La plantilla de Canal Sur convoca una huelga en vísperas de las fiestas navideñas contra el recorte pactado con Vox

Sede de Canal Sur Televisión.

El comité intercentros de Canal Sur ha acordado en pleno una huelga de 48 horas para los días 22 y 23 de diciembre contra el recorte de 14 millones de euros para la empresa pública pactado por el Gobierno de Andalucía (PP y Ciudadanos) con el fin de garantizarse el apoyo de Vox a sus presupuestos de 2021. Con el lema “Entre tod@s lo paramos”, los trabajadores pretenden salir en defensa de un servicio público que ven en riesgo por un acuerdo que pasa también por amortizar las plazas por jubilación en un plantilla con una edad media por encima de los 55 años y en la que uno de cada cuatro trabajadores terminará su vida laboral el próximo lustro.

Vox sentencia a Canal Sur: la Junta andaluza no sustituirá las jubilaciones de una plantilla con una edad media de 55 años

Vox sentencia a Canal Sur: la Junta andaluza no sustituirá las jubilaciones de una plantilla con una edad media de 55 años

Esa huelga, que tendría lugar en torno a la fecha prevista para que el Parlamento de Andalucía apruebe unas cuentas que ya sortearon el debate a la totalidad, será la culminación a una serie de paros parciales cuyo calendario prevén cerrar los representantes de los trabajadores este miércoles, según han informado fuentes de los sindicatos.

En paralelo, trabajarán en la búsqueda de la complicidad de la sociedad civil en esta campaña de movilizaciones contra los recortes, igual que han solicitado reunirse con los distintos grupos parlamentarios. El objetivo es visibilizar a todos los niveles "el riesgo que para el servicio público suponen estas medidas" que ponen de nuevo en el punto de mira del debate político a Canal Sur, ya sea por el contenido, ya sea por el continente.

Las cartas del padre del director general y de los jubilados

Lo cierto es que la decisión del PP y Ciudadanos de aceptar las exigencias de Vox en relación con Canal Sur están provocando una cascada de reacciones cuyas consecuencias intenta medir el Gobierno de Andalucía de cara a la factura que le pueda pasar y ya hay quien ha mostrado cierta preocupación. Por eso precisamente, horas después de conocerse el pacto con Vox, el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, salía en defensa de la RTVA, garantizaba a sus trabajadores que no habría despidos y avanzaba que los compromisos para su salto tecnológico, irrealizables con un recorte de esa envergadura, se harán vía financiación de la UE.

Pero no ha frenado la corriente en contra. Por un lado, hay gestos de carga emocional, como la publicación en La Opinión de Málaga de una tribuna de Juan de Dios Mellado, padre del hijo del mismo nombre y a su vez director general del RTVA. "Me prometí no escribir de RTVA, ni para bien o para criticarlo, siquiera sea porque uno de mis hijos periodistas fue elegido por el Parlamento como director general de RTVA. Rompo mi promesa. La propuesta de Vox sobre RTVA es muy peligrosa para su futuro. Es de esperar que en la fase de aprobación del presupuesto se reconduzca porque contempla la eliminación de uno de los tres canales, rebajar el presupuesto en 14 millones de euros y la no reposición de las vacantes por la jubilación", dice. O también la carta abierta a los presidentes de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet, de una treintena de jubilados de la RTVA.

Por otro, está la reacción de los trabajadores. Desde la sección sindical de UGT explican que se trata de "un brutal ataque" a los trabajadores de la empresa pública, pero también "a todo el sector audiovisual de Andalucía y a las empresas de servicios", a la vez que pone en peligro peligro las salidas profesionales de los alumnos que cursan estudios universitarios o de formación profesional en este ámbito. 

Desde CGT recuerdan que la RTVA es una agencia pública "estatutaria y no puede convertirse en moneda de cambio", por lo que rechazan que se use para "darle a la ultraderecha alas y gasolina".

Capacidad de movilización ya demostrada

Esta huelga es la segunda convocada este año en una empresa pública que se ha convertido en uno de los ejes de la ofensiva de Vox contra elementos vertebradores de la autonomía, después de la prevista en vísperas del pasado 28F y que finalmente fue desconvocada por el compromiso de nuevas contrataciones por parte de la dirección. En aquella ocasión, la convocatoria también estuvo precedida de una serie de paros parciales, que llevaron incluso a negro la emisión y forzaron la maquinaria negociadora.

Se da la circunstancia de que este jarro de agua fría le ha caído a la RTVA cuando anunciaba su irrupción en plataformas de streaming y cuando negociaba su carta de servicio público, un trámite que ha quedado paralizado esta semana tras suspenderse la correspondiente comisión parlamentaria, según el grupo del PSOE-A por "decisión unilateral" de las tres fuerzas de la derecha. El diputado Francisco Conejo ha indicado que ha sido "el acuerdo presupuestario con Vox" lo que ha motivado la suspensión de la tramitación cuando este lunes se iban a "debatir las resoluciones de los grupos parlamentarios" a la propuesta.

Por otra parte, ha pasado más desapercibido, pero el pacto con Vox incluye la desaparición de la fundación Audiovisual de Andalucía (AVA), ligada a la RTVA y cuyos trabajadores -hay cinco en plantilla- han recibido la solidaridad del comité intercentros de Canal Sur. En el encuentro, les explicaron el trabajo que hacen desde AVA para potenciar el sector en Andalucía, como los cursos, jornadas, catálogos anuales de obras audiovisuales de la comunidad autónoma, o su estrecha colaboración con todos los festivales de cine y animación, entre otros cometidos.

Etiquetas
Publicado el
24 de noviembre de 2020 - 14:22 h

Descubre nuestras apps

stats