La portada de mañana
Acceder
El 4M descabeza el PSOE madrileño y Sánchez lanza la batalla contra Susana Díaz
EEUU toma una decisión "histórica" sobre las patentes de vacunas, ¿y ahora qué?
Opinión - La revolución de Biden, por María Ramírez

Sanidad muestra su preocupación por el aumento de la incidencia en la zona oriental de Cantabria por su cercanía a Euskadi

Castro Urdiales.

La Consejería de Sanidad está preocupada por el aumento de la incidencia de coronavirus y de la positividad en la zona oriental de Cantabria, cercana a Euskadi, donde la incidencia de COVID-19 es "altísima".

Así lo ha dicho hoy su titular, Miguel Rodríguez, en una rueda de prensa en la que ha expresado que "posiblemente" este aumento en la positividad sea por el efecto "de la comunicación y la estrecha relación que tiene esta zona con Euskadi. "Tienen una incidencia altísima", ha afirmado el consejero en relación a la comunidad vecina para después concluir con que su departamento estará "muy pendiente" durante los próximos días de la evolución de estos municipios.

Por otro lado, también ha informado que su departamento no se plantea adoptar medidas especiales en Reinosa, hasta ahora, el municipio que más preocupaba a Sanidad, que incluso avanzó la posibilidad de un cierre perimetral si los datos empeoraban. El consejero ha precisado que Reinosa continúa con una incidencia acumulada alta si bien ha bajado la positividad de las pruebas. "De momento, creemos que la tendencia es a la baja y por lo tanto no nos planteamos en este momento otra cosa", ha dicho.

Sin embargo, ha expresado su preocupación por la zona oriental de la comunidad, "que posiblemente, por el efecto de la comunicación y la estrecha relación que tiene con Euskadi y la altísima incidencia que tiene" la comunidad vecina, ha registrado un aumento de la incidencia en la positividad.

"Estaremos muy pendientes de la evolución de los municipios orientales en los próximos días", ha subrayado.

Prórroga de medidas y fin del estado de alarma

Por otra parte, y destacando el aumento de la incidencia, el consejero ha considerado que "tenemos novedades nada satisfactorias" y por ello ha defendido que las últimas restricciones implantadas cuando Cantabria volvió al nivel 3, entre las que se encuentra el cierre del interior de los locales de hostelería, "estaban absolutamente justificadas".

De hecho, en base a la previsión de la evolución epidemiológica, ha avanzado que, "a no ser que hubiera un cambio espectacular, que no es previsible", estas medidas cuya vigencia termina la próxima semana se prorrogarán durante 14 días más.

Y preguntado por la voluntad del Gobierno central de terminar el estado de alarma el 9 de mayo, el consejero ha dicho que le gustaría que hubiese un mecanismo "rápido y factible" para que la comunidad pueda seguir tomando las medidas excepcionales frente a la COVID.

Así, ha aclarado que se va a poder seguir confinando a personas o municipios, pero el "problema fundamental" vendrá a la hora de tomar medidas restrictivas de libertades y derechos esenciales, como el toque de queda o el cierre perimetral de la comunidad, que "no es que no se puedan tomar", pero tendrán que ser ratificadas por la Justicia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats