La portada de mañana
Acceder
Los conservadores europeos, en decadencia tras su mínimo en Alemania
Entrevista - Maixabel Lasa: "Perdonar tiene connotación religiosa y yo soy agnóstica"
Opinión - Algo pasa con Escrivá, por Esther Palomera

Cajeros automáticos públicos ante la huida de los bancos de los pueblos en Valladolid

Instalación de uno de los cajeros.

"Lo ideal sería que hubiese oficinas bancarias, pero contra el cierre de sucursales no podemos hacer nada", explica Víctor Alonso, vicepresidente de la Diputación de Valladolid e impulsor del Plan Piloto de Servicios Financieros de Proximidad, mediante el que la institución va instalar cinco cajeros automáticos en cinco municipios vallisoletanos que se quedaron sin oficinas bancarias. En toda la provincia hay 172 municipios en esta situación y Valladolid no es la más afectada por lo que los expertos llaman "desertización financiera": en todo Castilla y León el 79 por ciento de los pueblos no tiene oficinas.

En San Miguel del Arroyo, de 671 habitantes, hace una década había dos sucursales de dos entidades distintas. "Primero cerró una. Luego otra, aunque nos aseguraron que un camión oficina vendría todas las semanas. Al principio fue así, pero terminó por no regresar", explica el alcalde José Arenal. Esta situación ha provocado problemas a los vecinos que ahora el proyecto de la Diputación quiere solucionar. "En los pueblos no tener efectivo es un problema, porque la mayoría de las tiendas no aceptan pago con tarjeta", señala.

La Diputación va a desembolsar unos 300.000 euros en los próximos cinco años para este plan piloto del que se van a beneficiar cinco municipios que llevan sin sucursales bancarias desde hace años. Es un parche, porque los vecinos que necesiten hacer operaciones bancarias más complicadas, como transferencias, cancelaciones o domiciliaciones, tendrán que seguir desplazándose a ciudades más grandes. "No hay una ley que obligue a los bancos a quedarse, y mientras eso sea así nosotros tenemos que ayudar a que nuestros ciudadanos tengan una vida más fácil", responde Alonso.

Los cajeros de la Diputación se están instalando estas semanas en Valdestillas, en la calle Olmedo 3, y que tendrá continuidad en los próximos días en Alcazarén (14 de julio, calle Hospital, 2), San Miguel del Arroyo (20 de julio, calle Real, 18), La Pedraja de Portillo (21 de julio, Plaza Pósito s/n) y Matapozuelos (22 de julio, calle Ramón y Cajal, 7). La empresa encargada de la gestión es Cardtronics Spei SLU, y según la Diputación, una de las condiciones es que apenas haya comisión para los usuarios.

Hay una treintena de entidades que no cobrarán comisión, aunque el vicepresidente de la Diputación asume que habrá gente que si está con un banco diferente tendrá que pagar 2,90 euros. La mayoría de las entidades bancarias que irán sin comisión tienen una buena implantación en el territorio. En las próximos meses, el objetivo de la Diputación de Valladolid es adquirir una especie de autobús o camión con cajero automático que permita hacer ruta por el resto de municipios que no tienen oficinas en la provincia vallisoletana.

Etiquetas
Publicado el
17 de julio de 2021 - 23:07 h

Descubre nuestras apps