La vacuna contra la COVID puede tener efectos leves y de corta duración, sobre todo tras la segunda dosis

Preparativos para aplicar la vacuna en el simulacro realizado en una residencia de mayores.

La vacuna contra la COVID-19 empezará a inocularse a los cántabros este próximo domingo, pero las personas a las que sea administrada deberán de seguir manteniendo las medidas de protección habituales hasta ahora: mascarilla, lavado de manos y distancia social.

Más de 30.000 cántabros serán vacunados contra la COVID en una primera fase que durará hasta marzo

Más de 30.000 cántabros serán vacunados contra la COVID en una primera fase que durará hasta marzo

Una circular de la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud (SCS) da cuenta del proceso que se inicia esta semana y reafirma que la vacuna es segura, pese a que pueda producir en algunos casos efectos secundarios "leves y de breve duración". Dichos efectos secundarios pueden ser más habituales tras la segunda dosis, lo que se traduciría en un dolor localizado.

Con la distribución de la vacuna se inicia también un proceso administrativo. Se ha creado en Cantabria una Unidad Central de Vacunación y Registro Vacunal. Cada persona a la que se vaya a administrar la vacuna de Pfizer será citada por el SCS y posteriormente los datos de vacunación quedarán recogidos en su historial clínico personal.

Paralelamente, el Sistema Español de Farmacovigilancia estará atento a cualquier incidencia que pueda producirse ya que la distribución de la vacuna posibilitará ir afinando el perfil de seguridad de la misma desde la experiencia clínica.

"Las personas que reciban la vacuna serán citadas previamente desde el sistema sanitario público y la información de vacunación será integrada en la Historia clínica de cada paciente. Para ello, se ha creado una Unidad Central de Vacunación y Registro Vacunal", indica la Gerencia del SCS.

"En cuanto a la seguridad, como todos los medicamentos, la vacuna podría producir efectos secundarios. Durante el proceso de desarrollo de las vacunas, además de la investigación previa realizada en laboratorio, deben realizarse ensayos clínicos para determinar su seguridad y eficacia. La evidencia disponible indica que con las vacunas frente a la COVID-19 la mayoría de efectos secundarios son leves y de breve duración. Parecen más frecuentes tras la segunda dosis, especialmente el dolor localizado", se añade en la circular.

No menos importante es el objetivo de fondo: la vacunación evitará a las personas enfermar gravemente e incluso morir. "La administración de la vacuna reducirá la probabilidad de enfermar, de desarrollar enfermedad grave y de morir", concluye la circular.

Etiquetas
Publicado el
23 de diciembre de 2020 - 20:12 h

Descubre nuestras apps

stats