Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Gobierno retoma una actividad legislativa que lo enfrenta a sus socios
"Te vamos a joder la vida": las amenazas de una banda de desalojos ilegales
Opinión - Libertad de extorsión. Por Rosa María Artal

El Camino del Cid, un viaje por la Edad Media adaptado a la ‘nueva normalidad’

Camino del Cid

Teresa Sánchez Garzón

0

Viajar por España se ha convertido en una de las principales opciones elegidas para este verano a raíz de la pandemia. Una forma de conocer nuestro país y hacerlo además con un fin cultural es a través del Camino del Cid, un itinerario turístico que atraviesa España de noroeste a sudeste y sigue las huellas literarias e históricas de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el famoso caballero medieval del siglo XI.

“Utiliza como guía principal el Cantar de mío Cid, el gran poema épico de la literatura medieval española y que cuenta la historia del Cid desde que es desterrado hasta su muerte como señor de Valencia. Siguiendo este itinerario el Cid se adentrará en territorios en general poco poblados de fuerte evocación medieval”, explica Alberto Luque, director gerente del Consorcio Camino del Cid. 

Aunque desde finales del siglo XIX han sido muchos los viajeros que han buscado las huellas del Cid siguiendo el Cantar, el Camino tal y como hoy lo conocemos comenzó a “dar sus primeros pasos” en el año 2002, año en el que las diputaciones provinciales de Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante crearon el Consorcio Camino del Cid, que es la entidad pública que gestiona el itinerario, mantiene las infraestructuras, lo dinamiza y lo promociona a nivel nacional e internacional, siempre en coordinación con las ocho diputaciones que integran el Consorcio.

El Camino del Cid es un itinerario muy extenso que discurre por las Comunidades Autónomas de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana y abarca las provincias de Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante. Hay 390 poblaciones en la ruta, de las cuales casi la mitad tiene menos de un centenar de habitantes. 

“En total estamos hablando de unos 1.500 kilómetros de senderos y unos 2.000 km de carreteras, la mayoría secundarias y con poco tráfico. Estas dimensiones dicen mucho de su riqueza y diversidad cultural: desde el interior de Castilla hasta el Mediterráneo pasando por Aragón, y atravesando páramos, valles y sierras, hasta las playas valencianas”, asegura Luque.

Dentro de Castilla-La Mancha, Guadalajara es la provincia que está en la ruta a través de tres espacios muy definidos: el eje entre Atienza, Sigüenza y Maranchón; el entorno de Guadalajara capital; y la zona del Parque Natural del Alto Tajo, entre Molina de Aragón y Checa.

El perfil que acude a estas rutas es muy variado. “Primero están los interesados en la figura del Cid y en la Edad Media; luego están los amantes del patrimonio histórico artístico, en el Camino hay ocho patrimonios de la Humanidad de origen medieval, 40 localidades que están declaradas conjunto histórico artístico y más de 200 castillos y atalayas. Y por último están los aficionados a los deportes al aire libre, especialmente al senderismo y la bicicleta y tenemos una de las rutas cicloturistas más potentes de Europa que atraviesa más de 50 espacios naturales protegidos”.

¿Cuáles son las rutas más populares?

“El Camino del Cid es en realidad una red de rutas, y puede iniciarse en muchas partes, una de ellas, por ejemplo Guadalajara capital, aunque solemos decir que empieza en Vivar del Cid, el pueblo natal del Cid a unos 10 kilómetros de Burgos y de donde partió al destierro, y que finaliza en Orihuela, en Alicante, al ser respectivamente el punto más septentrional y el más meridional del itinerario”, señala el director del Consorcio. 

El Camino del Cid en su conjunto se puede recorrer en cuatro modalidades diferentes: a pie, en bici de montaña por caminos y senderos, en bici por carreteras secundarias, y en coche o moto. Cada modalidad tiene su propio recorrido, su propia señalización y sus propios mapas y guías, ya que entienden que cada forma de viajar requiere una información diferente.

Todas las rutas están señalizadas. “Además, debido a su gran longitud, hemos dividido el Camino en 11 rutas tematizadas y unidas entre sí cuya longitud oscila entre los 50 y los 300 kilómetros. De este modo hay rutas de un sólo día y otras de 14 días, dependiendo de cómo vaya uno a viajar”. Por la provincia de Guadalajara pasan cuatro rutas del Camino del Cid: El Destierro (entre Vivar del Cid y Atienza), Tierras de Frontera (entre Atienza y Calatayud), Las Tres Taifas (entre Calatayud y Teruel pasando por Molina de Aragón), y la Ruta de Álvar Fáñez, que comienza en Castejón de Henares y finaliza en Guadalajara.

Lo bueno del Camino del Cid es que con la diversidad de territorios que atraviesa, hay rutas más o menos populares dependiendo de la época del año. “El invierno, por ejemplo, es ideal para recorrer La Defensa del Sur, que sigue al Cid por las tierras de Valencia y Alicante, mientras que otras rutas funcionan mejor en primavera u otoño. La mayor parte de los viajeros que hacen una ruta del Camino del Cid, repiten al año siguiente con otra, y así sucesivamente, por lo que no me parece mal que empiecen por el principio de esta historia medieval, con la ruta del Destierro, que narra los nueve días de plazo que tuvo el Cid para abandonar Castilla, y que comienza en Vivar del Cid y finaliza en Atienza, en Guadalajara”.

“La COVID lo ha trastocado todo”

Para 2020, el Consorcio Camino del Cid preveía un incremento muy importante de viajeros, y así parecían confirmarlo los primeros meses del año, pero la COVID “lo ha trastocado todo”. Aún así, “estamos contentos porque vemos que la gente ha vuelto al Camino del Cid. Todos los días recibimos nuevas consultas y todos los días salen viajeros y grupos a recorrerlo. Hay mucho interés por esta ruta y muchas ganas de viajar a nuestros territorios. Si buscas entornos poco masificados y tranquilos sumergidos en espacios naturales con pueblos pequeñitos y evocadores y con un patrimonio increíble, el Camino del Cid es una propuesta a tener en cuenta”, subraya.

Para conseguir que el viajero disfrute del viaje con las máxima seguridad, han adoptado las medidas prescritas por las autoridades sanitarias. “Especialmente nos preocupa la situación de los alojamientos y del resto de servicios que viven del turismo en nuestros territorios. Para conocer su sentir hemos realizado una encuesta a más de 150 alojamientos, a través de la cual hemos conocido cuál es su situación, si han tomado medidas sanitarias, y cómo piensan adaptarse en el futuro próximo. También hemos habilitado una sección en nuestra web www.caminodelcid.org donde damos información práctica al viajero de todo aquello que tiene que ver con el COVID 19 a la hora de iniciar su viaje”. 

Etiquetas
stats