La mayor indemnización por negligencia médica en España: 5,2 millones por lesiones a una bebé en un parto

Hospital de Valdepeñas

Diez años después de los hechos y tres años después de la primera sentencia en Ciudad Real, ya ha quedado resuelto el caso penal abierto por una madre y un padre contra el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) por las “gravísimas lesiones” causadas a su hija durante el parto en el Hospital de Valdepeñas (Ciudad Real). La defensa judicial de los padres la ha llevado a cabo la asociación El Defensor del Paciente, que informa de que un acuerdo entre la acusación y las aseguradoras condena a este Servicio de Salud a pagar 5,2 millones de euros. Según afirma la representación legal, se trata de la mayor cuantía de la historia por negligencia médica en España.

Mi parto fue un crimen

Mi parto fue un crimen

Fue octubre de 2012 cuando, según relatan las sentencias, la madre acudió al Hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas por encontrarse con síntomas de parto. Había tenido una gestación normal y todos los controles previos habían resultado normales. Era su tercer parto y de los dos anteriores nacieron dos hijos “completamente sanos”.

Durante el control de la evolución del parto la matrona decidió prescindir de una de las dos cinchas que se utilizan para la monitorización de la frecuencia cardíaca fetal y el control de la dinámica uterina del sistema Eco-Doppler, que tiene por finalidad la detección de los signos precoces indicativos de una posible pérdida de bienestar fetal. “Esa decisión impidió que se controlase efectivamente la situación física del feto”. 

El abogado Francisco Fernández-Bravo explica que “tampoco se dio importancia a los 26 episodios de disminución de la frecuencia cardiaca del feto”, a niveles de 80 e incluso 60 latidos por minuto que se marcan en el registro gráfico, ni a las nueve anotaciones de bradicardia “que quedaron impresas en dicha tira”. Afirma que eran descensos de la frecuencia cardiaca fetal, “claras e inequívocas señales de alarma en la evolución de ese período de parto”. 

Según reconocen las sentencias, pese a estas “claras e inequívocas señales de alarma” en la evolución, tanto el ginecólogo como la matrona, encargados del seguimiento y control del parto, con “un proceder absolutamente negligente”, no adoptaron las medidas necesarias encaminadas a solucionar la situación de pérdida de bienestar fetal. 

“Deficiente control y seguimiento”

A raíz del “deficiente control y seguimiento”, la recién nacida sufrió un grave y severo daño neurológico como consecuencia de la falta de oxígeno, causada por el descenso repetido y mantenido de la frecuencia cardiaca fetal. 

En la actualidad, la menor presenta las siguientes lesiones: encefalopatía hipóxico-isquémica con parálisis infantil grave de predominio distónico, convulsiones, alimentación mediante PEG (sonda de gastrostomía endoscópica), permaneciendo hospitalizada durante 91 días en el Servicio de UCI de Neonatología del Hospital de Albacete, precisando de diversas intervenciones quirúrgicas (tiroidectomía, histerectomía, miomectomía, cistectomía, colecistectomía, laminectomía, reemplazo de cadera/rodilla, nefrectomía, procedimientos laparoscópicos mayores y resección/cirugía reparadora del tracto digestivo).

En 2019, casi siete años después del parto, un juzgado de Ciudad Real condenó a la matrona y al ginecólogo que asistieron el parto como autores de un delito de lesiones por imprudencia profesional a la pena de nueve meses de multa, a razón de una cuota diaria de diez euros. También condenó al SESCAM y a las aseguradoras (Mapfre y Zurich) como parte responsable. Según la asociación, la indeminización se fijó entonces en 5,5 millones de euros. La cifra ahora se ha rebajado por “cuestiones técnicas” de baremación.

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ratificó hace meses esa condena después de que la acusación recurriera la primera resolución judicial por no estar de acuerdo con la indemnización. Era intención de la familia continuar con la vía judicial hasta el Supremo pero el acuerdo entre las partes ha evitado este extremo.

Una década de espera

El abogado de la familia explica que esta gran suma de dinero se debe en gran medida al tiempo transcurrido y los perjuicios ocasionados en la familia. Hace especial hincapié en los diez años desde el nacimiento de la niña y sus lesiones, que han provocado los intereses de demora. “Se ha cobrado una cantidad mayor por el tiempo transcurrido”.

La asociación defensora de los pacientes precisa que las compañías aseguradoras acaban de pagar a la menor y a sus familiares un total de 2.591.498 euros en concepto  principal, más 2.356.726 euros en concepto de intereses y capitalización de la pensión anual,  lo que unido a las costas del procedimiento, aún por tasar, alcanzarán una cantidad de 5,2 millones de euros.

En España nunca se ha dictado una indemnización tan alta por negligencia médica. El abogado de la familia afirma que la anterior de mayor cuantía en el país era hasta ahora de 3,3 millones de euros.  

Pero destaca otra cuestión más humana: “Lo más importante es que estamos creando una sensibilidad que está cambiando tanto en la judicatura como en la población. Antes no había esta cultura de reclamar los derechos, y ya la gente está perdiendo el miedo y los jueces entendiendo que tienen que resarcir al perjudicado en su plenitud”.

“Lo más triste de este asunto es que nadie ha hecho caso a esta familia hasta ahora. Nadie llamó del SESCAM, ni siquiera cuando se produjo la primera sentencia, ni ofreciendo medios, ni asistencia, ni nada. Eso es muy triste, dejar a su familia a su suerte con una niña con un daño tan brutal y que no se haga nada. Como sociedad nos debería hacer reflexionar”, concluye.

Por su parte, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ha declinado comentar o valorar la sentencia ante la petición realizada por elDiarioclm.es

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats