La portada de mañana
Acceder
Las tres derechas vuelven a Colón con Vox al frente, el PP dividido y Cs a rastras
Así es la "cultura de la temporalidad" en España
Opinión – Vayamos aún más allá, por Elisa Beni

Guadalajara capital suspende en limpieza urbana

Parque Fuente de la Niña

Guadalajara se encuentra entre las 17 ciudades españolas peor valoradas por sus ciudadanos en lo que a limpieza se refiere. Así lo refleja una encuesta publicada recientemente por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que valora la satisfacción de los vecinos de 60 ciudades sobre aspectos como el presupuesto destinado a la limpieza por habitante, el estado de calles y aceras, los jardines, los contenedores, las pintadas en fachadas, los excrementos, la contaminación o la situación de los barrios periféricos.

El estudio que esta entidad desarrolla cada cuatro años muestra cómo la valoración de la limpieza en la capital alcarreña ha descendido “estrepitosamente” en 17 puntos, desde los 57 hasta los 40 puntos, entre 2015 y 2019, coincidiendo con la última legislatura municipal. Entre los aspectos considerados como más negativos por sus habitantes, en una escala de 0 a 100 puntos, destacan la cantidad de excrementos (34); el entorno de los contenedores (40); la limpieza de las calles y aceras (41); el estado de las zonas alejadas del centro (43); pintadas y carteles (47); los parques y jardines (48) y la contaminación (64).

Según concluye la OCU, el modelo de gestión del servicio de limpieza urbano, en muchos casos privatizada y en manos de empresas contratadas por los ayuntamientos, no determina un mayor nivel de satisfacción de los vecinos. Sí lo hace, en cambio, el presupuesto público destinado para cubrir el servicio, que sale de la tasa abonada por la población. De este modo, el gasto medio por vecino es de 68 euros cuando la limpieza es gestionada por una empresa, mientras que baja hasta los 48 euros que aportan los ayuntamientos que lo gestionan directamente.

Es el caso de la ciudad de Guadalajara, donde el servicio de limpieza y recogida de residuos está externalizado a Valoriza y Gesum, un consorcio de empresas propiedad del grupo Sacyr. El equipo de Gobierno de Antonio Román (PP) le adjudicó estos trabajos, en junio de 2015, mediante un contrato de 15 años hasta 2030 por una cuantía total de 110,7 millones de euros. El presupuesto que el Ayuntamiento emplea en el saneamiento de la ciudad es cercano a los 8 millones de euros anuales, que se dividen entre la limpieza viaria y la recogida de los residuos urbanos para su posterior tratamiento en la planta de reciclaje de la localidad de Torija, situada a 15 kilómetros de la capital.

Guadalajara con una población de 86.000 habitantes es una de las capitales de provincia que abona una de las tasas de basuras más elevada del país. En concreto, cada vecino paga 90 euros anuales, un 21% más que hace 4 años (71 euros) para financiar este servicio. A pesar de este incremento en la inversión por habitante, la satisfacción de la población sobre la limpieza es inferior, tal como apunta la referida encuesta.

La limpieza en la ciudad arriacense se organiza en los diez barrios en los que se divide la ciudad desde el centro hasta los distritos que limitan con la autovía A2 y los términos municipales aledaños de Cabanillas del Campo y Marchamalo. Esto es: Casco Histórico, Balconcillo, Plano Sur, Estación Manantiales, Concordia-Adoratrices, Alamín, Aguas Vivas, Los Valles-Sanz Vázquez, Salinera-La Muñeca y Las Cañas. Uno de los aspectos en que convienen vecinos y políticos de la ciudad es en que la calidad de la limpieza varía según el barrio de que se trate. En este sentido, José Morales, concejal de Ahora Guadalajara, explica que “una de las consecuencias de externalizar el servicio es que la limpieza no se controla ni está sistematizada y muchas veces funciona a golpe de queja de los vecinos al concejal y no como una rutina diaria”. Además, con respecto al personal encargado de la limpieza, asegura: “Desconocemos el número de empleados activos en cada barrio porque la empresa utiliza diez tipos diferentes de contratos laborales y la intensidad varía mucho entre verano e invierno”.

El "desigual" servicio, según las asociaciones de vecinos

Eldiarioclm.es se ha puesto en contacto con varias asociaciones de vecinos de Guadalajara para conocer su punto de vista acerca de la calidad del servicio de limpieza. Y la percepción general es que se trata de un servicio “desigual”, dependiendo de la situación y antigüedad de los barrios y “costoso”. Además, entre las quejas habituales que estas asociaciones dirigen al Ayuntamiento sobresalen “la suciedad de las calles y los contenedores, en mayor o menor medida en los distintos distritos consultados. En cambio, la excesiva población de perros y excrementos de animales y pájaros en las vías y jardines son aspectos compartidos entre los vecinos.

Margarita Martínez, secretaria de la Asociación de Vecinos del Alamín, una de las agrupaciones más numerosas, con más de 700 socios, asegura a este digital que “el servicio es desigual en cuanto a los medios, porque mientras en el centro ves a las máquinas constantemente pasar, aquí las barredoras solo vienen cuándo celebramos las fiestas del barrio en junio”. Asimismo, subraya que “hay tramos mal que no se limpian más que una vez al mes como la plaza del albergue de Betania, los parques están abandonados y los excrementos de perros son molestos y excesivos”.

Por su parte, Teresa Cebrián, presidenta de la Asociación Los Valles, un barrio de la ciudad que surgió hace dos décadas, pone el foco en la suciedad generada por los residuos animales. “Los parques son de los perros y no de los niños, defecan por todos los sitios y está claro que la norma solo se cumple si se multa a la gente”. Al contrario que su compañera de la asociación del Alamín, Cebrián considera que “el barrio está limpio, salvo cuando se acumulan residuos en los contenedores”, algo que atribuye a “que se trata de un barrio joven”. Por último, tacha de “elevada” la tasa de basuras que abonan los guadalajareños.

Carlos García, presidente de la Asociación La Isabela del barrio de Manantiales, formada por 300 vecinos, asegura que los sistemas de recogida de la basura difieren entre unos barrios y otros. “Llevamos años reclamando al Ayuntamiento que instale los contenedores soterrados como en el centro porque los actuales son antiguos y muchos están rotos”. Con relación a la limpieza, asevera que “queda mucho por hacer en las zonas próximas al río y al colegio que están sucias y llenas de excrementos de perros”, al tiempo que cree necesarias “campañas para educar a los propietarios de animales, más control y más multas para corregir este problema”.

Por último, hace hincapié en la “inseguridad ciudadana” que sufren en el barrio desde hace años. “Hay tráfico de droga en algunas calles y pisos del centro de los Manantiales y por eso pedimos que aumenten la vigilancia de la policía cuando los niños entran y salen del colegio Isidro Almazán”.

Servicio "caro y discriminatorio"

La mencionada encuesta de limpieza, que ha generado comentarios y reacciones críticas de los guadalajareños en las redes sociales, también ha tenido su eco en la esfera política. Durante el último Pleno de la legislatura celebrado el pasado 26 de abril, Manuel Granado, concejal del PSOE, solicitó una explicación al equipo de Gobierno acerca de los “malos resultados” arrojados por el estudio.

En respuesta a esta pregunta, Javier Úbeda, concejal de Medio Ambiente, calificó la muestra como “pequeña”, en referencia a las entrevistas realizadas a vecinos de la ciudad. En todo caso, admitió que hay muchas cosas que mejorar en la limpieza de la ciudad y que es necesaria también una mayor concienciación cívica.

Por su parte el alcalde, Antonio Román, señaló durante el mismo Pleno que la limpieza es un reto, sobre todo, con las cacas de los animales. “Yo no estoy contento, pero hay que recordar que con el PSOE Guadalajara era una de las ciudades más sucias de España”, aseguró. Este medio ha tratado de conocer la opinión del Ayuntamiento sobre este asunto, sin haber recibido ninguna contestación al cierre de este reportaje.

En este sentido, Lucía de Luz, portavoz municipal del PSOE, afirma que “el hecho de que Guadalajara sea una de las ciudades más sucias de España es el reflejo de la gestión nefasta de Román y su equipo de Gobierno”. Además, en cuanto al servicio de limpieza, agrega que es “carísimo, discrimina entre barrios de primera, segunda y tercera categoría y empeora claramente en la recogida de las basuras, el tipo de contenedor y la acumulación de excrementos a medida que te alejas del centro”. Por todo ello, defiende la necesidad de “un cambio de Gobierno que garantice y vigile un servicio de limpieza pensando en las necesidades de los ciudadanos y no en función de la empresa contratada”, concluye.

Una posición que coincide en líneas generales con de Ahora Guadalajara. Para José Morales, concejal de esta formación, “la contrata de limpieza es la que peor funciona de la ciudad porque, al estar privatizado, el Ayuntamiento ha perdido el control del servicio y del contrato”. En particular, señala que “se ha descuidado el mantenimiento de jardines, la frecuencia en la limpieza y la recogida de los residuos y solo hay propaganda del servicio, mientras que faltan campañas de sensibilización ciudadana”. Un problema que, a su juicio, se solucionaría “aumentando la inspección, la vigilancia y las sanciones sobre la empresa para evitar todos los incumplimientos que se han producido a lo largo de la legislatura”.

En opinión de Alejandro Ruiz, concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Guadalajara “la gestión de la limpieza es uno de los asuntos que más hemos criticado durante la legislatura en los Plenos”. Además, asevera que “las vías y los jardines de la ciudad están sucios y abandonados, incluso en el centro y, que hay contenedores rotos y llenos de basura, porque el Ayuntamiento no vigila a la contrata. Una situación que debería, a su juicio, afrontarse “inspeccionando y sancionando a la empresa cuando incumpla el contrato”. Algo que, asevera “no se ha hecho hasta ahora”.

La falta de limpieza en la ciudad es, precisamente la causa que ha originado más quejas de los guadalajareños durante el último año, según han revelado los concejales en el informe de quejas que redacta la institución cada año.

Descubre nuestras apps

stats