eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ocho claves a ocho semanas de las elecciones del 28A

Las circunscripciones muy grandes y las muy pequeñas. Los mayores, los jóvenes, las mujeres. El juicio al procés. El Gobierno activo hasta el final. El voto útil, el indeciso, el de última hora e indetectable para las encuestas. La batalla electoral se jugará sobre todo en esos escenarios

La cuenta atrás hacia la jornada electoral del 28 de abril se les va a hacer muy larga o muy corta a las diferentes formaciones políticas.

Muy larga quizás al PSOE, al que las diferentes encuestas le dan ahora como claro ganador y con bastantes puntos de diferencia sobre el segundo y serias posibilidades de formar Gobierno, razones por las que probablemente firmaría que las elecciones fueran ya.

Larga, a Vox, emergente con tanta fuerza que se ve -según fuentes técnicas internas- disputando la tercera posición en muchas circunscripciones, tras PSOE y PP y por delante de Ciudadanos y de Podemos, pero también sin la experiencia suficiente como para mantener esas altas expectativas mucho tiempo.

Cortas, a PP, Ciudadanos y Unidos Podemos. Al Partido Popular, porque tiene indicios de que remonta, pero más lentamente de lo que esperaba. A Ciudadanos, porque necesita tiempo para comprobar de modo fehaciente si va a más o a menos tras los recientes y arriesgados movimientos estratégicos veto al PSOE, Inés Arrimadas, fichajes a izquierda y a derecha, feminismo liberal...– y poder corregir el tiro. A Unidos Podemos, porque tiene aún sin resolver sus crisis internas, y a su líder máximo, Pablo Iglesias, sin entrar en juego porque continúa en su periodo legal de baja por paternidad.

Pausas o prisas aparte, la batalla electoral en la cuenta atrás de estas próximas ocho semanas se va a jugar especialmente en los siguientes ocho escenarios:

1. Las circunscripciones pequeñas. Como comentábamos aquí hace ya dos semanas, unos pocos miles de votos ciudadanos en las 28 circunscripciones más pequeñas –las que eligen cinco escaños o menos cada una, y en total 103 de los 350 totales– pueden decantar la mayoría de Gobierno hacia la izquierda o hacia la derecha. La clave en ellas será cómo funcione el voto útil y quién consiga el último escaño en cada una. Si en las de cinco, por ejemplo, se lo lleva el quinto partido más votado o se lo lleva el primero porque duplica en votos al quinto. Quién se lleva el cuarto escaño en las de cuatro, el tercero en las de tres... A tenor de las encuestas más recientes, Ciudadanos, Unidos Podemos y Vox tiene en todas ellas mucho que ganar... O mucho que perder. Por si la complicación fuera poca, en varias de esas 28 circunscripciones hay además un sexto o un séptimo partido nacionalista en juego.

2. Cataluña y las otras comunidades más pobladas. En las anteriores generales, Cataluña repartió 47 escaños. Andalucía, 61. Madrid, 36. Comunidad Valenciana, 33. Total, 177. El único de los cinco partidos estatales que aspira a tener buenos resultados en todas ellas es el PSOE. Previsiblemente, PP y Vox flojearán mucho en Cataluña y Unidos Podemos en Comunidad Valenciana, especialmente si no va aliado con Compromís. La incógnita de Ciudadanos es también Cataluña, donde los naranjas se han posicionado mucho al propugnar el 155 permanente para el conflicto catalán y donde Albert Rivera, pese a ser catalán, obtiene una valoración en el último Barómetro del CIS de 2,7, muy por debajo de su media nacional, que es de 3,9.

3. Mayores. La revalorización de las pensiones decretada por el Gobierno de Pedro Sánchez le estaría dando ya rendimiento electoral al PSOE. En el último Barómetro del CIS, el 28,7% de los encuestados de 65 años o más dicen espontáneamente que votarán al PSOE, frente al 22,6% que declaran que lo harán al PP. Hace pocos meses, las posiciones estaban invertidas.

4. Nuevos votantes jóvenes. Entre los que votarán por primera vez porque han llegado a los 18 años de edad desde las últimas elecciones generales, las celebradas en junio de 2016, las encuestas detectan mucho más apoyo a los nuevos partidos (Podemos, Ciudadanos y Vox) que a los dos grandes partidos tradicionales: PSOE y PP.

5. Mujeres. Las movilizaciones feministas de esta semana, en torno a la conmemoración del 8 de marzo, benefician especialmente a los dos principales fuerzas estatales con posicionamientos claramente feministas: PSOE y Unidos Podemos, y frenan a Vox, que en su debut institucional en Andalucía se está confirmando como una formación con muchos ramalazos machistas. PP y Ciudadanos intentan sumarse al feminismo, o al menos que la ola no les arrolle, pero hasta ahora con poco éxito, sobre todo la formación que lidera Pablo Casado.

6. El juicio al procés. Antes de que comenzara la vista, se temía que las sesiones del juicio fueran utilizadas por un lado por las formaciones independentistas catalanas y por otro por Vox -personado como acusación popular-, para convertir el juicio en un continuo altavoz electoral. Las sesiones ya transcurridas han hecho que esa expectativa se reduzca mucho, especialmente por el desempeño del presidente del tribunal, Manuel Marchena, por evitarlo.

7. Gobierno activo hasta el último día. El Ejecutivo de Pedro Sánchez va a seguir intentando aprobar medidas populares hasta el último día de su mandato. Ha lanzado 'los viernes sociales', con la idea de que en cada uno de ellos –salvo en el último, el del 26 de abril– aprobará en Consejo de Ministros alguna medida de impacto social que tenga previamente pactada con sus socios de moción de censura para que se la aprueben en la Diputación Permanente del Congreso. A la oposición, esta estrategia le parece un abuso.

8. Millones de indecisos. Todas las encuestas señalan que un alto porcentaje del censo electoral no decidirá hasta última hora si votará o no, y en caso de hacerlo por qué formación lo hará. Los indecisos tendrán esta vez muchas más posibilidades que nunca de dar un vuelco de última hora, en cualquier dirección. Entre otras cosas, porque llegaremos a las urnas con encuestas no muy fiables. Por dos razones. Porque por primera vez en nuestra historia, cinco partidos de ámbito estatal pueden lograr muchos votos, pero también una buena parte de ellos serán sufragios que no generarán escaños. Y porque también por primera vez, la última semana hábil para hacer encuestas y publicarlas coincidirá con un periodo de vacaciones masivas –la Semana Santa, en este caso–, lo que complicará el acierto en la elección de la muestra para las encuestas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha