto al verano de 2021, sino que sienten que la pandemia no se ha aprovechado para mejorar las contrataciones y evitar la pérdida de profesionales. Antonio Macías de UGT califica de “ridículos” los datos de este plan de verano. “El cierre de centros por la tarde nos sigue pareciendo una barbaridad, aunque digan que son menos que antes los que cierran, porque la atención primaria sigue estando con unas listas de espera muy largas y una falta de atención más que notable. Estamos teniendo muchísimas dificultades de contratación de personal de enfermería y medicina. El personal se sigue yendo a otras comunidades donde les ofrecen, del tirón, un año de contrato”.

“Si se cumple, es mejor que el año pasado”

Para José Sánchez, portavoz del sindicato SATSE, “si se cumple lo que dicen es mejor que el año pasado, pero eso no quiere decir que sea suficiente y lo iremos viendo con el tiempo”. Para el representante de las enfermeras, “es fácil decir que van a contratar a tantos a sabiendas de que no hay suficientes”. Asimismo, considera que “lo que tienen es que buscar soluciones alternativas para que no sufran los profesionales en sus derechos de vacaciones y naturalmente tampoco deben sufrir los ciudadanos”. Una opinión que Victorino Girela del sindicato CSIF comparte con su experiencia de primera mano: “Directamente hay centros como el mío en el que, por segundo año consecutivo, no contratan ningún médico para cubrir vacaciones, salvo para cubrir guardias”.

“Si tenemos en cuenta que arrastramos bajas sin cubrir, o alguna ausencia por otro motivo sin resolver (excedencia, desempeño de cargo, permiso maternidad/paternidad, etc..) tenemos serias dificultades para atender adecuadamente a la población”. Al mismo tiempo, desde CCOO, José-Pelayo Galindo añade que el SAS ha vuelto a pecar de “falta de transparencia” al no darles la información oportuna y a tiempo sobre el plan de verano que pretende desplegar. “Entendemos que tiene que ver con cuestiones electorales”. El sindicalista lamenta que los datos sean tan limitados porque les impide hacer un “análisis exacto” de la situación. “Estamos sufriendo ahora de la inacción política para solucionar el problema de los recursos humanos en la sanidad pública”. José-Pelayo Galindo no exculpa de esta situación a ninguna Administración ni a anteriores gobiernos: “Viene de lejos y no quieren afrontar el problema. Solo ponen parches que no abordan el problema del déficit de plantilla que hay”. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats