El Sindicato Médico estima que en Cantabria haría falta más de un centenar de nuevos facultativos de Atención Primaria para acabar con la saturación

Centro de Salud de Cotolino en Castro Urdiales.

El Sindicato Médico considera que para acabar con la actual "saturación" de la Atención Primaria en Cantabria haría falta la incorporación de más de un centenar de facultativos y avisa de que será "imposible" absorber la demanda que se generá este invierno para pasar consulta y diagnosticar a todos los ciudadanos con síntomas de catarro o de COVID-19.

Así lo ha advertido este martes en una rueda de prensa del Sindicato Médico el doctor Gúzman Alonso, uno de los responsables de Atención Primaria de la organización, quien ha señalado que desde hace aproximadamente 10 años la Atención Primaria de Cantabria ha ido perdiendo efectivos de forma continuada y ahora, con el número de efectivos que hay, no se puede hacer frente a una demanda que "se ha disparado" desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

Ha indicado que, a día de hoy, hay médicos de Atención Primaria en Cantabria que están atendiendo al día a más de 70 pacientes, algo que es "imposible humanamente". Además, ha explicado que, en su mayoría, por la actual situación generada por el COVID-19, son consultas telefónicas que hacen que la labor se vuelva "extremadamente difícil" ya que el hecho de diagnosticar sin explorar al paciente y solo haciéndole una serie de preguntas "ralla en la adivinación muchas veces".

"Tienes que, con unas preguntas muy precisas, intentar llegar a un diagnóstico sin basarse en nuestra principal arma, que es la exploración. Produce un insatisfacción tremenda en el paciente" y "una inseguridad tremenda en el facultativo y esto produce una erosión constante", ha relatado.

Ha explicado que, al contrario de lo que se puede pensar, los médicos de Atención Primaria están trabajando ahora "mucho más" que antes. Según ha dicho, los facultativos están dando "lo mejor de sí", intentando hacer "lo que pueden", "llegando mucho antes y marchándose después". "Pero todo tiene un límite", ha reconocido. "No puedes pedir a un piloto de avión que, si un vuelo seguro son 7 horas, que vuele 12 o que vuele 14", ha dicho Alonso.

A preguntas de los medios de comunicación sobre la petición hecha la semana pasada por la Consejería de Sanidad a los ciudadanos para que ante cualquier síntoma de catarro, llamen al centro de salud para que les hagan una PCR y determinar si es un resfriado o COVID-19 ya que sin la prueba no se puede distinguir si es una cosa u otra, Alonso ha advertido que va a ser "imposible" absorber esta demanda.

"Durante el invierno, los cuadros catarrales, que son indistinguibles de la COVID, afectan a más de la mitad de la población de Cantabria. Estamos diciendo que en los próximos 3 o 4 meses nos llamen 300.000 personas. Es inviable", ha opinado. Desde el Sindicato Médico se ha advertido, además, que, en esta situación de "saturación" de la Atención Primaria en Cantabria, ha advertido, las listas de sustitución están "agotadas".

Según han relatado sus representantes, esto hace que durante "semanas o meses" la plaza de un médico de baja o uno que que se ha jubilado --lo están haciendo a los 62 o 63 años "porque no pueden más"-- esté sin cubrir teniendo que ser asumida la carga de trabajo por los profesionales que quedan cuando éstos no pueden hacer frente ni a la suya propia.

Además, ha indicado que "hay una emigración muy importante" de médicos especializados en Atención Primaria que se están marchando fuera de España o de Cantabria porque en otros lugares hay mejores salarios y condiciones laborales. Como ejemplo, ha afirmado que en Francia pueden cobrar el doble o el triple en Alemania y ello atendiendo una media de 20 o 25 pacientes diarios. También, ha indicado que en el País Vasco cobran 600 euros más que en Cantabria.

Además, ha señalado que la Atención Primaria es la especialidad sanitaria donde más de sus médicos optan por la "reespecialización", lo que significa que médicos que han hecho la residencia en esta especialidad se vuelven a presentar al MIR para trabajar en otra rama ante las "duras" condiciones de la Primaria.

Instan al Consejero a solucionar los problemas o a "irse a casa"

Por todo ello, el Sindicato Médico llama a tomar medidas a la Consejería de Sanidad que dirige el socialista Miguel Rodríguez para solucionar los problemas de la Atención Primaria en Cantabria, algunos de los cuales se vienen "arrastrando" desde hace año y no se les pone solución. Considera el Sindicato Médico que la Consejería de Sanidad no puede decir simplemente "no puedo contratar" porque "no hay médicos".

"Si solo puedes decir eso, vete para casa y deja a otra gente que tenga ideas y planes", ha aseverado el presidente del colectivo, José Antonio Campos. Desde el Sindicato Médico se pide un Plan de Recursos Humanos para Cantabria y medidas que hagan atractivo ser médico de Atención Primaria en la comunidad. Además, este ha criticado que acuerdos asumidos por la Consejería de Sanidad con los profesionales para evitar anteriores huelgas "no se están cumpliendo".

"Dar un paso más y hacer cribado"

Por otra parte, ante la "saturación" de la Atención Primaria, desde el Sindicato Médico se ha hecho un llamamiento a los profesionales de la Enfermería a dar un "paso más" y ocuparse "del cribado" de pacientes que solicitan cita médica. A juicio de esta organización, estos profesionales deberían ocuparse de ese cribado, decidiendo qué pacientes necesitan asistencia médica urgente, aquellos que pueden esperar unos días o los que no precisan consulta.

Y es que desde el Sindicato Médico aseguran que los médicos no pueden ocuparse de pasar consulta, prestar asistencia en los domicilios, atender urgencias y, además, realizar este cribado. Consideran que los profesionales de Enfermería tienen formación para poder realizar esta tarea y piden que asuman esa responsabilidad.

Etiquetas
Publicado el
20 de octubre de 2020 - 16:56 h

Descubre nuestras apps

stats