Estos son los restaurantes de Castilla-La Mancha que pueden subir al ‘cielo’ en la próxima gala Michelin

Una de las propuestas de OBA

Toledo acogerá el próximo martes 22 de noviembre la gala de presentación de la Guía Michelín España & Portugal 2023 que desvelará los restaurantes que van a tener sitio destacado en la próxima edición de esta prestigiosa publicación. Castilla-La Mancha tiene posibilidades de colocar varios establecimientos en este firmamento mundano, el de la gastronomía.

Oba en Casas Ibáñez, la nueva apuesta de los jóvenes chefs de Casas Ibáñez (Albacete), Javier Sanz y Juanjo Sahuquillo. Un restaurante gastronómico que completa la oferta que ofrecen en esta localidad de La Manchuela albaceteña. Estos dos chefs, cocineros revelación en Madrid Fusión 2021, que desarrollan una cocina apegada a su tierra y relatan historias que te ayudas a comprender su entorno, llevan una carrera meteórica. En tres años han puesto en marcha dos restaurantes, Cañitas Maite más informal y divertido, y el gastronómico Oba, una propuesta muy seria, con sólo cinco mesas y un menú largo, maridaje de vinos o de fermentados creados por ellos. Platos como el bouquet de hierbajos y tomates verdes en aguasal, la liebre con alubia pinesa, o el nabo, jugo vegetal y crema de pan se convierten una experiencia integral que tiene serias aspiraciones a ser la nueva Estrella Michelin de la región.  

Epílogo en Tomelloso (Ciudad Real): La experiencia del chef Rubén Sánchez-Camacho y su equipo han conseguido crear en el corazón de La Mancha una cocina sólida que ha ido creciendo sin prisa, pero sin pausa en los últimos años. Con una base tradicional y productos de la región, renuevan las propuestas de la caza, de los pescados de río, y los humildes piñones o castañas. Platos como la anguila, coliflor, albahaca y caviar de ajo negro; el risotto de piñones, o el ciervo e higos se han postulado como una propuesta sólida a crecer con una Estrella.

Casas Colgadas de Cuenca: Jesús Segura, chef de Trivio en Cuenca, donde ya tiene una estrella, podría trasladar esta distinción a este espacio emblemático que tiene apenas tres meses de vida. Este chef, que hace un homenaje a su entorno, define su cocina como “de secano” y hoy gestiona uno de los espacios más bellos de todo el país, las Casas Colgadas de Cuenca que ha abierto sus puertas tras una profunda remodelación que las ha mantenido cerradas diez años.  La Estrella para este nuevo espacio, podría conllevar que la perdiera en su casa madre, Trivio.

El Bohío en Illescas (Toledo): el restaurante comandado por Pepe Rodríguez podría ser también sorpresa y conseguir la segunda Estrella que lleva tiempo esperando. Quizá el restaurante más conocido de la región, ubicado en Illescas (Toledo), y uno de los primeros en recibir la primer estrella, allá por 1999, y que ha mantenido desde entonces, opta a una segunda tras la remodelación y modernización a la que se sometió todo el espacio justo antes de la pandemia. Platos inspirados en la cocina de su abuela Valentina, donde la sopa de ajo, la pringá de cocido o las lentejas con butifarra eras las protagonistas. Las migas con melón, el rabo de cerdo con castañas o la picaña de cordero con puerros confitados son ejemplos de su menú actual.

Más alejados quedan, aunque también con posibilidades, dos restaurantes bastante jóvenes:

Ancestral, la apuesta personal del chef Víctor Infantes, que ya consiguió una estrella Michelin en Clos,  es en este momento un restaurante de moda. Ubicado en Illescas, tiene un sitio estratégico para recibir al comensal de Madrid, con una propuesta de cocina con referencias a Castilla-La Mancha, el empeño de dar valor a razas autóctonas y productos humildes y poco explotados y apuesta por el humo y la brasa. En su menú degustación, ancas de rana, huevos de gallina negra, mollejas de ternera y verduras de la cercana huerta de Aranjuez, una propuesta atractiva, que podría tener que esperar a la siguiente edición de la guía para llegar a la Estrella.  

Fuentelgato en Cuenca: Alex de Paz y Olga García, que también han estado entre los finalista de cocinero revelación de Madrid Fusión este año, son una propuesta interesante en la sierra de Cuenca. Habilitando el comedor del bar familiar de Huerta del Marquesado, ofrecen un menú degustación con una cocina en las que se ensalza y se cuida el buen producto, que se enriquece con bases y fondos sustanciosos y donde prima el culto a las verduras y los pescados. En dos años, han recibido visitas de cocineros, críticos y las guías más prestigiosas, pero puede que sea aún demasiado joven para la distinción Michelin.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats