El sector turístico de Gúdar-Javalambre, insatisfecho con las ayudas del Gobierno de Aragón: “Parece que las han sacado para justificar que han hecho algo”

Amanaderos en Javalambre en temporadas pasadas.

El sector turístico de la Comarca Gúdar-Javalambre no está satisfecho con las medidas que plantea el Gobierno de Aragón para salvar el sector de la nieve y estiman que son insuficientes para todo un territorio que depende del turismo de la Comunidad Valenciana. Entienden que la situación epidemiológica no permita relajar los confinamientos, pero tienen la sensación de estar pagando unos platos rotos de los que no tienen la culpa.

Explica el presidente de la Asociación Turística de la Comarca de Gúdar-Javalambre, David Nadal, que cualquier medida que se tome para intentar mejorar la situación del sector es “una buena noticia” y agradece el esfuerzo de las instituciones, pero considera que estas “no van a solucionar nada”. “Lo único interesante es que si abren las pistas de esquí quienes se alojen en el territorio tendrán un 50% de descuento en el forfait, pero si no levantan los confinamientos perimetrales no tiene sentido”, señala.

Nadal reconoce que la situación sanitaria que atraviesa la Comunidad Valenciana impide la creación de un corredor seguro, pero cree que es “desesperante” ver como el sector está paralizado en un territorio tan despoblado, en el que se podría garantizar el distanciamiento, mientras en otras comunidades con más población la hostelería continua con clientes. “Nosotros aseguramos el cumplimiento de las medidas sanitarias, el hostelero tiene las mesas separadas como indica la norma y te obliga a llevar la mascarilla. Es bastante injusto”, sostiene.

Más tajante se muestra la propietaria del Hotel Jaime I, Teresa Arnau, quien tuvo que cerrar sus puertas el 30 de octubre y enviar sus tres trabajadores al ERTE ante los distintos confinamientos perimetrales que puso en marcha el Gobierno de Aragón y todavía no ha podido retomar su actividad. “Hasta que no se levanten las limitaciones de movilidad nosotros no podemos volver a abrir porque la mayoría nuestros clientes son de la Comunidad Valenciana, de Murcia y del País Vasco”, subraya.

En su opinión, las ayudas para la hostelería en Aragón “no tienen sentido” porque obligan a los propietarios a realizar una inversión entre junio de 2020 y septiembre de 2021 y afirma que en estos momentos de crisis “son muy pocas las empresas” que pueden permitírselo. “Parece que han sacado estas ayudas para que no las pidamos, simplemente para justificar que han hecho algo”, asevera la propietaria del establecimiento hotelero situado en Mora de Rubielos.

A 18 kilómetros de allí, en Alcalá de la Selva, la propietaria de La tienda de Dora, Dora Ríos, lamenta también que las ayudas no hayan llegado a los pequeños comercios locales como el suyo, donde también están notado la falta de turistas valencianos. El municipio subsiste a lo largo del año gracias a su cercanía a las pistas de esquí y la presencia de esquiadores y visitantes de la comunidad vecina, pero desde octubre no podían llegar por las restricciones a la movilidad.

“En el pueblo estamos ahora muy pocos, incluso menos que en el confinamiento, porque entonces se vinieron unas veinte o treinta familias a pasar esa temporada aquí, en sus segundas residencias, y a mí me compraban en la tienda”, indica Ríos. En este sentido, reconoce que en aquellos momentos tuvo más ventas que ahora y critica que “todo el mundo llora”, pero que luego las ayudas no llegan a todos. “Yo tengo los mismos gastos, pero las ganancias no son las mismas”, sostiene.

Reivindicaciones en Matarraña, Bajo Aragón y Maestrazgo

También las asociaciones turísticas y empresariales del Matarraña, Bajo Aragón y Maestrazgo advierten al Gobierno de Aragón que no pueden aguantar más en esta situación y solicitan la creación de una línea de ayudas directas y de subvenciones a fondo perdido para las empresas que tengan en el sector de hotelero su actividad principal, basándose en criterios como el número de empleados y el número de habitantes de la población. 

Piden además la reducción de las cuotas de la seguridad social de todos los trabajadores, independientemente del tipo de contrato que tengan, permitir realizar cambios de potencia de manera excepcional durante el periodo de cierre derivado por la Covid-19, incentivos fiscales y la reducción de los impuestos municipales como el IBI. 

“Nos sentimos profundamente olvidados por nuestras instituciones y nos estamos enfrentando a un invierno muy duro, sin los considerables ingresos habituales del puente de La Purísima, las Navidades y Nochevieja, que nos permiten hacer frente a los elevados gastos”, relatan, al tiempo que recuerdan que no tienen perspectivas de poder volver a abrir de forma viable hasta marzo del 2021.

Entre las medidas adoptadas por el Gobierno de Aragón para el sector de la nieve el miércoles destaca la creación de un plan de empleo, coordinado con ayuntamientos y diputaciones provinciales, para los trabajadores que hayan perdido su trabajo por el cierre de las estaciones y no estén incluidos en ningún ERTE y la subvención de hasta el 50% los forfaits de lunes a viernes para los esquiadores que pernocten en la zona, al menos una noche.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats