El callejero machista también se debate en las aulas

Inauguración del Parque de la Igualdad en Almudévar

El trabajo por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres también alcanza ámbitos como el callejero de las ciudades y pueblos del país, en los que continúa habiendo una mayoría abrumadora de nombres masculinos, en torno a un 85% de promedio, y llega a las aulas. Los escolares también son conscientes de una situación cuyo aliento, en ocasiones, tiene eco en las instituciones. Es lo que ha sucedido en la localidad oscense de Almudévar, donde a raíz de un trabajo de clase se ha rebautizado el parque municipal como Parque de la Igualdad y se van a tener en cuenta sus propuestas para cambiar el nombre de algunas vías rindiendo tributo a la primera alcaldesa de España, la aragonesa María Domínguez, o a la científica Margarita Salas.

Como parte de sus trabajos escolares, los alumnos y alumnas del CEIP Santos Samper revisaron el callejero de su pueblo y concluyeron que la mayoría de menciones eran de hombres y por ello remitieron una carta al Ayuntamiento de Almudévar. Este, en respuesta, les indicó que se tendrían en consideración sus propuestas y, en un primer paso, se ha recogido la sugerencia de renombrar el parque como Parque de la Igualdad. Sin salir de esta población, el IES Pirámide Sección de Almudévar ha sido reconocido con un galardón Meninas 2021 otorgado por la delegación del Gobierno en Aragón por su compromiso en la igualdad y en la prevención de la violencia de género.

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, encabezó la representación institucional en la puesta de largo de esta iniciativa, acompañada por la jefa de la Unidad de VioGén de la Subdelegación, Carmen García, de la delegada territorial del Gobierno de Aragón, Carmen Luesma, y de la directora provincial de Educación, Amparo Roig.

La concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Almudévar, Sofia Avellanas, se refirió en su discurso a que “puede parecer un símbolo pero es mucho más. Es una inquietud social, acabar con una lacra social que impide que seamos una sociedad justa y equitativa”. Por ello, “el cambio de nombre es importantísimo sobre todo porque la idea surgió de los niños, valoramos y agradecemos esta iniciativa y su colaboración”. Estableciendo un símil con la actualidad, se refirió a que “la violencia de género es una pandemia y la educación, la mejor de las vacunas”.

La subdelegada del Gobierno felicitó a los niños y niñas “porque habéis traspasado las paredes del colegio y eso es hacer comunidad, influyendo en la institución más cercana, el Ayuntamiento, que os ha hecho caso”, y animó a que los poderes públicos tomen ejemplo de este procedo participativo. Almudévar se suma así al movimiento #MerezcoUnaCalle, impulsado en la localidad malagueña de Cártama por la profesora de secundaria Rosa Liarte, que consiguió que el consistorio cambiase la nomenclatura de cuatro vías con nombres de mujer: las escritoras María Teresa León y Emilia Pardo Bazán, la política Federica Montseny y la periodista María Luz Morales.

La sensibilidad en torno a esta cuestión alcanza cada vez a más ciudades. En Huesca se añadieron hace tres años placas que acompañasen el nombre de las calles para que los oscenses conocieran la trascendencia de estas mujeres. Se trata de las dedicadas a la literata Ana Francisca Abarca de Bolea; a la abogada y activista social Concepción Arenal; a la teóloga y precursora de la educación para todas las mujeres Josefa Berride; a la abogada, diputada en el Congreso y activista feminista Clara Campoamor; a las intérpretes de jota Camila Gracia e Irene Izárbez; a la pintora Frida Kahlo; a la soprano Pilar Lorengar; a la lingüista y bibliotecaria María Moliner; a las reinas de Aragón Petronila y Doña Sancha; a Mª Carmen de Aragón-Azlor, duquesa de Villahermosa, y a la filósofa María Zambrano.

Sin embargo, solo un 13,6% del callejero se refiere a mujeres. El porcentaje de colectivos, sobre todos religiosos, es del 26%. De ellos, ninguno corresponde a una científica, inventora o técnica. Además no hay referencia gremial alguna en femenino. Así lo concluyó el proyecto ‘El género en nuestras calles’, desarrollado en su día por el centro de educación de adultos Miguel Hernández y el área municipal de Igualdad. Los nombres femeninos con temática religiosa suponen un 50%, un porcentaje que aumenta al 87% cuando los nombres de las calles se refieren a colectivos religiosos.

Mientras, en Zaragoza la presencia femenina se refleja en el 17,9% de las calles frente al 82,1% de la masculina. Según el proyecto ‘Las calles de las mujeres’, es la segunda en el ránking de 16 ciudades analizadas en todo el mundo, solo por detrás de La Habana (Cuba), que posee un 37,8% de calles con nombre femenino. Barcelona tiene un 16,3%, Gerona un 16,2% y Badalona un 11,3%. En Teruel, el porcentaje apenas supera el 10%. En España, la suma realizada en un estudio de la Universidad de Sevilla concluye que solo el 12,1% de las calles en honor a alguien llevaban nombre de mujer en 2020.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats